Category Archives: Reflexiones personales

Audio Reflexiones personales

Una fe desconectada de nuestra vida

Published by:

Hace quizás un par de años descubrí este mensaje del predicador Eric Bermejo. El hermano Eric ha sido una influencia enorme en mi generación de creyentes y dentro de las Asambleas de hermanos. Sus mensajes, profundamente bíblicos me impactaron desde que di mis primeros pasos en la vida cristina. Recuerdo pasar veranos escuchando una y otra vez sus estudios de 1ª y 2ª de Pedro, interiorizándolos y siendo motivado a la vez que retado por la Palabra de Dios.

Este mensaje es uno de los que más me ha impactado, se titula “Los obstáculos del peregrino”, os invito a escucharlo usando el reproductor justo al final de esta entrada, o si queréis descargarlo en mp3 usad este mismo enlace.

Este verano y este mes de Septiembre estoy estudiando todo lo que puedo 1ª de Pedro, leyéndola varias veces al día, tomando notas y reflexionando sobre su significado e implicaciones. El Domingo pasado prediqué un mensaje tomando como base esa epístola, y D.m. mañana predicaré teniendo en mente el mismo texto, pero también la exposición de D. Eric.

Estamos muy necesitados de la Palabra de Dios, pero sobre todo de conectar la Palabra con nuestra vida, de que nuestra vida quede afectada e influenciada por la Palabra de manera que se rompa esa esquizofrenia espiritual en la que muchos vivimos, creyendo ciertas cosas, pero viviendo como los que no conocen a Dios. El Dr. Piper en un mensaje a los jóvenes hablando sobre los recientes movimientos juveniles con énfasis en la centralidad de Dios en la adoración y en Su soberanía, comentaba cómo, siendo correctos en el fondo (sanos doctrinalmente) en las formas se veían desconectados, ya que muchos jóvenes que decían creer esas verdades vivían al margen de ellas en cuestiones como el ocio y el vestido.

Creo sinceramente que la apostasía que leemos en 1ª y 2ª  a Timoteo tiene que ver no sólo con doctrinas erradas, sino con lo que 2ª Pedro y Judas explican: con sensualidad y mundanalidad en la iglesia. Cristianos y líderes que afirman haber sido rescatados de una vana manera de vivir, pero andar en los viejos caminos, como cuando no conocían a Dios. Cuando el hijo del hombre vuelva, ¿hallará fe en la tierra?, ¿encontrará iglesias que viven en santidad, o iglesias que creyendo las doctrinas correctas, viven como los que no le conocen?.

El reto que tenemos los creyentes es a estudiar de tal manera nuestras Biblias que nuestras vidas dejen de girar entorno a nosotros y giren en torno al Dios que nos rescató. No, no pretendo haberlo alcanzado ya, pero le pido a Él misericordia, y humildad.

Reflexiones personales

El verdadero apoyo

Published by:

Vivimos con una presión enorme. Seamos conscientes.

Se supone que la tecnología tenía que liberarnos y proporcionarnos menos trabajo y más descanso, pero es un regalo envenenado cuando lo consideramos un fin en sí mismo. Llevo pensando en estas cosas desde hace unas tres semanas, de hecho el Domingo pasado compartí buena parte de las mismas en base a un estudio de 1ª de Pedro que estoy haciendo.

M. Driscoll dice: pensemos en la electricidad. Para nosotros es algo natural. Antiguamente no era así, antes dependíamos del sol, las horas de luz de trabajábamos (Jn 9.4) y cuando el sol se escondía nos íbamos a casa a descansar, sin más elección. Vivíamos en sintonía con los ciclos de luz y noche, trabajo y descanso. Ahora tenemos luz las 24 horas del día, podemos estar trabajando como pollos en una granja industrial, cacareando y picoteando sin descanso (os recomiendo la predi de Driscoll “Work and Worship” en inglés). Algunos trabajan día y noche, no diferenciamos los ciclos de descanso y trabajo, tenemos tiendas que abren las 24 horas, Internet.

No estoy en contra del progreso, pero sí en contra de una aplicación que dañe al hombre.

Este progreso nos distrae de la tarea más importante que tenemos: tener comunión con el Dios vivo, nuestro Creador y Salvador. Curiosamente no encontramos tiempo para estar una hora leyendo la Biblia y orando. Necesitamos soledad, quietud y buscar al Señor. El cristianismo, el testimonio y el proceso de transformación en Su imagen, que la Biblia llama santificación DEPENDE de esta preciosa comunión, de la confianza y obediencia.

Es curioso que cuando comienza Septiembre tengo estos periodos de buenos propósitos, pero últimamente he estado meditando mucho en este asunto. La presencia de Dios en mí es algo que es fácil de espantar. El trabajo, las conversaciones, e incluso la misma iglesia me puede distraer de esta presencia. Debo ser cuidadoso.

He pensado bastante en el tema de los apoyos, falsos apoyos y verdaderos apoyos (en breve confío en poner mi mensaje del Domingo pasado). He descubierto la historia de Horatio Spafford, este creyente era un abogado de éxito que experimentó una pérdida detrás de otra hasta quedar con la esencia de su apoyo, su fuerza, y su identidad. Primero murió su hijo único, luego la pérdida de una gran cantidad de dinero que invirtió, meses más tarde unos incendios en Chicago consumieron casi todos sus bienes. Decidió viajar a Inglaterra y mandó primero a su esposa con cuatro hijas para luego marchar él. En el viaje un buque chocó contra el barco en que ellas viajaban, sólo se salvó su esposa, quien le mandó un telegrama: “Saved alone” en castellano: “única superviviente”, pero en inglés el sentido se presta a un significado cristiano.

Os dejo un vídeo con una explicación de esta historia así como el himno en su versión en castellano


Es importante que descubramos cual el centro de nuestro vivir, el apóstol Pedro dice que para los que creemos en Él: “él es precioso” 1 Pe 2.7. Y si esto es así ¿por qué no lo hacemos el centro de nuestra vida, buscando el contacto con él, no sólo en un devocional de media hora en la mañana, sino en cada momento?.

En estos tiempos que vivimos, tan cercanos al fin, en los que todo está agitado, y el temor llena los corazones de los hombres, aquellos que pertenecemos al Dios vivo debemos vivir en Su presencia, ser luz para otros, pero sobre todo vivir en esa Luz.

Reflexiones personales

La Palabra que se desliza

Published by:

Llevaba mucho tiempo con ganas de conseguir un ejemplar de “La Biblia textual” del que había leído buenas críticas. Lo compré en Amazon a buen precio y nada más me llegó la forré y salí con ella al Metro, dispuesto a seguir con mi lectura. Terminé Tito y comencé con Hebreos, hasta llegar al capítulo 2, versículo uno, que dice:

“Por lo cual debemos dar más solícita atención a las que cosas que fueron oídas, no sea que las dejemos escurrir”.

La RV60 dice “nos deslicemos”, pero la versión textual dice que son las cosas que en su momento oímos las que se terminan escurriendo si dejamos de prestarles atención.

Cuando escuchamos el evangelio por primera vez, ¡qué gozo y qué celo!, éramos diligentes en buscar al Señor y obedecerle. Cuando vamos el Domingo a la reunión y escuchamos la Palabra, ¡qué maravilla y qué hambre del Señor tenemos!.

Pero llega el Lunes, el Martes y nos vamos enfriando. Pasan los años de convertidos y nuestro celo disminuye, ¡Heb 2.1 nos alertó!, no debemos de dejar de prestar atención a las cosas que hemos oído, porque estás se nos escapan como agua entre las manos. Somos oyentes olvidadizos, oimos la Palabra, pero la olvidamos, se nos “escurre”. Creo que esta es una experiencia muy común entre creyentes.

¿Qué podemos hacer?, ¡prestar atención!, volver a traer a la memoria una y otra vez la Palabra de Dios, volver a meditar en ella cuidadosamente, leyendo con atención y guardando en nuestra memoria los versículos. Cada día, varias veces cada día, continuamente.

***

Mucha gente es enemiga de poner normas a las disciplinas espirituales: debes orar treinta minutos, leer tres capítulos al día, etc… piensan que esto es legalismo. Lo cierto es que la carne que queda en nosotros (¡que es mucha carne!) es indulgente, siempre tiene excusas: hoy estás demasiado cansado para leer la Biblia, miremos un poco de TV, o de Facebook. Ya estuviste el Domingo en la iglesia, tienes que cambiar de actividad, mejor pasa el tiempo haciendo otra cosa. ¡Es legalismo ponerle límites a la carne! (se dice la carne a sí misma), ¿o no?.

Legalismo es pensar que puedes justificarte delante de Dios con otra cosa diferente al sacrificio de Su Hijo. Confiar en tu justicia, en tu religiosidad, en tu bondad. Todo eso es legalismo.

Cuando voy al gimnasio y me dijo: “Julio, hoy toca hacer al menos 70 abdominales y 30 minutos corriendo” no es legalismo, es una forma de establecerme una noble meta, y si no tuviera esa meta no sería capaz de mover mi complaciente cuerpo más allá del sofá.

Antes he hablado de Heb 2.14: de atender con diligencia a la Palabra de Dios puesto que tendemos a olvidarla. ¿Por qué no tener metas?, como mínimo tres capítulos de la Biblia, como mínimo dos tiempo con el Señor, en la mañana y en la noche, en los que podamos meditar en la Escritura y tener comunión con nuestro Creador y Redentor.

A la carne no le gusta, pondrá unas cuantas pegas, inventará magníficas excusas. Pero tu salud espiritual te lo agradecerá. Lo necesitas.

Reflexiones personales

Perdiendo el control de nuestra vida

Published by:

Uno de mis hermanos ha aceptado una generosa oferta de trabajo que supone sustanciosas mejoras profesionales, pero implica el traslado de vivienda, colegios, guardería, etc…

-Has tomado la mejor decisión que podías en base a la información que tenías- le digo- ahora tienes que poner en manos de Dios aquello que no depende de tí y confiar en Él.

Esto es lo que todo cristiano ha aprendido en la Biblia, a depender de Dios y a descansar en Él, sabiendo que es soberano y cuida de nosotros.

-En un curso de Coaching empresarial nos enseñaron que sólo podemos controlar el 10% de cosas en nuestra vida. Todo lo demás no depende de nosotros, así que tenemos que esforzarnos por hacer muy bien la parte que corresponde al 10%.

Es una buena filosofía, pero es una filosofía prestada del cristianismo. Le falta la parte más importante, la parte transcendente. Los creyentes somos llamados a hacer bien nuestro trabajo, haciéndolo con el mismo esmero como si lo hiciéramos para el Señor, somos llamados a ser responsables, sabiendo que daremos cuentas de nuestras intenciones, acciones y palabras. Y somos llamados a confiar en un Dios Todopoderoso y Soberano, Quien está a nuestro favor.

Podemos confiar en el Dios que envió a Su Hijo Jesucristo como ofrenda por nuestro pecado. Tal sacrificio de amor nos muestra Su justicia al no pasar por alto el pecado, y Su amor, al darse de manera tan asombrosamente generosa por nosotros. No sólo podemos confiarle el 90% de nuestra vida, sino el 100%.

Reflexiones personales

Una conversación de Dios con un niño

Published by:

Una de las experiencias más fascinantes y enriquecedoras es tener una conversación con un niño acerca de Dios. Eso sí, hay muchos tipos de niños, y de vez en cuando te encuentras con un niño de los que te sorprenden por la cantidad de preguntas e inquietudes que tienen.

Ayer Domingo salimos al parque con los chicos de la Escuela Dominical, es uno de esos momentos felices del año, comemos juntos, hacemos juegos y lo pasamos muy bien. Tras la comida uno de los niños se acercó a mí para jugar y pronto pasamos a las preguntas. Voy a intentar reproducir la conversación.

Puedes leer la conversación completa en este enlace.

Reflexiones personales

La violencia en el cine y en la vida

Published by:

En un breve lapsus entre la finalización del último libro que he leído “El hombre en busca de sentido” y el próximo (hay unos cuantos en la lista), he aprovechado mis frecuentes viajes en Metro para verme un par de películas y el comienzo de la serie BroadWalk Empire (os recomiendo el certero análisis de José de Segovia).

Cuando dejas un tiempo de ver cine y vuelves a zamparte un par de películas vuelves en cierto sentido un poco más sensibilizado contra la violencia. Y no hablo de violencia en plan mítico (mañana espero ver la peli de Los Vengadores) sino en su versión más cruda, al más puro estilo del siglo XX y XXI, con peleas salvajes, mutilaciones, mujeres que son golpeadas mientras los niños son testigos de la escena, gente que suplica clemencia y son inplacablemente abatidos.

Lee el artículo completo en este enlace.

Reflexiones personales Vïdeo

La música le trajo vida

Published by:

Aquí tenéis un vídeo un poco largo, algo más de seis minutos, pero, incluso si no entendéis muy bien el inglés os recomiendo que lo veáis entero, por favor, vale la pena.

Una cuidadora de una residencia probó una terapia para ancianos muy deteriorados: hacerles oir música de su tiempo.

En el vídeo podéis ver a Henry, un señor muy mayor, casi aislado y cerrado en sí mismo, sin vida, sin alegría. Le pusieron algo de música de sus años mozos y ¡mirad su reacción!. Al final le preguntan si la música es importante para él, su respuesta es bellísima.

La Biblia es un libro lleno de música, uno de sus libros es enteramente un libro de canciones (el libro de los Salmos, uno de los más extensos), y en el Nuevo Testamento el libro de Apocalipsis ¡está lleno de música!. La mayor expresión de gozo, alegría y felicidad se expresa por medio de la música, y es por eso que Apocalipsis describe a personas que han pasado al otro lado de la vida y expresan su vida y su gozo en Dios con canciones, ellos no hablan, ¡cantan!.

La música es un precioso don de Dios, que nunca deje de haber música en nuestras vidas.

Reflexiones personales

El fin de la iglesia

Published by:

Advertencia: La Iglesia no tiene fin, ya lo dice la Biblia: las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Pero sí hay otro fin, es el decaimiento de su poder, y la credibilidad de su testimonio.

El fin de la Iglesia depende de la contaminación de su fe.

La Iglesia pierde su poder cuando su fe en la Palabra de Dios cae. Cuando los pastores enseñan que la Biblia NO es la Palabra de Dios sino que CONTIENE la Palabra de Dios. Cuando los maestros enseñan que lo humano está mezclado con la revelación, no en un sentido “vehicular” sino en un sentido espúreo. Cuando soy yo el que juzga qué partes de la Biblia son inspiradas y qué partes no, en lugar de que sea la Biblia la que me juzga a mí.

Y esto está ocurriendo.

Ahora bien, cuando se enseña que la Biblia no es una guía fiable sino una guía falible. Cuando se adorna esa cruda enseñanza con palabras bonitas sobre su valor o su belleza, pero disfrazando la enseñanza antes explicada (que está contaminada con pensamientos humanos). Entonces el edificio se cae. Porque el fundamento de la Iglesia es Cristo, tal como está predicado en los 66 libros, y la doctrina de los apóstoles. Pero si ese testimonio está corrompido, ¿en qué Cristo debemos creer?, ¿cómo podemos ser libres de pecado y siervos de Dios?.

Nuestra fe es fuerte en la medida que nos sometamos a la autoridad de Dios y Su libro. En la medida que descansamos en la verdad de Dios y confiamos en su guía.

El cristiano que lleno de jactancia se considera juez de la Biblia no es más que un tamo, movido por las modas espirituales, y secado por la falta de vida que hay en las filosofías y pensamientos humanos. Está envanecido, nada sabe. Es incapaz de consolar al moribundo, de guiar al jóven, o de rebatir al rebelde. No puede ser luz en un mundo de tinieblas porque ha negado la luz.

Reflexiones personales

Por qué lo hacemos

Published by:

Cuando estás sirviendo en la obra, en el ministerio, en la iglesia (como quieras llamarlo) es fácil que pierdas de vista por qué estás haciendo lo que estás haciendo. Si por un momento lo pierdes de vista es fácil que te fallen las fuerzas, o te venga el desánimo, la amargura o el cansancio.

No lo hacemos por el reconocimiento, aunque no me considero invulnerable al orgullo ni a otros pecados. Tampoco lo hacemos porque en ocasiones sea agradable y la carga ligera. Lo hacemos porque sabemos Quien nos escogió, nos salvó y nos llamó de la perdición a su Reino. Es cierto que a veces puede que me mueva un vacío sentido de la responsabilidad, del deber, pero pronto me debo recordar a mí mismo que la causa es Él, Su amor. Que vino a este mundo lleno de gente ingrata lleno de Gracia y de Verdad, que entregó su vida siendo maldecido, y todo lo hizo con los ojos puestos en sus redimidos.

Estoy eternamente agradecido a mi Dios y Señor porque servirle, aunque ha tenido momentos duros (y estos son cuando ves sufrir a alguien amado, o cuando alguien abandona la fe) la tónica general ha sido un gran gozo al servir con hermanos, compañeros de armas espirituales, quienes han sido magníficos compañeros de milicia, leales amigos, maestros del cristianismo sencillo y auténtico.

Me encantaría hacer aquí una lista de estos amigos, pero temo que me dejara a alguno fuera, además, a alguno le sacaría los colores al leer su nombre aquí.

Servir al Señor, a Su causa, a Su obra y a Su amada con tan magníficos compañeros es una delicia, una bendición, una escuela y un gozo. Ellos me ayudan a ser mejor de lo que soy, a mantener el equilibrio en mi vida, y a tener el enfoque adecuado. Pasarán los años, quizás nos separemos por las circunstancias de esta guerra, pero volveremos a encontrarnos, en moradas eternas, donde por siempre seguiremos disfrutando del servicio a nuestro gran Dios y Salvador. Estamos unidos para siempre con cadenas de color carmesí, que brotan del Crucificado, comprados por la Gracia del Salvador, cubiertos por la Justicia del Resucitado.

Pasarán mil años, y tras esos mil, veinte mil, quizás olvide muchas cosas, pero nunca olvidaré que me amaste y moriste por mí.

Reflexiones personales

Palabras de consuelo ante la pérdida

Published by:

Hoy he leído un correo electrónico de alguien que pide ayuda. Esta persona ha perdido a un ser muy querido. Pocas cosas me conmueven tanto como alguien que ha sufrido una pérdida así.

Tras orar al Señor he intentado responder de acuerdo al corazón del Señor y a su Santa Palabra. También he pensado si quizás alguien pudiera beneficiarse de la respuesta que he dado a esta persona, así que he copiado mi respuesta, confiando que pudiera ser de ayuda a aquellos corazones rotos por el dolor y la pena.

Por supuesto, para proteger la identidad de esta persona he cambiado su nombre por el de Carol (ella no se llama Carol). Si sufriste la pérdida de un ser querido, oro que el Señor use estas palabras para tu sanidad.

Muy estimada Carol,

lamento muchísimo lo que está sufriendo, y realmente no imagino mayor dolor que el de la pérdida de alguien amado.

No sé si mis palabras serán de consuelo, con todo, oro que nuestro Dios toque su corazón y la sana de una herida tan grande.

Lo primero que quiero decirle es no debiera culparse. Nosotros no somos la causa de la muerte de otros, a no ser que seamos los responsable directos de su muerte, y Dios no la culpa de la muerte de esta persona. Si no siente a nuestro Dios cercano, seguramente el problema no sea espiritual, sino emocional. Déjeme explicarlo, si yo estoy triste eso no significa que esté mal con Dios, sencillamente me siento triste y desalentado, es cuando estamos tristes cuando tenemos el privilegio de pedir la presencia de Dios, de orar, de gritar, de llorar a nuestro Dios que nos acompañe y consuele en nuestro sufrimiento.

Lo segundo, Dios no es ajeno a su dolor. A Él le conmueve su dolor (Jer 31.20; Os 11.8) y desea extender Su mano y confortarla, quizás la pena no le deje ver a su Señor, pero Él está a su lado y la rodea con Su brazo de amor. Él está cercano a los quebrantados de corazón (Sal 34.18) y usted, querida hermana, tiene el corazón quebrantado de dolor, por lo tanto nuestro Dios está muy cerca de usted.

Lo tercero, ¿por qué Dios permitió algo así?. Le soy sincero, no tengo respuesta a su pregunta en concreto. No lo sabemos. Pero por la Palabra de Dios sí sabemos que vivimos en mundo caído, y que la enfermedad y la muerte son consecuencia de la rebelión de los seres humanos. Dios sí hizo algo por poner fin a la muerte y a la condenación, y es sufrir en la persona bendita de Su Hijo el castigo y la Ira de Dios por nuestros pecados. Cristo Jesús trajo vida y los que creímos seremos físicamente resucitados.

También quiero traer palabras de aliento para su situación actual. El dolor y la tristeza con un túnel oscuro y sin gozo, pero al final de ese túnel hay paz y reposo, Dios la ayudará a dar paso tras paso hasta salir de ese proceso de luto. La herida por su pérdida siempre estará allí, pero al mirarla ya no habrá desolación y desesperación, sino paz y descanso en el Señor. Será levantada, y si se apoya en Él en este proceso ganará un tesoro de gozo e intimidad con el Señor.

Esta es mi oración: “Padre Eterno, Dios de todo consuelo y descanso, te encomiendo a mi hermana Carol para que ella pueda encontrar en tí la paz y la sanidad para su corazón herido. Cuídala con tu tierno amor y sostenla con tu paz. Gracias por Jesucristo, nuestro Señor, quien ha ganado nuestro perdón y la vida eterna.  En el nombre de Jesús. Amén”.

Confío que por medio de la dirección del Señor pueda haber sido de ayuda, quedo a su disposición,

su hermano

Julio Martínez

http://www.estudios-biblicos.org