Category Archives: Reflexiones personales

Los comienzos de una iglesia: mucho trabajo, enormes bendiciones

.
Es realmente algo extraordinario lo que Dios está haciendo en medio de Su pueblo. Desde hace años, las congregaciones de “Resurrección y vida” y “Alfa y Omega”, comenzamos un camino de unión que implicó mucho trabajo, búsqueda de local, planificación, oración, reuniones, ilusión….
El sueño se ha hecho realidad, y llevamos varios meses teniendo reuniones juntos, y trabajando mucho juntos. Pienso que tanto trabajo es algo que Dios está usando para poder unirnos más y más, ¡pasar calamidades juntos es algo que une corazones!, ocurre con los soldados, pero también con los compañeros de pupitre.
Y la bendición se renueva cada fin de semana, que está completo de encuentros muy relevantes. Hace dos Domingos tuvimos la reunión de iglesia, con la renovación del consejo pastoral y con la incorporación de un nuevo pastor. Somos en total cinco pastores. Así como la propuesta de nuevos diáconos. Este fin de semana tuvimos lo que hemos venido a llamar “zafarrancho de limpieza”, una maratónica jornada que comenzó a las 9:30 am, pero que algunos valientes esforzados continuaron hasta las 23:20 con la decoración del local con motivo del mes misionero.El Domingo tuvimos una numerosa comida de iglesia, donde disfrutamos muchísimo. Y como colofón tuvimos a Paco y Anette quienes estuvieron tanto con los jóvenes el Sábado por la tarde, como el Domingo por la tarde con la iglesia en general, y han sido de muchísima bendición, y nos han dado visión misionera. La compasión, el amor y la sencillez de estos hermanos nos han cautivado desde el primer momento, ellos trabajan con niños en Costa de Marfil, curando heridas causadas por los traumas de la guerra, y ofreciéndoles un futuro en el sentido más amplio.
Una vez más llegamos a casa rendidos, pero con el corazón lleno de gozo. Ni siquiera fui capaz de echarme, tuve que tomar mi diario y poner por escrito todo lo que había ocurrido, así como mis impresiones y mi gratitud al Señor por todo ello.
Es ilusionante todo esto, pero la dirección del Señor nos mueve a mirar hacia afuera, se está bien en el monte de la transfiguración, disfrutando de una preciosa comunión, pero todavía nos queda mucho trabajo que hacer, y nuestro llamado es a salir de nuestra zona de comodidad.

Leonard Ravenhill y la presencia de Dios

Tras un buen tiempo de mucho disfrute en el Señor, oraba que mi ánimo y deseo de buscar a Dios no decayera en un largo periodo más o menos gris. Creo que como respuesta a mi oración recibí este vídeo de alguien por el cual mi admiración no deja de crecer: Leonard Ravenhill. Creo que he escuchado pocas predicaciones con lo que Whitefield llamaba “los truenos, los relámpagos y el arco iris”.

Y lo más importante, me ha ayudado a ponerme en sintonía con la única realidad posible, la espiritual. La vida espiritual es curiosa, es delicada y frágil, crece en lo secreto, en la oración y a la luz de la presencia de Dios, pero se marchita fácilmente si la descuidamos. Espero que el vídeo os haga tanto bien como a mí.

Réplica de Metanoia a la reflexión sobre “tecnología y presencia de Dios”

Mi querido hermano y amigo Jairo ha hecho una valiosa aportación al tema que me anticipé a debatir, y sobre el cual llevábamos tiempo hablando. Os recomiendo que lo escuchéis, él es una persona reflexiva que cuando habla es porque ha meditado a fondo el asunto.

Podéis escuchar su podcast desde su blog METANOIA (click en el enlace).

Creo que esta reflexión es necesaria: la tecnología avanza mucho más rápido que nuestra capacidad de asimilarla e incorporarla, con el consiguiente riesgo de hacer un mal uso de ella.  Y creo que las aportaciones que cada uno hagamos, no de una forma simplista, sino profunda, bíblica y desde la práctica nos ayudarán a todos.

Tecnología, la ladrona de la presencia de Dios

Ok, ok, sé que el título “quizás” sea muy agresivo.

Estoy preparando mis notas para un audio (quizás vídeo) donde hablar del impacto de la tecnología móvil en nuestras vidas espirituales, nuestra comunión con Dios, nuestra lectura de la Biblia y en nuestra sordera espiritual.

¿Crees que es un tema importante?, si es así escribe en comentarios tus preguntas, aportaciones, ¡lo que quieras!, tus preguntas aparecerán en el audio.

Cristianismo sobrenatural

Mis primeros maestros fueron hombres de Dios muy apegados a la Palabra, doy gracias a Dios por ello. En medio de un panorama lleno de excesos (profecías, apóstoles, ungidos, pastores de pastores, unciones proféticas, apostólicas, etc….) podemos cometer el error de irnos a un extremo que ni siquiera es bíblico.

Hace años en un retiro, un joven recién convertido, me preguntaba por qué todos en su iglesia continuamente decían que el Señor les había hablado, ¿cómo era eso?, me preguntaba, ya que él nunca había oído la voz del Señor. Dime, ¿cómo hubieras respondido tú?. Muchos creyentes ABUSAN del “Dios me ha dicho” cuando en realidad deberían decir: “creo que debería hacer esto” o “me siento más cómodo con esta decisión”. ¡Qué peligroso es esto!, es el pecado de profetizar falsamente, poniendo palabras en boca del Señor.

Creo que la mayoría de los que usan a Dios como muñeco de ventrílocuo de sus propios pensamientos son personas que ignoran la Biblia, ¿para qué van a necesitar leerla si “Dios” les habla directamente?, ¿qué necesidad tienen de saber lo que Dios piensa sobre cualquier tema si lo único que tienen que hacer es invocarle?.

La reacción contraria sería negar lo sobrenatural de manera tajante, y eso es, también, un exceso.

El hijo de Dios debe andar en la Palabra de Dios, conocerla, meditarla, y apoyarse en ella, todo lo demás es errar. Precisamente si estudia la Palabra sabrá que pisamos dos mundos, el sobrenatural, y este mundo. No deberían sorprendernos las casualidades, no debería sentir que sus oraciones son demasiado ambiciosas.

Es más, si abrimos un poco nuestros ojos espirituales veremos cómo Dios está interviniendo y somos guardados por el poder de Dios, mediante la fe ( 1 Pe 1.5). Si mantenemos una estrecha comunión con Dios y somos obedientes también oiremos al Espíritu pedirnos que nos acerquemos a alguien que necesita saber del bendito Salvador (Hch 8.29).

No estoy hablando de buscar emociones, sino de una vida cristiana normal, incluso sencilla.

Los requisitos no son nuevos, comunión con Dios por medio de la Palabra y la oración, obediencia a la voluntad de Dios, sometimiento a Dios y a las autoridades espirituales que Dios nos pone (padres, jefes, maridos, pastores, autoridades civiles, a los hermanos en la fe), arrepentimiento, santidad…. No estoy diciendo nada nuevo ¿verdad?.

En base a esto debemos vivir una relación con Dios que sea viva, donde el diálogo sea real, continuado. Debemos tener los ojos abiertos, porque muchas veces Dios responde nuestras oraciones, pero no somos capaces de ver ni entender la manera en la que las está respondiendo. Debemos estar atentos a cómo el Señor nos corrige amorosamente y nos lleva a Su Palabra.

Esto es un reto, porque implica obedecer a niveles que seguramente no hemos experimentado, ¿debería acercarme y hablar a esa persona?, ¿debería ofrendar más allá de lo que me había marcado?, ¿por qué no llamar a esta persona e interesarme por su situación?. Obedecer y caminar en la voluntad de Dios es algo que nos traerá muchas sorpresas. Ciertamente no hay nada aburrido en ser cristiano, y si alguien se aburre, es que ¡no está siguiendo las pisadas del Maestro!.

Trincheristas o Generales

¿Eres consciente de que estamos en una guerra?. Es muy poco tiempo el que tenemos y debemos valorar muy bien nuestros recursos y lo que está en juego, lo que podemos perder.
Lo que está en juego son las almas de los seres humanos y la edificación de la Iglesia. Antes que tú y que yo, otros entendieron muy bien lo que estaba en juego e hicieron grandes sacrificios para hacer posible la extensión del Reino de Dios en las vidas de los seres humanos. Sacrificaron su comodidad, su dinero, su seguridad, y hasta sus vidas. ¿Te gusta el evangelio, disfrutas de la nueva vida? eso es gracias a un esfuerzo misionero increíble. Y eso, amigo mío, te hace deudor. No lo has recibido para quedártelo, lo has recibido para seguir transmitiéndolo a otros.

Pero quizás en el camino te han seducido los cantos de sirena del mundo, sí, vas los Domingos a la reunión (o no todos, sólo algunos) y te identificas ante otros como cristiano “evangélico”. Quizás llevas a tus hijos a la Escuela Dominical, o incluso colaboras en alguna medida con el sostenimiento de la iglesia. Eso está muy bien, pero no es suficiente.

No es suficiente porque muchos de nosotros no tenemos todavía la mentalidad de soldado en tiempos de guerra. Quizás nos acomodamos.

12 hombres pobres trastornaron el mundo entero. Amenazaron a los poderes religiosos y políticos y modificaron para siempre a la Imperial y pagana Roma. Tuvieron que pagar un precio muy alto.

¿Y qué tiene que ver eso conmigo?. El cristianismo se ha acomodado en Europa y está agonizando en algunos sitios porque ha perdido su identidad militante. Es por eso que los jóvenes salen de nuestras iglesias, porque no hay reto, llamado, desafío, ni fe palpitante en un cristianismo acomodado y temeroso de perder su confort. Han sido animados a “entregarse a Cristo”, pero esa entrega significa: hacerte miembro, dar el diezmo, servir en un ministerio y ser más o menos moral. ¿Qué tiene eso que ver con el “Ven y sígueme”?. Esto es una cuestión de todo o nada, no de “siéntate aquí y compórtate”.

En relación a los jóvenes no debemos pensar que la forma de ganarlos es tener reuniones emocionantes, alabanza vibrante y prédicas cautivadores. Creo que tiene que ver con crear comunidades de fe que hacen real la presencia de Dios y el reto a vivir como Cristo en un mundo tan necesitado como hostil a los valores del Reino.

Esto supone muchos cambios. En tu forma de ver las cosas, en tu forma de relacionarte con Dios, y en tu forma de relacionarte con ¡todo!.

En nuestra sustitución de valores por sus falsificaciones hay otro elemento preocupante que se nos ha presentado como “cristianismo” en su forma más elevada, este es el paradigma de éxito cristiano: el predicador popular, el artista cristiano de éxito, admirados y envidiados a partes iguales. Estos son nuestros nuevos papas, líderes con capacidad de convocar, cuyos mensajes son raramente cuestionados y que han despertado la idolatría en muchos de nosotros, unos los veneran, y otros quieren alcanzar ese éxito.

Por supuesto, el lenguaje que usamos es espiritual, buscamos “servir al Señor para alcanzar a las naciones”, “crear un ministerio para alcanzar a esta generación”. No dudo que haya personas auténticas en ministerios de ese corte, pero ninguno somos ajenos a que detrás de esas palabras se esconden secretas ambiciones.

En el Encuentro de líderes de jóvenes convocado por Especialidades Juveniles lo que más me gustó fue la intervención de Marcos Vidal, cuyas palabras se me quedaron grabadas, dijo algo así: “Hay varias cosas que necesitan los jóvenes hoy, una de ellas es saber qué es la definición de éxito. Yo he tenido la oportunidad de conocer a personalidades del mundo de la música cristiana, y debo decir que mucho no son cristianos, por más que sean admirados. Dios cree en los anónimos, en esos creyentes que sirven fielmente y no son reconocidos.
“Otra necesidad es el de conocimiento bíblico, vivimos tiempos de gran ignorancia bíblica. Yo sé que la Reina Valera no es muy popular, pero yo tengo esta Biblia clavada aquí (dijo agarrando su nuca con una mano”. Si la obra juvenil va a prosperar será gracias al conocimiento de Dios a través de la Biblia”.

¡Cuanta sabiduría y cuanta sencillez en medio de un mundo de ídolos y adoradores idólatras, de músicos de éxito y predicadores motivacionales!. Sólo hay un tipo de cristianismo: el cristianismo discreto, militante, fiel, abnegado, lleno de fe y compasión, plenamente satisfecho de todo lo que Dios ha ganado en Cristo y asombrado de la Gracia del Creador en su favor.

Velad

Esta mañana he compartido con mis queridos hermanos de mi grupo casero unas notas devociones de mi lectura de esta mañana, y he querido compartirlas con vosotros. ¡Os deseo un bendecido día lleno de las misericordias de nuestro Señor!

Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo. Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad.

Marcos 13.35-36

¿Cual es propósito de este capítulo 13? Estas advertencias tienen como fin que nuestra forma de vivir sea tal que cuando el Señor vuelva no tengamos de qué avergonzarnos. Todo aquello de lo que disfrutamos es suyo, la Iglesia que tanto nos bendice es suya, las riquezas y el tiempo del que disponemos son sus bienes, y nosotros los estamos administrando, ¿vamos a ser negligentes o diligentes?.
El énfasis de la profecía bíblica tiene que ver con nuestro celo por las cosas espirituales y con nuestra coherencia como creyentes, ¿somos creyentes activos o durmientes?, ¿celosos o perezosos?, ¿espirituales o carnales?, ¿amorosos o egoístas?. ¡Que el Señor nos encuentre ocupados en Él y viviendo como Él desea!, ¡Él viene pronto!.

Hermanos mayores

Mas aquellos labradores dijeron entre sí: Éste es el heredero; venid, matémosle, y la heredad será nuestra. 8Y tomándole, le mataron, y le echaron fuera de la viña. 9¿Qué, pues, hará el señor de la viña? Vendrá, y destruirá a los labradores, y dará su viña a otros.

Mc 12.7-9

 

Dios es el dueño de Su pueblo y a Él debemos dar cuentas de nuestra conducta, y nuestro cuidado responsable de aquellos que son suyos. Cualquier posición de liderazgo está sujeta a esta verdad: que el Señor de la Viña puede (y debe) quitarnos de una posición de siervo-líder si nuestro proceder no es responsable ni leal con los que son suyos.
Eso nos debe hacer pensar en nuestra actitud hacia la iglesia: es mucho más que un lugar donde recibir, no debe ser el lugar donde gratificar nuestras necesidades, sino que debemos ir como hermanos mayores a cuidar a nuestra familia. La iglesia es labranza de Dios, y nuestra misión es servir y cuidar de los más pequeños en la congregación (entiéndase eso como aquellos que están madurando en el Reino).

enRedate, conclusiones del encuentro de líderes de jóvenes

IMG_4383

Recuperar antiguas amistades no tiene precio. Tampoco lo tiene ver lo que otros están haciendo en otros lugares de España en la obra juvenil, alguien quizás diria que estamos en un momento crucial, pero lo cierto es que cada momento es crucial, porque cada instante en la vida de un joven es trascendente.

Mis felicitaciones a los hermanos que organizaron el encuentro. Un 10 para la organización de EnRedate, por buscar un lugar increíble a un precio alucinante, y por hacerlo todo tan bien y estar tan pendientes de los detalles queno se echo de menos nada, a pesar de las dificultades que tuvieron manejando el tiempo y tantas personas con ganas de compartir.

Me encanto conocer a personas tan interesantes que están reflexionando que están teniendo el valor de iniciar nuevos caminos en la Obra, charlar con ellos y escucharlos fue asombroso y muy. Instructivo.

Había personas como David, de la antigua CIE, al que lo conocía hace mas de 10 años, y ahora es un hombre casado, sirviendo en su iglesia local. Volver a encontrarme con él realmente me alegro el día. Las charlas que tuvimos en los tiempos de comida me supieron a poco.

Los talleres fueron muy reveladores, me encantó el formato de las charlas, lo que llamábamos “foro”: una breve exposición seguida por varias preguntas, y un tiempo abierto donde cualquiera podía aportar con 1 minuto de tiempo para su participación, pero pudiendo repetir.
Veo varias necesidades en la obra juvenil hoy en día. Por un lado la necesidad de un mayor énfasis en el discipulado personal. Hacemos un buen trabajo en las reuniones de grandes, con alabanza, etc… Pero necesitamos emplear más tiempo en pocas personas, siguiendo el método que el Señor Jesus nos dio. Creo que pocos saben cómo empezar a practicarlo. Desde mi comprensión de la Biblia no hay otro camino, si te considerar un líder y no estas discipulando, estás desperdiciando tus fuerzas en algo que no te dará los frutos que quisieras ver, ya que no sigo las líneas del Maestro.

Por otro lado veo una gran necesidad de estudio Bíblico, de mensajes que se ciñan a la Palabra de Dios, que sean capaces de entenderla, explicarla, aplicarla, con fuego y pasión. Estoy muy agradecido por los ponentes y su capacidad de transmitir, realmente disfrute mucho del mensaje de Helder, pero tenemos que abundar mas en un tipo de predicación que es netamente bíblica y proféticamente relevante en los tiempos que vivimos.

El predicador debe ser un hombre de estudio, de lectura, y su principal libro debe ser la Biblia. Me encanto ver a los hermanos de GBU con las publicaciones de Andamio, para mí lo mejor a nivel evangélico, con otras editoriales como el Estandarte de la verdad y editorial Peregrino, entre otras.

Me quedo con ganas de más, pero sobre todo la necesidad de seguir reflexionando en todo lo que hemos hablado y en seguir construyendo redes de trabajo y apoyo ministerial que nos permitan ser más eficaces.

Asistencia ciudadana

El viernes pasado nos habíamos tomado la tarde libre. Mi esposa llevaba 4 años preparando unas oposiciones y había decidido descansar la tarde antes para tener la mente despejada (¡no se puede decir que es un gran descanso!!). Habíamos ido a comer al centro, a la zona de Ópera y nos dirigíamos a casa, a tomar el coche para ir a comprar las latas de refrescos para la el aperitivo después de la reunión del Domingo.

Nuestra alcaldesa, a modo de despedida decidió quitar las paradas de autobús, que están en perfecto estado, sustituyéndolas por otras nuevas (alguien ha debido salir beneficiado), la parada en la que estábamos seguía en obras, y un señor de 80 años al bajar del autobús se cayó de frente, golpeándose en la ceja. Lo levantamos y lo sentamos. La herida le dejó de sangrar. Decidimos acompañarle hasta que se recuperara, así que perdimos el autobús. El señor nos contó que había sido policía toda su vida:

-En fin, me he pasado la vida haciendo lo que ustedes esta tarde, alguna vez me tenía que tocar estar al otro lado.

Cuando decidió que estaba mejor se puso de pie, y a los dos pasos vi que estaba mareándose, así que antes de que cayera lo agarré y lo tumbamos, poniéndole las piernas en alto. Era el momento de llamar a la ambulancia. Mi esposa, siguiendo años de hábitos profesionales, le tomó el pulso y le preguntó si tomaba alguna medicación.

Mientras venía la ambulancia ví que el hombro hacía el gesto de dar arcadas, así que lo pusimos de lado y vomitó varias veces. No sé por qué pero mientras el pobre hombre devolvía le sostenía la frente, quizás porque cuando yo era pequeño y mi madre me ponía la mano en la frente me sentía muy aliviado. Fue algo instintivo, aprendido de mi madre por la experiencia. Ojalá ese gesto le aliviara tanto como mi madre me ayudaba cuando estaba enfermo.

Y en ese momento vi que el ex agente de policía de 80 años, vestido con un traje azul y corbata, era un hombre que seguramente vivía solo y sin ayuda, sus pantalones tenían zonas rotas, sin coser, desgastadas de hace tiempo. Me dio una pena enorme.

Nuestra condición moral no es mejor delante de Dios. Estamos enfermos por el pecado, desorientados, y profundamente necesitados. La religión puede provocar cierto alivio, al menos al principio, pero lo que necesitamos es una completa sanidad, moral y espiritual. Eso es lo que Cristo Jesús ha hecho por nosotros, auxiliarnos, sanarnos, darnos vida, justo cuando estábamos en nuestra peor condición, en el punto más profundo de nuestra miseria.

No hay mayor historia de amor, ni ejemplo más completo de ayuda desinteresada que Cristo Jesús, ofreciendo su vida para que nosotros, enfermos desahuciados, pudiéramos tener vida.