Que el pecado no te paralice

En la vida cristiana no puedes quedarte quieto: tienes que seguir hacia adelante. Da igual cuantas veces te caigas. Nuestro Dios es pura Gracia, perdón, redención. Y si algo nos enseña la redención es que el pecado no es una razón para autoexluirnos de Dios. Busca a Dios siempre.
Ocurre que cuando pecamos decidimos hacer caso a esa voz de acusación que dice que no somos dignos de Dios, que nos alejemos de Él. Cuando lo que necesitamos es lo contrario: acercarnos a Él. Sí, ensuciados por nuestro pecado, sí, vistiendo ropas viles, necesitamos ir a la presencia del Padre para recibir el abrazo del perdón y ropas limpias. ¿Has pecado? busca a Dios. ¿No te crees digno de su presencia? busca su presencia. La Gracia nos enseña que no, no somos dignos, pero Cristo fue hecho maldición para que nosotros podamos disfrutar esa comunión.
Que el Señor nos ayude.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *