Category Archives: Jóvenes

Suspendido entre el Cielo y la tierra


“y se le enredó la cabeza en la encina, y Absalón quedó suspendido entre el cielo y la tierra”

2 Samuel 18.9

Absalón se rebeló contra su padre, enemistándose y enfrentándose contra él. Al hacerlo también se enemistó contra Dios. Qué cosa tan terrible es el que se enfrenta a su padre, ya que se enfrenta al Dios del Cielo, y a su padre en la tierra, y queda suspendido entre el Cielo y la tierra, sin tener amparo ni de Dios, nuestro Padre celestial, ni de la tierra, el padre terrenal. Todos los hijos que se rebelan así contra su padre es el mismo, una vida corta, porque está escrito:

“Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.” Ex 20.12

Sin apoyo arriba, ni sustento abajo, Absalón murió, solo y abandonado por los que creía que eran sus amigos. Sin descendientes, lo cual en aquellos tiempos era una terrible desgracia, y lo más importante, en el libro de Dios, su triste historia, llena de traición, decisiones erróneas y vergüenza queda como un aviso a todos los que quieren seguir sus pasos.

La falsa seguridad de salvación (jóvenes)

Uno de los grandes enemigos de la salvación es el engaño espiritual, la falsa seguridad de salvación, basada no en la fe en Jesucristo, sino en cualquier otra cosa. ¿Cómo identificarla y cómo salir de ese engaño?, ¿qué dice la Biblia sobre ella y cómo podemos basar nuestra vida cristiana en una fe real y bíblica?.

Si deseas escuchar únicamente el audio, y/o descargarlo, usa el reproductor más abajo:

enRedate, conclusiones del encuentro de líderes de jóvenes

IMG_4383

Recuperar antiguas amistades no tiene precio. Tampoco lo tiene ver lo que otros están haciendo en otros lugares de España en la obra juvenil, alguien quizás diria que estamos en un momento crucial, pero lo cierto es que cada momento es crucial, porque cada instante en la vida de un joven es trascendente.

Mis felicitaciones a los hermanos que organizaron el encuentro. Un 10 para la organización de EnRedate, por buscar un lugar increíble a un precio alucinante, y por hacerlo todo tan bien y estar tan pendientes de los detalles queno se echo de menos nada, a pesar de las dificultades que tuvieron manejando el tiempo y tantas personas con ganas de compartir.

Me encanto conocer a personas tan interesantes que están reflexionando que están teniendo el valor de iniciar nuevos caminos en la Obra, charlar con ellos y escucharlos fue asombroso y muy. Instructivo.

Había personas como David, de la antigua CIE, al que lo conocía hace mas de 10 años, y ahora es un hombre casado, sirviendo en su iglesia local. Volver a encontrarme con él realmente me alegro el día. Las charlas que tuvimos en los tiempos de comida me supieron a poco.

Los talleres fueron muy reveladores, me encantó el formato de las charlas, lo que llamábamos “foro”: una breve exposición seguida por varias preguntas, y un tiempo abierto donde cualquiera podía aportar con 1 minuto de tiempo para su participación, pero pudiendo repetir.
Veo varias necesidades en la obra juvenil hoy en día. Por un lado la necesidad de un mayor énfasis en el discipulado personal. Hacemos un buen trabajo en las reuniones de grandes, con alabanza, etc… Pero necesitamos emplear más tiempo en pocas personas, siguiendo el método que el Señor Jesus nos dio. Creo que pocos saben cómo empezar a practicarlo. Desde mi comprensión de la Biblia no hay otro camino, si te considerar un líder y no estas discipulando, estás desperdiciando tus fuerzas en algo que no te dará los frutos que quisieras ver, ya que no sigo las líneas del Maestro.

Por otro lado veo una gran necesidad de estudio Bíblico, de mensajes que se ciñan a la Palabra de Dios, que sean capaces de entenderla, explicarla, aplicarla, con fuego y pasión. Estoy muy agradecido por los ponentes y su capacidad de transmitir, realmente disfrute mucho del mensaje de Helder, pero tenemos que abundar mas en un tipo de predicación que es netamente bíblica y proféticamente relevante en los tiempos que vivimos.

El predicador debe ser un hombre de estudio, de lectura, y su principal libro debe ser la Biblia. Me encanto ver a los hermanos de GBU con las publicaciones de Andamio, para mí lo mejor a nivel evangélico, con otras editoriales como el Estandarte de la verdad y editorial Peregrino, entre otras.

Me quedo con ganas de más, pero sobre todo la necesidad de seguir reflexionando en todo lo que hemos hablado y en seguir construyendo redes de trabajo y apoyo ministerial que nos permitan ser más eficaces.

Pasaje al infierno

IMG_1302No, no es nada popular hablar del infierno hoy en día (¿cuando lo ha sido?). Y más cuando en fiestas como Halloween se trivialidad la crueldad, el asesinato, o las falsas bondades del Hades.

En el grupo de jóvenes hemos hecho algo muy especial, un particular pasaje del terror cuyo tema era el infierno. En grupos de 5, los jóvenes iban atravesando distintas salas donde eran testigos de los tormentos de personas que vivieron sin tener en cuenta a Dios. El cristiano carnal, la mujer que vivía para su belleza, o la profesional que lo dio todo por su carrera profesional. El recorrido termina en la “última sala” donde escuchaban un mensaje de 5 minutos sobre la victoria de Cristo sobre la muerte, el pecado y Satanás.

El objetivo no era aterrorizar, sino advertir del terrible peligro que es vivir sin Dios. Ni más ni menos que lo que pretendía el Señor Jesús, Quien habló mucho más del Infierno que de las bondades del Cielo.

Un poco de humor es bueno

 photo SeanMeme_zps55e16b06.jpg

Ahora estoy muy centrado en Tiempo de Valientes, un grupo de jóvenes de distintas iglesias. Cuando uno organiza algo es muy difícil motivar a que los jóvenes asistan, quizás un toque de humor puede ayudar. El “Meme” es para una salida de senderismo a una ruta en La Pedriza, en la Comunidad de Madrid.

En el contexto en el que vivimos, con unos medios de comunicación que han hecho que la capacidad de atención disminuya a niveles alarmantes, y con los hábitos de lectura por los sueles, tenemos que ser especialmente cuidadosos por ser fieles al mensaje del evangelio, sin que la pureza sea sinónimo de negligencia a la hora de comunicar con habilidad el mensaje. Alguien dijo que tenemos el mejor mensaje del mundo, pero que los cristianos no somos los mejores “comunicadores”.

Que nadie se escandalice: estamos comunicando algo muy importante, ¿es eso una excusa para descuidarnos o para pensar que es más espiritual no prestar atención a la hora de exponer el evangelio?. Ojo, no creo que en los excesos, frivolidades, o entretenimientos que licúan la Palabra, creo en la EXCELENCIA, y esa excelencia puede incluir el uso del humor de manera controlada.

 

Pero…. ¿qué has visto en la iglesia para volver a ella?

Una tarde de Sábado cualquiera. Un buen grupo de jóvenes escuchando un mensaje de la Palabra de Dios y un testimonio del poder transformador de Jesucristo. El predicador, un joven que pasó toda su juventud en la iglesia. Se apartó del Señor y de su iglesia, tocando fondo, pero el Señor tuvo un encuentro con él, lo restauró, y lo llevó a la iglesia de la que también se había alejado, lo que hace años le aburría, ahora le llenaba de gozo, lo que le asfixiaba, ahora era una fuente de vida.

Entre el público había una chica lo suficientemente valiente como para preguntar lo que quizás muchos no se atrevían a decir en voz alta. Ella comprendía eso de tener un encuentro con el Señor, pero lo que no le cabía en la cabeza era volver a la iglesia.

-Lo que no entiendo- preguntó- es ¿por qué volviste a la iglesia?.

El jóven predicador explicó que primero tuvo un encuentro con el Señor, y después pudo disfrutar de la vida de iglesia.

-Ya, pero… sigo sin entenderlo, ¿qué es lo que viste en la iglesia para quisieras volver a ella?.

Ante esa pregunta yo me quedé atónito. Entiendo perfectamente la pregunta. Tanto o más que ella. ¿Qué tiene que ofrecer la iglesia?, ¿largas oraciones, cultos interminables, censuras contínuas, actitudes poco cristianas de parte de algunos?.

Si te estás haciendo esa pregunta, hay varias cosas que debieras tener en cuenta.

1. Tu problema no es con la iglesia, es con Dios. Eso es lo primero que debes de arreglar. Le has dado la espalda a Dios y necesitas volver a casa, reconocer lo que has hecho, y hacer cuentas con Dios. Necesitas hablar con Él, y necesitas escucharle. Necesitas pedirle perdón, confiar en Él, y lanzarte a la aventura de conocerle. Eso es lo primero.

Quizás el problema es que has querido cambiar el orden: primero voy a reconciliarme con la iglesia y entonces, estaré bien con Dios. No. No es así.

Es a Dios a Quien has ofendido con tu pecado. Es Él Quien te ha creado, y Quien envió a su Hijo a este mundo para que tengas vida por medio de Él. La iglesia no tiene protagonismo en ese aspecto.

Algunos, pensando que su problema es con la iglesia van de una iglesia a otra, como el que prueba colchones en una tienda, intentando descubrir cual es el más cómodo. Y así pasan los años, en una continua mudanza, para más tarde descubrir que todas las iglesias albergan a alguien desagradable, o que simplemente la iglesia no está a la altura de sus expectativas (que es lo que diría un crítico gastronómico muy estirado visitando un restaurante). ¿Eres tú de esos?. Cuando te canses de buscar iglesias “cómodas” terminarás en tu casa, amargado, y dispuesto a contar todos los cotilleos que has ido acumulando a cualquier que se cruce en tu camino, pensando que eres muy espiritual porque has encontrado algo censurable en cada iglesia de tu ciudad, pero ignorando que vives de espaldas a Dios.

Tú problema, el problema de todos nosotros es con Dios, ni con la iglesia, ni con la música de la iglesia, ni con los pastores, ni con las genealogías de la Biblia. Sería mucho más útil que en tu habitación, a puerta cerrada, teléfono apagado, te pusieras de rodillas y le preguntaras a Dios: “Señor, ¿tú yo estamos bien?, porque hace tiempo que no hablo contigo….. háblame, Señor”. Y a continuación te dieras a la tarea de leer tu Biblia y conocer Quien es Dios y qué quiere de ti.

2. ¡Pero si ya soy creyente!, lo que pasa es que no me atrae mucho mi iglesia. Ok, quizás ya lo has hecho, confesaste tu pecado y has confiado en el Señor Jesús, no sólo como tu Salvador sino como tu dueño, con autoridad en tu vida. ¡Amas al Señor!, entiendes que has sido perdonado, pero aún así, hay algunas cosas de tu iglesia que no te entusiasman. No es tan extraño, a mí tampoco me entusiasman algunas cosas de la iglesia, si te soy sincero tampoco me entusiasman algunas cosas de mí mismo, de mis contradicciones, de mis caídas, de mi orgullo, de mi pereza, supongo que otras personas tienen que soportarme. La iglesia está llene de gente normal.

Dice Tim Keller en su fantástico libro: “La razón de Dios” que la iglesia es una comunidad de personas heridas por el pecado. No somos una comunidad de chicos guapos y perfectos, cada uno hemos venido a Jesús con nuestros problemas, y en ese sentido es posible que como comunidad la iglesia tenga algunas carencias.

Te propongo que mires a tu iglesia de una manera diferente. En lugar de mirarla como el que mira un cuadro, buscando defectos, observa a cada persona, individualmente. ¿Conoces su pasado?, aquel hermano que se enrolla tanto cuando ora perdió un hijo en un accidente de tráfico, sus heridas son grandes, pero ¡míralo!, su fe en el Señor lo mantiene fuerte. Esta hermana que no habla con nadie y que viste con ropas del siglo pasado es tan tímida que acercarse a una iglesia hubiera sido imposible para ella, pero ¡aquí está!, pese a su timidez. Cada hermano encierra una poderosa historia de transformación y encuentro con Dios, individualmente son un pequeño milagro, y cuando todos cantan juntos están reconociendo que Dios es poderoso para salvar, y ¡ellos son una buena muestra!.

3. He visto cosas terribles en mi iglesia, no quiero saber nada más de ninguna iglesia. Amigo/a, sé de lo que hablas. He sufrido dos dolorosas divisiones de iglesia siendo un recién convertido. Tengo amigos que me han sido testigos de creyentes diciendo tales cosas en una reunión de iglesia, que ni siquiera la gente “del mundo” diría. Un amigo me dijo que en una reunión de iglesia la situación se puso tan tensa que los jóvenes tuvieron que salir fuera, porque lo que escuchaban les estaba haciendo mucho daño. Cuando salieron fuera, uno de los vecinos les preguntó: “¿Qué pasa, se matan o no se matan?”.

Te podría contar una historia detrás de otra del comportamiento vergonzoso a algunos que se llaman hijos de Dios, seguro que tú también podrías contarme algunas historias semejantes. ¿Qué hacer cuando tienes recuerdos tan dolorosos, quizás de gente a la que admirabas?.

Por desgracia estas cosas no son nuevas, desde el principio del cristianismo hubo personas así (3 Jn 3.19), un fabricante de electrodomésticos la tenía tomada con el apóstol Pablo (2 Tm 4.4) y le había hecho algunas jugarretas. Así que: número 1: no te sorprendas de estas cosas.
Lo siguiente que debes de tener en cuenta es algo muy importante: ¿en Quien has puesto tu fe, en Jesucristo, el Hijo de Dios que murió en la cruz por tus pecados?, ¿o quizás has puesto en la cruz en grupo de creyentes muy majos, pero que un día te decepcionaron?. Jesucristo nunca me ha fallado. Policarpo, cristiano de quien se dice que era discípulo del apóstol Juan antes de ser quemado vivo le pidieron que negara a Jesús, a lo que él respondió:

“ “Durante ochenta y seis años he servido a Cristo, y nunca me ha hecho ningún mal. ¿Cómo quieres que reniegue de mi Dios y Salvador? Si lo que deseas es que jure por el César, he aquí mi respuesta: Soy cristiano.”

Piensa en eso: ser cristiano significa confiar en Dios, ¿te ha fallado Dios?, si la respuesta es no, ¿vas a alejarte de él por personas que llevando el nombre de cristianos le han desobedecido?.

También es posible que cometamos ese error tan grande que es meter a todo el mundo en el mismo saco. Es una forma de silogismo que razona de la siguiente manera: he visto a cristianos ser crueles con otros, por lo tanto, todos los cristianos son así.

El Señor me salvó cuando tenía 18 años, en el momento de escribir esto tengo 42 años y he conocido a muchos creyentes, personas con una fe y un valor increíbles, pero también he de decir que he conocido a unas pocas personas que han usado la iglesia para hacer realidad sus ambiciones. Lo cierto es que los que más ruido hacen son los menos, y aquellos que llevan vidas de fe, muchas veces son los más silenciosos.

Ten cuidado de idealizar a los creyentes, porque no vamos a tardar en decepcionarte, el mejor antídoto contra esto es ser realista, y no perder de vista al Señor Jesús, el único que no falla (Heb 12.2). El cristianismo es mucho más que un club de amigos, es vivir bajo los propósitos de Dios, teniendo una tarea vital. Nada nos puede distraer de vivir para Él, nada debe desanimarnos, ni nuestras caídas, ni las caídas de otros.

¡Asume el RETO!

Desafio photo Desafio_zps3297877c.jpg

Recuerdo cuando terminé de leer el libro autobiográfico de Simón Wiesenthal el impacto que sus palabras me produjero: “los estados totalitarios tienen siempre programas juveniles, mientras que en democracia no los hay”.

Como lector de libros sobre la 2ª guerra mundial me sorprende la gran astucia que los totalitaristas han tenido para reclutar jóvenes y motivarlos, dándoles una causa por la que morir (y vivir, aunque estos regímenes desprecian las vidas de los que están en sus filas).

Como cristiano me da produce una tristeza enorme ver que jóvenes que profesan la misma fe carezcan de propósito y pasión, precisamente cuando la juventud es la época más apasionada que existe.

A veces los que cuidamos de los jóvenes (pastores, maestros, responsables de jóvenes) cometemos el error de tratar a los jóvenes como enfermos. “Míralos, el mundo les tiene debilitados, sufren tentaciones, tienen dudas, vamos a darles charlas, a animarles, a subir su autoestima, a asegurarles que Dios les ama, a prometerles que son campeones de fe”.

Cuando lo que necesitan es un llamado a filas.

Necesitan ver el altar de la consagración, que implica darlo todo, necesitan conocer el coste del discipulado, que implica precisamente darlo todo, un compromiso total, inquebrantable. Pero necesitan ver, desde una perspectiva amplia, el alcance de la Gran Comisión, una meta que es más grande que uno mismo, más noble que cualquier otra empresa, más gloriosa que cualquier campaña militar.

Vivir como creyente en un mundo hostil al cristianismo, dispuesto a silenciarte es un reto. Vivir con el propósito de glorificar a Dios, en tu trabajo, en tu vida, y en la proclamación del Evangelio eterno supera nuestros sueños o metas más ambiciosos.

Pero en cambio a los jóvenes les ofrecemos diversión. Diversión y sentirse bien consigo mismos.

No veo al Señor Jesucristo obrando así. No se preocupa lo más mínimo por “adornar” el llamado. Lo llamativo de este supremo llamado no son las recompensas, las promesas o la compañía. El atractivo del llamada es Quien lo hace. Lo hace Él mismo, Jesús, ¿a quien seguiremos?. No hay otro.

En el retiro de este fin de semana pasado disfruté mucho de la compañía de tantos amigos que sienten el mismo llamado, y procuré, en la medida de mis torpes posibilidades, motivar a vivir así. Tenemos una campaña este verano que va más allá de los días de Agosto en que está convocada, implica tu vida entera.

En el retiro de este fin de semana pasado disfruté mucho de la compañía de tantos amigos que sienten el mismo llamado, y procuré, en la medida de mis torpes posibilidades, motivar a vivir así. Tenemos una campaña este verano que va más allá de los días de Agosto en que está convocada, implica tu vida entera.