El secreto de la alegría

Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!

Una y otra vez tenemos que recordarnos a nosotros mismos que debemos ir a la fuente de todo gozo, que es Dios, para que nuestros corazones sean llenos.
Quizás por las mañanas te levantas temprano para buscar a Dios, y sin duda sales de tu encuentro con El muy refrescado y alegre, pero el día te ira alejando poco a poco de El. No te preocupes, acude a El a menudo, con frecuencia, vuelve la mirada y los pensamientos y gózate en El, disfruta de El, dale gracias por sus muchas bendiciones en tu vida. Acudamos a Dios con frecuencia, y seremos renovados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.