Category Archives: Reflexiones personales

Reflexiones personales

Cómo tener la victoria en medio de dificultades

Published by:

 

Ellos lo vencieron por medio de la sangre del Cordero y por la palabra del testimonio de ellos, y no amaron sus vidas, llegando hasta sufrir la muerte.

Ap 12.11

Esta mañana leía el capítulo 11 de Apocalipsis, libro que me FASCINA. En medio de una persecución terrible, ¿dónde está el apoyo?. Cuando el nuevo imperio romano renacido se levante, los que tienen el testimonio de Jesucristo y guardan los mandamiento (judíos salvados por la predicación de los 144.000)  sufrirán una terrible persecución, un sistema económico opresivo que excluye a los que no formen parte de la adoración mundial al hijo de Satanás (lo que la Biblia llama el misterio de iniquidad), eso les impedirá optar a un empleo, pagar suministros como luz, ir a comprar a una tienda, tener un vehículo, sanidad, se verán obligados a subsistir viviendo del trueque, fuera de las ciudades, fuera del sistema económico. Además, estará la represión policial y judicial, que pondrá todos los poderosos recursos de un estado totalitario y populista a perseguirlos, detenerlos y encerrarlos y ajusticiarlos.

La forma de vencer una oposición tan grande que te roba el sueño y la paz mental está encerrada en el versículo 11. La sangre del cordero, la victoria que Cristo llevó a cabo en la cruz y bajo la cual estamos seguros, intocables en las promesas eternas. Cristo Jesús efectuó un TRASLADO al salvarnos, no sacó de la potestad de las tinieblas y nos llevó a Su Reino (Col 1.13), podemos ser perseguidos, sufrir todo tipo de pérdida, podemos incluso estar angustiados, pero ¡estamos seguros! porque nuestra salvación ha sido ganada, y no nos puede ser robada. Nuestro testimonio aun en medio de duras pruebas es una victoria sobre el mundo espiritual que desea oirnos maldecir a Dios. El cristiano que sufre y que alaba a Dios está mostrando que la vieja mentira de el Enemigo a Dios (que le amamos por interés) es falsa. Nuestra muerte honra a Dios, si hemos vivido una vida  en la que, a pesar de las pruebas, no hemos dejado de alabar a nuestro buen Salvador.

Estos días tengo en mi memoria a mi amada hermana Isabel María, quien fue a los brazos de su Padre celestial tras una dura enfermedad. Conocí a Isa en la universidad, donde unos pocos estudiantes dábamos testimonio del Señor, y para mí ella mi ejemplo, como cristiana más madura. Ella me decía que no, pero lo cierto es que ella era la que estuvo animando a los novatos y asistiendo a estudios y mesas de literatura. Fueron días de mucha bendición, pese a lo solos que estábamos.

Durante un tiempo luchó con el Señor, la enfermedad de su hijo fue un durísimo golpe. Pero tras unos años, volvió a la comunión de su familia espiritual, más viva que nunca, más animada que nunca, resplandeciendo en ánimo y hambre de Dios. Y fue tras volver a integrase en la familia de la fe cuando le descubren una enfermedad que no dejó de avanzar. Pero siguió luchando. Ahora la lucha se acabó para ella, y está disfrutando del cumplimiento de las promesas por las que se sostuvo toda su vida. Ha vencido, por la sangre del Cordero, por la palabra de su testimonio, y por su vida y muerte, confiando en Aquel que le amó hasta la cruz. Desde aquí quiero recordarla con un profundo cariño.

Reflexiones personales

Hilos invisibles

Published by:

A menudo sale el tema de la justicia de Dios en relación a los que se pierden sin haber oído el evangelio. ¿Qué ocurre con esa buena gente a la que nunca se les predicó el evangelio?.

Lo primero que debo decir es que estamos ante una gran incógnita: el juicio particular de cada persona, con sus detalles y matices es algo que le pertenece a Dios. No sabemos, ni Dios nos da cuenta de por qué y cómo gobierna y juzga Su creación. Pero sí sabemos que Él es justo, y que el único camino al Cielo es Jesucristo, no hay otro, no hay atajos.

También sabemos que Dios ha dejado testimonio de sí mismo por todos lados. La Creación es un testimonio que habla a gritos de la grandeza, sabiduría y poder de un Dios invisible. Según Romanos 1 y 2 el ser humano es responsable y NO TIENE EXCUSA por haber rechazado ese testimonio visible de un Dios invisible.

Tercero, puesto que tenemos un testimonio de Dios, tenemos la responsabilidad y el deber de clamar a Dios, de buscarle. Buscar a Dios no es una opción, es un mandamiento. Además, hay una recompensa en buscar a Dios, puesto que Dios recompensa (galardona) a los que le buscan. Ninguno de los que acude a Él vuelve con las manos vacías, ninguno que le pide el Espíritu Santo recibirá el silencio de Dios.

Creo firmemente que aquel que guiado por el testimonio de la Creación clama a Dios recibirá el evangelio. Dios pondrá en su camino a un creyente. Esta es una de tantas historias que se suman a esos hilos invisibles que Dios mueve para alcanzar a los que le buscan.

Llevaba escasas semanas en Madrid. Estaba desanimado, triste. No entendía el propósito de Dios, ya que había dejado en Sevilla un ministerio (estaba discipulando a dos chicos jóvenes que acababan de creer), y una novia (con la que llevaba días saliendo). Mientras me daba una ducha de autocompasión, leía el magnífico libro de George McDonald “Piensa en tu futuro”.

-Disculpe, ¿el libro que está leyendo es un libro escrito por un creyente?.

Un hombre con acento francés me interpeló.

-Sí, así es- le respondí.

-Gracias, disculpe la interrupción.

El hombre era muy educado y en él ví cierta hambre espiritual, pero ¡había terminado educadamente la conversación y yo no sabía cómo retomarla!, mis reflejos mentales son malísimos.

-¿Se considera usted creyente?- esa fue la única pregunta que se me ocurrió. El hombre se quedó pensativo.

-En mi vida he conocido a creyentes que me han hecho mucho daño, pero también he conocido a creyentes que eran personas buenas que ayudaban a otros. No sabría decirle.

Pude compartirle algo del evangelio, pero la conversación se vio interrumpida porque el señor llegaba a su parada de Metro.

-Ha sido un placer charlar con usted, esta es mi parada.

Deseoso de seguir con la conversación, y casi sin saber qué hacer, le regalé el libro que estaba leyendo. El hombre lo miró en silencio, y me dió las gracias muy sinceramente. Y no lo he vuelto a ver. Quizás lo vea, en circunstancias diferentes, en un mundo muy diferente. Me encantaría conocer cómo siguió su historia, si leyó el libro, si creyó en el Dios de ese jovencito miope y tímido.

Dios puso en el camino de un hombre que tenía preguntas a un creyente. No son cosas casuales, son cosas dirigidas, guiadas, encauzadas por la providencia de Dios, que saca cosas hermosas de historias tristes.

Reflexiones personales

Una cuestión de énfasis

Published by:

Los cristianos evangélicos estamos muy concienciados de algunas causas, dependiendo de dónde te encuentres estas “causas” pueden ser: la agenda homosexual, el aborto, Israel, la separación Iglesia-Estado, que el Estado no financie las operaciones de cambio de sexo, campañas contra el preservativo, contra la pornografía, contra la adopción homosexual.

Con esto, no estoy diciendo que, con matices, no sean estas campañas legítimas. El problema es una cuestión de énfasis. Parece que olvidamos muchas otras causas. He leído sobre la lucha de los cristianos en Reino Unido a favor del abolicionismo de la esclavitud, una lucha a menudo mal entendida.

Me identifico con la Alianza Evangélica Española, de la cual mi esposa y yo somos miembros, contra la trata de blancas y explotación sexual de las mujeres, o a favor de la infancia, en contra de la explotación infantil por parte de conocidas empresas….. causas nobles, que hacen de este mundo un mundo mejor.

¿Qué hay del maltrato a las mujeres?, ¿qué hay del maltrato a los animales?. Este último tema puede sonar superficial y relativamente menos importante frente al crímen del aborto, pero aun considerándolo en perspectiva, me emocionan las palabras de Dios en el libro de Jonás en las que manifiesta su preocupación por la destrucción de los animales (Jonas 4.11). Ellos son creación de Dios, y aunque su dignidad no es la misma que la dignidad humana, tienen su lugar, ningún cristiano debería ser indiferente a la crueldad con ellos.

La corrupción es otro aspecto en el que la Alianza se ha manifestado, y aunque muchos cristianos no quieren mezclarse con la política, esto es un tema vital para nuestra sociedad, debemos denunciar y trabajar por la honradez en todos los niveles, siendo ejemplo, y siendo agentes activos de un cambio que pasa principalmente por la predicación del evangelio, pero sin descuidar otros medios.

No abogo por ese activismo humanista y moralista. Pero tampoco abogo por una predicación del evangelio aislada de todo.

El evangelio nos ha permitido muchas cosas, sobre todo pensar, y ver las cosas bajo una nueva luz. Y ese nuevo entendimiento no  nos permite estarnos quietos, nos ayuda a ser luz, a ser sal, frente a un mundo que calla, porque ha perdido el Norte, los verdaderos valores. Un mundo que se manifiesta en contra de un condenado a muerte, pero calla ante el río de sangre del aborto. Que lamenta la muerte de las focas, pero calla ante los genocidios africanos.

 

Reflexiones personales

Recuperando la profecía bíblica

Published by:

Estos días estamos estudiando el cap. 24 de Mateo en la iglesia local a la que pertenezco. Es un capítulo eminentemente profético.

La profecía bíblica ha sido abusada por muchas personas, algunos han querido ir más allá de lo que está escrito, proporcionando detalles que el Autor de la Biblia no quiso dar. Otros han querido elevar esos detalles sobre los que no hay consenso a la categoría de doctrina fundamental. Y otros, por una insana obsesión con la profecía, han perdido de visto cuestiones más básicas.

Que la profecía bíblica haya sido abusada no significa que sea una doctrina a evitar. La reacción saludable a los abusos que se han cometido no debe ser la de obviarla, sino la de estudiarla de una manera coherente, contextualizada, conectada con el resto de enseñanzas y con una perspectiva global. La falta de equilibrio y el énfasis doctrinal obsesivo afecta a cualquier parte del cuerpo doctrinal.

Por lo general, en muchas iglesias se habla poco de profecía, lo cual es una pérdida, y más teniendo en cuenta que la oración modelo incluye: “venga a nosotros Tu Reino”. La doctrina de las últimas cosas, la venida de Cristo Jesús, el milenio, el estado eterno, el Juicio universal, forman parte de las bases de nuestra fe, estas enseñanzas son el cumplimiento de las promesas y la conclusión que Génesis dejó abierta.

El efecto que tiene la profecía es MUY saludable en el creyente. Tiene un efecto santificador, 1 Jn 3.2-3 dice: “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro”.

La “esperanza bienaventurada” Tit 2.13 nos santifica, nos mueve a desear menos aquello que nos distrae de Dios, y a desear este nuevo Reino que Jesucristo implantará en breve. Esta esperanza le da profundidad y gozo a nuestra fe, además de un sentido de urgencia para ser más diligentes en nuestra misión como Hijos de Dios. Esta esperanza hará que los sufrimientos y pesares sean más livianos, al deleitarnos en nuestro encuentro con Cristo Jesús y Su exaltación como Rey y Señor de todo.

Creo que los jóvenes necesitan conocer los tesoros de la profecía Bíblica, para así poner sus ojos en las “cosas de arriba”, y ver la vanidad de este sistema diabólico, que sólo ofrece humo y promesas vacías.

El Señor Jesucristo viene pronto, será una venida precedida de violentas convulsiones, de cataclismos sociales, terrenales y celestiales. Aumentará la maldad y el rechazo a Dios, pero también crecerá la semilla del evangelio con fuerza y pureza. Y la feliz conclusión de esta historia de salvación llegará, el Rey prometido establecerá justicia y juicio, consolará a los suyos, destruirá a los soberbios que se opusieron y su Reino no tendrá fin. ¿Nadie dice Amén?.

 

Reflexiones personales

La privacidad en internet y los rumores

Published by:

 

Una de las cosas que veo de los jóvenes y de muchos adultos es su incomprensión sobre lo que son las redes sociales. Según algunos de ellos, lo que ocurre en Internet no es real, puedes insultar, extender noticias falsas, subir fotos de índole sexual, o hacer amenazas de muerte. Todo está permitido y no tiene consecuencias, piensan ellos. Hasta que se topan con la realidad, y entonces suele ser demasiado tarde.

En el vídeo una alumna insultó gravemente a una profesora, y un alumno compartió con sus amigos esos insultos. La profesora hizo acopio de sangre fría y comenzó con una lección sobre la privacidad en Internet. La chica que estaba opinando sobre el uso de las redes sociales de pronto tuvo que leer lo que aparecía en la pantalla del móvil de su profesora. Allí aparecían los insultos que ella vertía en Twitter sobre su maestra.
La profesora había pedido que los alumnos grabaran la clase con sus teléfonos y tablets. A continuación le pidió que se disculpara frente a las cámaras, puestos que esos insultos los había hecho públicos.
En mi opinión la profesora dio una lección a la imprudente chica, y además buscó un resarcimiento justo y equitativo, el mal se había hecho online, las disculpas tenían que trasladarse a las redes. Además, habría consecuencias por llamar a la profesora con los calificativos: PERRA Y P*TA. No iba a quedar impune.
Me queda un sentimiento amargo, si esta profesora hubiera actuado igual en España seguramente hubiera abierto los telediarios de las tres de la tarde, la Junta escolar la hubiera expulsado, los padres de la chica la habrían denunciado por haberla “humillado”, y seguramente perdería su trabajo mientras los contertulios de algún programa de noche arremeterían contra la profesora por usar métodos propios de la dictadura y abusar de una menor, etc…
Internet está a punto de convertirse en una jungla, con acosadores que actúan desde el anonimato, y delincuentes que cazan datos que personas imprudentes comparten alegremente desde las redes sociales. Cada vez más gente como ex congresista Anthony Weiner practican el “sexting”, es decir, compartir fotos de desnudos propios por Internet. Algunos intercambian estas fotos con lo que creen que son desconocidos, otros piensan que este tipo de fotos las comparten en la intimidad de una relación, pero el novio rechazado no duda en publicar estas fotos por Facebook y otras redes una vez terminada la relación.
Debemos tener cuidado con los datos que ponemos en bandeja a disposición de todos en la red. Una vez subidos a la red NO HAY PRIVACIDAD, aunque hayas configurado controles de privacidad Facebook y otros han demostrado su inutilidad a la hora de vedar esos datos.
Debemos tener cuidado en hacer fotos de otras personas y subirlas a la red. La foto de tu cuñado con una peluca naranja y un cubata en la mano puede arruinar su reputación. Quizás tu cuñado es abstemio y un tipo serio, pero decidió posar con tan extravagante atuendo y tú decidiste publicarlo.
Hace unos meses vi en las redes sociales las fotos de un obrero del Señor en una velada de su iglesia, vestido de forma estrafalaria, y fuera de contexto, esa foto podría hacerle mucho daño de caer en malas manos. Lo peor es que nadie le pidió permiso para publicar una foto así. Quizás os parezca exagerado, pero no lo es.
He leído incontables emails con noticias sin confirmar, que los cristianos “reenvían” sin saber si son ciertos o burdos chismes. La Biblia nos alerta sobre el falso testimonio y los rumores, pero parece que esto no se aplica al mundo online (creen muchos), y sí, la Biblia se aplica al mundo online. A veces son noticias más o menos inocentes sobre unas excavaciones en las que se pueden ver esqueletos gigantes, ¿no serán estos los Nefilim de Génesis?, ¡eso demuestra que la Biblia es cierta!.  La foto de esos esqueletos gigantes no es más que una foto de un concurso online para aficionados al Photoshop. Los incrédulos aprovechan cosas así para burlarse de nuestra credulidad, razón no les falta, a veces los cristianos más que creyentes somos crédulos.
Otras veces leemos correos con la caída en adulterio del famoso predicador fulano, o de cierta artista “cristiana” que ha abortado. La noticia es tan “jugosa” que ni nos paramos a pensar si es cierta o no, le damos a reenviar, sin tener en cuenta que podemos arruinar la reputación de una persona, y que estamos siendo parte de un miserable chisme.
La información que dejamos en la red, sobre nosotros mismos, o sobre otros, es perdurable, imborrable, y tarde o temprano puede volver a nuestras vidas de la manera más inoportuna.
Reflexiones personales

Traduciendo el evangelio

Published by:

Es muy difícil abstraernos de nuestra cultura evangélica. Tenemos términos que definen magníficamente lo que queremos decir, y lo hacen con una precisión extraordinaria. El problema es que sólo los entendemos nosotros.

El otro problema es que nos cuesta mucho vivir sin nuestros términos. Por amor a otros tenemos que ser capaces de reflejar la verdad de la inmutable Palabra de Dios a un lenguaje comprensible. Pero hace falta un esfuerzo y una capacidad que no son espontáneos. Por otra parte tenemos que vencer los escrúpulos de algunos de nosotros que ponen estas tradiciones al nivel de la Palabra de Dios. No nos confundamos, no son lo mismos. Si nos mueve la misma compasión por las almas que mueve al Señor Jesucristo, tenemos que salir de nuestros castillos de tradiciones y movernos a los campos blancos, listos para ser segados.

Hacer ese trabajo de “traducción” requiere esfuerzo e intencionalidad. No es algo que surga por sí mismo. Requiere reflexionar, salir de nuestro ethos linguístico y buscar el bien de la otra persona, hacernos comprensibles y cercanos. El predicador y el evangelista son profetas (en el sentido de comunicar la Palabra a las personas, no de traer nuevas revelaciones), tomados de entre el pueblo, y para servir al pueblo, son comunicadores, no académicos. Si su mensaje es rechazado, no es su culpa, pero sí es su culpa si no se esfuerza por hablar de forma comprensible, con ejemplos cercanos.

Estamos muy necesitados de predicadores y evangelistas que conecten la perfecta Palabra de Dios. El sustituto de estos hombres de Dios son los charlatanes, feriantes, mentirosos, habladores de vanidades que hoy ocupan púlpitos y canales de TV. No predican la Palabra, no aman la Palabra, tampoco aman a las personas, las entretienen, les prometen todas las codicias necias que desean, mientras los llevan camino del infierno. Estos son los predicadores de prosperidad, los que “confiesan”, “reclaman”, y ordenan a Dios lo que debe hacer. Sí, ellos conectan con la gente, de la misma manera que la pornografía conecta con los más bajos instintos de las personas.

¿Dónde se aprende a predicar así la Palabra de Dios?. Pastoreando, visitando, evangelizando. Se aprende en células, por medio de estudios bíblicos en los hogares, compartiendo el evangelio con jóvenes no creyentes que han sido educados sin ninguna noción de Dios o transcendencia (que los hay, y cada vez más).

Una predicación así es una puerta abierta al poder de la Palabra de Dios y el Espíritu Santo en los corazones duros de los hombres. Necesitamos predicaciones así.

Aclaraciones 

Como dijo Spurgeon, el modernismo es usar la ideología humanista con vocabulario bíblico, pero el trabajo del predicador es tomar la verdad de la Palabra de Dios en lenguaje que entiendan las gente de este mundo.

La Palabra no cambia, es inmutable, autoritativa, perfecta. El lenguaje sí cambia.

Uno de los logros de la Reforma fue poner la Biblia en lenguas vernáculas.

Reflexiones personales

¿Deseas ser predicador?

Published by:

Uno de los privilegios de ser miembro de iglesias pequeñas, prácticamente desde que el Señor me salvó, es la posibilidad de usar mis dones, ya que la necesidad y los escasos recursos humanos lo hacían necesario.

Todavía recuerdo mis primeras predicaciones en Granada. Aburridas hasta la desesperación. ¡Recuerdo que incluso yo, que estaba predicando, deseaba que se terminara mi predicación!. ¡Y encima eran mensajes muy largos!. Han pasado veinte años desde entonces y he aprendido algunas cosas, muchas de ellas a base de descalabros.

“no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo” 1 Tm 3.6 

 
1. ¿Cual es tu motivación?. Uno de los principales problemas del predicador es el orgullo. El diablo se sirve de un ministerio así para despertar deseos de grandeza, estima por las propias opiniones, desprecio por otros, una gran imágen de uno mismo, y ya sabéis, antes del quebrantamiento es la soberbia.

Si eres jóven te animo a estudiar de manera seria, constante y devota la Palabra de Dios, a aprender de otros y a usar tu don. Predica en la calle, en grupos de estudio bíblico, haz obra personal. En definitiva, sé fiel en lo poco. Aquel que desea comenzar por un auditorio y no por ministerios más discretos, no desea predicar, desea contruir su propio reino.

Todos hemos visto en las iglesias este tipo de problema: los que buscan la grandeza, y aún teniendo motivaciones correctas, tienes que luchar contra el corrosivo orgullo. Hay síntomas que nos pueden alarmar: cuando no se acepta la corrección ¡mal asunto!, cuando el hermano va preguntando uno a uno qué les ha parecido el mensaje, si les ha gustado, ¡mal asunto!, cuando el predicador primerizo muestra una gran seguridad en sí mismo (lo cual es distinto de la convicción) puede ser algo preocupante, cuando es colérico, cuando no hay coherencia entre su vida personal y su vida de iglesia (mal testimonio en su familia o en su trabajo), cuando insiste en mantener puntos de vista que otros estudiosos de la Biblia consideran poco claros, todo eso son señales de alarma.

A veces el orgullo se disfraza de falsa espiritualidad, he oído de hermanos que se niegan a estudiar para el mensaje porque afirman con total claridad que lo reciben de Dios en el momento de subir al púlpito, lo cual es como poco una falta de respeto a la Amada del Señor, y como mucho tentar al Señor.

 Mt 6.23 “pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?”.

En la obra de Dios importa más lo que somos que lo que decimos. Algunos creen que por tener ideas fabulosas, o incluso un poder enorme en el púlpito son hombres de Dios. Y no lo son. El tipo de persona que eres determina el tipo de predicador que Dios percibe. Que haya conversiones por tus mensajes evangelísticos, o incluso creyentes edificados NO SIGNIFICA NADA si no eres un hombre que vive a la luz de Dios.

Quizás lo que diga os suene extraño, pero mi ayuda más grande a la hora de predicar es el hecho de estar casado con una mujer espiritualmente mayor que yo. Me ayuda a poner los pies en la tierra, a no crecerme en mis afirmaciones, y a recordar que sólo puede cuidar bien de la Esposa de Jesucristo si cuido con amor de mi propia esposa. No estoy diciendo que estar casado sea un requisito para predicar, sino que en mi caso es una ayuda inmensa.

2. Conocer la Palabra de Dios. Confieso mi necesidad de seguir estudiando y preparándome. Nunca se conoce lo “suficiente” la Palabra de Dios. Es tarea de una vida. Además, la Palabra de Dios no sólo es un libro sublime y transcendente, sino práctico, cercano. Sus doctrinas tocan el hogar, el trabajo, el matrimonio, la pureza personal, el trato con otros. Cuidado con los que dan mensajes tan sublimes que no tienen aplicación posible.

Rm 12.16 “no altivos, sino asociándoos con los humildes”.

3. Amar a las personas y conocerlas. Esto es fundamental. Cuando veo un predicador que no ama a las personas me preocupo. El gran problema de predicadores y pastores es que se terminen relacionando únicamente con personas del liderazgo. A veces esto es obligado, ya que tienen mucho trabajo.

En mi iglesia local casi todos los lideres son líderes bivocacionales (no me gusta demasiado esa palabra, ya que suena a que tenemos un amor dividido), tenemos trabajos, amigos, y vivimos casi toda la semana rodeados de no creyentes. Ser parte de una célula o grupo pequeño también es vital, nos ayuda a estar en contacto con las personas y sus luchas y al hacerlo nos veremos reflejados.

Existe una preocupante tendencia a predicar sobre temas populares o de actualidad, usando la Biblia como una excusa (comienzas leyendo un texto pero terminas hablando de lo que te da la gana). Creo que conocer a las personas te ayudará a predicar fielmente la Palabra en el sentido que la Palabra tiene como destinatario al ser humano. Te ayudará a ser humilde con los humildes, a sanar a los quebrantados, a corregir a los ociosos y a ser paciente con todos. Te ayudará a hacer un sermón humano, con corazón y sentimientos, un sermón encarnado.

4. Oración, tribulación. Decía Lutero que los tres ayudantes del predicador eran “oración, tribulación, estudio”. Nadie está exento de pruebas. De hecho Dios las usa para nuestra santificación, y para nuestra perfeccionamiento en el ministerio.

Dios susurra en el placer, pero grita en el dolor. Si somos capaces de buscar a Dios en nuestras tribulaciones, Él cambiará la sequedad de la prueba en un vergel espiritual. Conozco a predicadores que han sido duramente probados, y del horno de esa prueba han salido hombres nuevos, con un mensaje más poderoso.

Esto choca frontalmente con el mentiroso evangelio de la prosperidad. No hay cosa tan dañina como esa, roba el provecho espiritual de la prueba y añade sufrimientos al que sufre, en lugar de aliviar sus cargas. Los propagandistas de la prosperidad son predicadores vacíos, no tienen nada de Dios, no conocen la Palabra, y, Dios los conoce, muchos de ellos no son más que ladrones, consciente o inconscientemente.

Conclusiones finales. Este post no pretende ser exhaustivo. He aprendido más a mí de lo que yo enseño a otros, he sido más bendecido de lo que seguramente he sido capaz de bendecir a otros. Todo ministerio y don es bendición en primer lugar al que tiene este don, pero con el ministerio de la predicación hay peligros que no hay en otros ministerios. Si no tienes el don entonces no serás de ayuda a la iglesia, si tus motivaciones son incorrectas te harás daño y perjuicio espiritual a tí mismo, si no te cuidas del orgullo serás seducido y tentado por el que quiere dañar a la iglesia. Esto es una advertencia, ten cuidado con lo que deseas y ponte delante del Señor. La mayoría de predicadores que conozco no buscaron ser predicadores, el Señor les abrió las puertas.

Si estás frustrado porque no tienes ocasiones de predicar búscalas fuera de la reunión del Domingo por la mañana, en las calles, hospitales, cárceles, con los jóvenes. Pero si lo que buscas es un determinado tipo de predicación, entonces mejor siéntate con los niños de la escuela dominical y aprende los principios de la vida espiritual, que éramos esclavos del pecado e hijos de condenación, y del gran amor del Salvador.

Reflexiones personales

La moda de oír la voz de Dios

Published by:

pray photo pray_zpsee19b5a8.jpg

Una de las ventajas de tener relación con no creyentes y nuevos creyentes es que te ayuda a tomar contacto con la realidad. Las preguntas que te hacen suelen ser un indicador real de cómo nos ven desde fuera, y muchas veces son dolorosamente certeras acerca de los problemas que tenemos.

 

En una ocasión un jóven me preguntó sobre “oír la voz de Dios”. “¿Cómo es posible que tanta gente en mi iglesia oiga la voz de Dios?”.

 

Le pregunté a qué se refería (aunque no tenía duda alguna): “Sí, de vez en cuando alguien te dice “Dios me ha dicho que tenía que hacer esto o lo otro”, lo peor es cuando te dicen que Dios les dijo algo sobre mí, ¿por qué Dios no me lo dice a mí, sencillamente?”.

 

Mi respuesta es clara: porque Dios NO les dijo nada a esas personas. Mezclaron ilusiones con lo que es la voz de Dios. Muchas veces lo que ellos creen que es la voz de Dios no es más que su propia voz.

 

Esta respuesta no mejoró las cosas. “¿Cómo es posible que creyentes que se suponen maduros, al menos son más maduros que yo, digan esas cosas?”.

 

Eso mismo me pregunto yo, amigo. ¿Cómo es posible que alguien se atreva a decir “Dios me dijo….”?. En Israel cuando un falso profeta abría la boca solía terminal mal. Muy mal. (Leer Dt 18.19 y ss).

 

Estamos ante una MODA. La moda de decir que oimos la voz de Dios. Y esto no sólo ocurre en iglesias de corte carismático, también ocurre en iglesias que han sido más conservadoras a la hora de adoptar estas prácticas. “Dios me dijo que no debería matricularme en Microeconomía. Dios me dijo que dejara de salir con Pedro. El Señor me dijo que debía esperar a que Él me pidiera perdón”.

 

¿Cómo es de grave esta moda de afirmar que Dios te habla (sin que lo haya hecho, claro)?. Es grave porque:

 

1. No es cierto. Así de sencillo. No oíste nada en tu habitación, sino que sentiste o creíste sentir algo. Tuviste un convencimiento de qué hacer, algo que bien podría ser tu sentido común, o una corazonada. Al menos los no creyentes son a veces más honestos.

2. Te pones por encima de la Palabra de Dios. Cuando alguien llega y te dice: “Dios me dijo esto”, da igual lo que la Biblia diga, ¡esa persona dice que oyó a Dios!. Así que su pastor puede intentar en vano de convencerle de lo contrario, da igual de cuantos textos de la Palabra use, esa persona está por encima de su pastor, de la iglesia, de la Biblia, ¡e incluso de Dios!.

3. Te pones en un peligroso deslizadero. Has entrado en el engañoso mundo de interpretar señales como la voluntad de Dios. Lo mismo que los agoreros. Esto de interpretar cosas es muy subjetivo, que la caldera te dejara sin agua fría puede significar que no tenías que haber salido de casa, o que salieras a la obra misionera, ¡puede significar cualquier cosa!, cuando lo más seguro es que signifique que necesita ser reparada.

Vivir interpretando señales es vivir ignorando la Biblia y vivir pendiente de tu pequeño mundo interior de sensaciones y corazonadas. Quizás te parezca más emocionante, pero es puro subjetivisimo.

 

No hay mejor cura para esa peligrosa actitud que vivir sometido a la autoridad de Dios mismo tal como nos está revelado en Su Palabra, la cual no cambia, es perfecta, y es una luz para nuestra vida diaria. “Masticar” a diario la Biblia, meditar en ella, memorizarla, y orar buscando a Dios es la mejor manera de vivir una vida cristiana victoriosa, plena, gozosa, madura.

Reflexiones personales

Un Papa humilde

Published by:

Papa photo papa_zps6bf7e761.jpg

Los muros de Facebook y otras redes sociales se llenan con esta foto, siendo encabezada por el título: “Busca las siete diferencias”.

No hay duda que el nuevo obispo de Roma está siendo valiente y haciendo gestos que están siendo muy bien recibidos por fieles cátolicos y no católicos. Renunciar al “trono dorado”, a los atuendos propios de la dignidad papal, y otros pequeños y grandes gestos que se han dado a conocer, como pedirle a un jóven de la guardia suiza que se sentara en lugar de pasar de pie toda la noche, y llevarlo un plato con algo de comida.

Gestos que sin duda muestran la grandeza moral y humana de este hombre. La dilatada historia romana ha tenido papas abominables y hombres renovadores, cercanos a su pueblo. Todo indica que estamos ante un hombre renovador, cercano, y humilde.

Con todo, necesitamos una reflexión serena. Hay algo aún más grande que el obispo de Roma, y es el poder del estado Vaticano, la curia romana, la tradición centenaria, y el sencillo hecho de que Roma es Roma. La silla del Pontífice la puede ocupar un hombre con buen corazón, pero sigue siendo el Papa, con toda la carga que ello conlleva, todo el poder que ostenta, y todo el significado que tiene.

Francisco ha tenido nobles y elogiables gestos, pero el papado sigue siendo el papado. Los nombres blasfemos que ostenta sigue llevándolos. “Santo Padre”, “Cabeza visible de la Iglesia”, “Obispo de obispos” son títulos que los creyentes en las enseñanzas de la Palabra de Dios no podemos aceptar. Da igual la grandeza del hombre, su cargo sigue siendo el mismo.

Para los cristianismo bíblicos no hay mayor autoridad que la de la Palabra de Dios, precisamente porque esta viene de Dios, y no podemos pretender aceptar la autoridad de Dios, y hacer oídos sordos a su voluntad expresa y escrita a lo largo de siglos. ¿Será capaz Francisco de hacer una renovación tal que afecte a los cimientos de Roma?. No. El hombre es un ferviente católico romano, son sus ideales, es su fe. Y eso lo hace humanamente cercano, pero posicionalmente distante de la ortodoxia bíblica, y de la fe una vez dada a los santos.

No quiero con esto ofender a mis amigos católico-romanos, que yo no lo sea no es una ofensa, es una discrepancia desde el respeto. Respetamos la persona, y admiramos su valor, pero discrepamos de las doctrinas que ensalzan al hombre dándole una dignidad que sólo Dios tiene, y que ensalzan la Tradición poniéndola al nivel de la Biblia.

No soy un ecumenista, pero no estoy en contra del diálogo. No creo en la uniformidad que falsamente afirma que para poder entendernos y respetarnos debemos renunciar a nuestra fe y relativizarla. Espero que el diálogo siga adelante, pero como he dicho. Roma es Roma, y Francisco anhela, como buen Papa, a una cristiandad unida bajo la autoridad de “Pedro” (entendido como el obispo de Roma) y bajo el manto de María (no la María bíblica, sino la María de los templos, el incienso y los rezos dirigidos a ella).

Reflexiones personales

La iglesia bautista de Westboro

Published by:

He terminado de ver los reportajes del periodista de la BBC Louis Theroux (los tenéis en Youtube) titulados: “La familia más odiada de América“. Este grupo tiene muchísima cobertura mediática ya que suelen aparecer con llamativas pancartas en funerales de soldados muertos en combate, o en el día del orgullo gay. Estas pancartas son muy directas: “Dios odia a los maricas” (deliberadamente no usan la palabra gay, cuyo significado es “alegre” o “feliz”), o “Dios odia America”, “Las bombas de Boston fueron un juicio de Dios”.

La TV, en busca de lo escabroso. Por desgracia, los medios de comunicación sólo tienen ojos para los personajes más excéntricos. Si juntas a cinco cristianos, cuatro de ellos personas normales, fieles, amantes de su prójimo, y  el último un tipo perturbado, que dice que oye a Dios, o que ve mensajes de Dios en las manchas de humedad de la pared de su baño, que no os quepa la menor duda que será este último el que saldrá en TV. Ese es el problema de la TV, no le gusta la verdad, sino que desea entretener.

Juicios de Dios detrás de cada catástrofe. Es posible que algunos se sientan atraídos por el mensaje del grupo de Westboro, hablan de un Dios soberano, moral, que ejecuta Sus juicios sobre naciones que han caído moral y espiritualmente. Es cierto. Pero cuando leemos en la Biblia de los juicios de Dios sobre naciones como Asiria, o Babilonia, ¿podemos nosotros hablar con la misma autoridad que los profetas para decir que el 11S fue un juicio de Dios?. Quizás alguno podría decir que probablemente sea un juicio, pero de ahí a afirmarlo hay un mundo.

No quiero ni imaginar lo que sentiría una madre que ha perdido a su hijo en combate, leer una pancarta que diga que Dios mató a su hijo. ¿Qué pretende la familia Phelps?. Desde luego, ese tipo de mensajes no atraen a la gente hacia Dios, sino que la enfurecen y la alejan de Él.

Ok, pero basta de hablar de los Phelps. ¿Qué hay de nosotros?, quizás pueda anidar en nosotros ese orgullo espiritual al que el Señor Jesús llamaba “levadura de fariseos”, ese pecado que te hace pensar que eres espiritualmente superior a otros, y que los demás no merecen el amor de Dios.

¿Es posible que hayamos hablado a los incrédulos sin una pizca de amor?. ¿Es posible que nos hayamos sentido satisfechos con las personas que van al Infierno sin tener conocimiento del evangelio de salvación?. ¿Es posible que no nos sintamos conmovidos por el desastre que supone que tantas personas vayan a la eternidad sin Dios?. Sí, es posible.

El Dios de la Biblia es un Dios justo, Santo, severo, ¡peligroso!, pero también es un Dios que no desea la muerte del impío, que es paciente, deseando que todos vengan al arrepentimiento. Es el mismo Dios que habló con firmeza y con ternura a la adúltera, que expuso a los fariseos, y que restauró al apóstol Pedro.

Dios no nos permite hablar sin amor, juzgar sin dejar de considerarnos a nosotros mismos. El homosexual, el abusador de niños, y el cristiano tienen una cosa en común: sin el perdón de Dios están condenados, sin los méritos de Jesucristo están bajo la misma Ira, así que ¿de qué sirve alegrarnos de que otros caigan, estando nosotros bajo la misma condición?.