Reflexiones personales

Hermandad para los veteranos de guerra

Sebastian Junger es un corresponsal que estuvo en el pelotón que defendió la base de Restrepo (popularizada en el documental de Netflix). En esta conmovedora charla Ted reflexiona sobre su experiencia en el frente y sobre las dificultades que los soldados tienen para reincorporarse a la vida civil tras haber vivido una experiencia como una guerra.

Os recomiendo encarecidamente que veáis la charla. En síntesis lo que Junger explica que es mucho más fuerte la experiencia de hermandad que el trauma de la guerra. La conexión que se produce entre soldados, el sentido de pertenencia, la unidad como resultado del sacrificio del bien de los demás por encima del bien propio. No hay nada semejante en la vida civil.

Los veteranos ven la amistad lejos del frente como algo interesado y superficial, nada parecido a los lazos que han experimentado en el frente, donde la muerte no tiene tanta importancia como fallarle al resto de camaradas.

El ser humano ha sido creado a semejanza de Dios y con el propósito de amar abnegadamente. Una vida egoísta se nos antoja vacía. El individualismo se nos antoja vacío. Es por eso que las sectas tienen ese poder, la capacidad de fascinarnos con dar la vida por una causa mayor en la compañía de otros compañeros de (armas, fe, servicio).

La hermandad espiritual entre hijos de Dios sólo es tan fuerte entre aquellos que vivimos la iglesia en la distancia más corta, desde el servicio a otros, y desde el servicio mutuo. Necesitamos esa clase de lazos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.