One thought on “Cómo sobrevivir a la vida”

  1. Buenas tardes Julio.
    Estoy segura q todavía te acuerdas de mí, la hija de Concha, la mujer con más fe q he conocido. Una mujer bondadosa, amorosa, tierna, entregada, sencilla y de gran corazón que ama aquel Dios todopoderoso con una pasión que no se puede describir. Me refiero a ella en presente porque sé que está en su presencia. Disfrutando de aquello que con tanta fe me hablaba siempre y lo vivía en su corazón. Una mujer ejemplar.
    Me he decidido a escribirte, después de escuchar este mensaje esta mañana mientras iba a trabajar. Oigo desde hace un tiempo los mensajes De la Iglesia de Suanzes y otras, hoy me ha gustado de una manera especial tu predicación y quería compartirlo contigo.
    El año 2016, fue un año muy triste y lleno de pruebas, comenzó con las dolencias de mi madre, mi sufrimiento por estar lejos y no poderla cuidar. Mi hijo David un joven de 22años entonces, se hizo cargo de ella durante dos meses, para mí lo que hizo mi hijo nunca lo olvidaré. Eso me ayudó mucho y esos meses fueron de alivio para mí. Después de dos meses, por circunstancias no pudo seguir cuidando de ella y mi madre sufrió mucho por tener q estar en una residencia. Dios permitió meses de sufrimiento a mi madre, y a mí, que me he sentido muy mal y me he culpado de no haberla cuidado los últimos meses por vivir en Suiza. Dios nos dio un trabajo, lejos de ella, me he sentido mucho tiempo culpable y por circunstancias Dios me hizo entender q estaba con Alfonso y q era mi sitio. Al lado de mi marido.
    Se q he teñido mucha suerte de tener una madre como la mía y doy gracias a Dios por los años q me ha permitido disfrutar de ella. Ahora la echo mucho de menos. Eso es inevitable. Personas como ella dejan huella.
    El día 7 de diciembre, mi esposo sufrió un infarto. Dios estuvo con nosotros y en Suiza en menos de dos horas desde los primeros síntomas, le hicieron un cateterismo y pusieron un sten en su arteria. Su corazón está perfecto, gracias a la misericordia De Dios. Alfonso lo sabe y me lo dice. Sabe q Dios le ha salvado.
    Tu mensaje me ha servido para recordar q la pruebas son como el fuego, y que igual que el oro, así somos nosotros después de ellas, probados por fuego y brillamos después como el oro si entendemos lo q Dios nos dice.
    Acabo de salir del trabajo, y quería que supieras q hoy Dios te ha usado a través de este mensaje para hablarme al corazón.
    Gracias Dios. Abba padre!!!
    Un saludo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *