Gn 15.

 

-A la congregación: ¿Cuales son los temas que vemos en el texto?.

 

Idea central: Sosteniéndonos en las promesas.

 

En el mensaje de hoy vamos a aprender a:

1. Abrir nuestro corazón al Señor en oración y ser sinceron con Él.

2. A vivir sostenidos por las promesas de Dios incluso en tiempos de prueba.

3. A comprender cual es el pacto que ha hecho Dios con nosotros y cual es el contenido y símbolos de ese Nuevo Pacto.

 

 

Desarrollo del mensaje.

 

No temas. v.1.

-¿Cuantos creyentes tienen temor?, ¿cuantos han sentido temor en esta semana?. Abraham sentía temor. Pero Dios le habló para que tuviera consuelo en su promesa.

-"Yo soy tu escudo", ¿cual es tu escudo?, muchos se sienten protegidos os escudados en otras cosas, un sueldo, una pensión, un trabajo estable, un ejército, una buena salud, etc... Dios le dice que Él es su escudo. ¿Puedes encontrar seguridad en Dios y nada más que en Dios?. Dios nos pide que así sea.

-Hay recompensa en confiar y esperar solamente en Dios, "yo soy... tu galardón".

 

Abraham abre su corazón. Abriendo el corazón a Dios. v.2-3.

            Durante los últimos años cuando llamaba por teléfono a mi madre me limitaba a preguntarle cómo le iba e interesarme por ella. No había mucha conversación. Casi que la trataba como si estuviera haciendo consejería. Y eso no funcionaba. Me di cuenta que mi madre seguía siendo madre (aun teniendo yo treinta años). Entonces una noche que estaba agotado y hecho polvo, llamé a mi madre, había estado visitando a Antonio y consolando a Concha. Así que le conté mis penas, y mi madre se sintió tan feliz, se sintió útil, ¡estaba ejerciendo de madre!.

            -Con Dios ocurre igual, Él es Padre, y le gusta ejercer de Padre, así que cuando Abraham le dice: "Verás, lo del v.1 es bueno saberlo, pero es que no tengo hijo, y me va a heredar un esclavo por el camino que voy", Dios no se enfada, hasta le gusta que Abraham le abra el corazón.

-¿Cómo son nuestras oraciones?, ¿son ejercicios de retórica?, muchos de nosotros, más que orar predicamos. Eso no está bien. Les predicamos a otros, o nos predicamos, para eso está el tiempo libre.

            He visto y oído a hermanos/as orar CONTRA otros, no orar POR ellos. Y eso públicamente. Cosas como: "Señor, te pedimos por la hermana tal, que deje tener ese mal carácter" (o mundanalidad, o rencor, etc.... añade lo que quieras). Eso no es orar, eso es lanzar misiles.

-¿Y nuestras oraciones privadas?, ¿eres sincero con Dios?. ¿Le dices a Dios lo que te preocupa?. Algunos tienen temor de ser demasiado claros, duros, explícitos, que de que sus oraciones sean poco espirituales (por ejemplo, consideran poco espiritual pedirle a Dios una novia).

            ¡Desahógate con Dios!. Algunos se sorprenden cómo es posible que haya Salmos en los que se pide al Señor que "machaque", o extermine, o despeñe a los niños de su enemigo. ¡Gloria a Dios por esos Salmos!, sí, son barbaridades, pero al menos son sinceros, cuando uno es sincero con el Señor, el Señor te cambia (fíjate cómo terminan esos Salmos). Eso sí, si vas a decir barbaridades, se las dices al Señor en privado, no te excuses de ser demasiado sincero cuando lo que estás haciendo es poner verde a otros.

 

Sosteniéndonos por las promesas de Dios. v.4-5.

-Dios le da varias promesas a Abraham:

            un hijo (v.4).

            numerosa descendencia (v.5).

            protección (v.1).

            una buena muerte (v.15).

            la tierra de Canaán para su descendencia (v.18)

-Dios, en su soberanía y presciencia le da detalles a Abraham de lo que hará con él y su descendencia, le dice cosas como que su descendencia estará oprimida en tierra ajena (v.13) por cuatrocientos años, que juzgará a la nación que les oprime (v.14), que saldrán de ellos con gran riqueza (v.14).

-Todas las promesas de Dios para Abraham se cumplieron.

-¿Cuales son las promesas de Dios para nosotros?. ¿Puedes mencionar algunas de esas promesas? (Resurección, perdón, liberación de la Ira, recompensas en el Cielo, etc...). ¿Y cuales son las promesas de Dios para AHORA? (Él ha dicho que nunca nos abandonará ni nos dejará, y que no debemos preocuparnos por la comida o el vestido).

Confiando en las promesas cuando todo va mal. -El problema no es confiar en las promesas de Dios, sino confiar en ellas CUANDO TODO VA MAL, como era el caso de Abraham, todas las promesas dependían de ese hijo prometido (ni tierra, ni descendencia, ni siquiera buena muerte).

            -Dios echa mano de dos soluciónes:

            1)Recordarle lo que Él ha hecho en el pasado por Abraham (v.7) "Yo soy Jehová, que te saqué de Ur de los Caldeos...". ¿Qué ha hecho Dios por tí en el pasado?, si no te acuerdas es porque tienes mala memoria, piénsalo.

            2) Hacer pacto con Él. (v.9). El pacto consistía en una especie de contrato de la época (dividir varios animales, pasar por en medio, y comer cada uno su mitad). En este pacto Dios es una parte, y Dios. Algunos comentaristas dicen que el fuego consumidor (representación de Dios) consumió las dos partes de esos animales, representando que Dios cumple en su totalidad el pacto.

            ¿Cual es el pacto de Dios con nosotros, los creyentes en Jesucristo?. La sangre de Jesús y la Santa Cena. Lee Mt 26.27-28; Heb 8.6 (tenemos un pacto establecido sobre mejores promesas), v.10-12 (los términos del nuevo pacto, remisión de pecados, una nueva naturaleza), Heb 9.15-22 (habla del nuevo pacto, el v.17 dice que es válido con la muerte de Cristo, v.18 que es instituido con sangre, v.22 que esa sangre perdona los pecados).

            ¿Cuales son los símbolos de este nuevo pacto?. La Santa Cena. 1 Cor 11.23-30. Aquí se nos dice que: el pan y el vino representan el cuerpo y la sangre de Jesús por nuestros pecados. Que cada vez que los comemos anunciamos la muerte del Señor hasta Su venida (v.26) y lo hacemos en memoria de Él (v.24).

            Una de las cosas más sagradas para nosotros es la Santa Cena, la Santa Cena representa las cosas que nosotros más amamos y a la persona que más amamos. Nos recuerda el precio tan alto que se pagó por nuestra salvación.

            -Cuando miremos los símbolos tenemos que pensar que: la salvación es un hecho consumado (ha sido terminado y cumplido), el amor de Dios por nosotros, cómo debe ser nuestra vida después de haber recibido tal amor.

Una vida de fe. La vida de Abraham es una vida de fe, que consiste en: Dios le promete cosas a Abraham, y Abraham actúa en consecuencia a esas promesas. Dios le dice que se vaya de Ur que le va a dar tierra, Abraham se va de Ur.

            -Nosotros vivimos vidas de fe, ¿sabéis en qué libro del Nuevo Testamento se habla de Abraham?, en Romanos. Rm 1.17 "El justo por la fe vivirá". Rm 4.3 "Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia", el v.16 dice que Abraham es el padre de todos nosotros (los de la fe), el v.18 dice "él creyó en esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que se había dicho: Así será tu descendencia".

            -Vivir por fe no es decir: "¡Dios haz un milagro, que estoy dudando!", sino decir "Dios, me basta tu palabra". No es que cuando Dios interviene decir: "¡Dios es real!", y cuando no interviene o guarda silencia entrar en depresión, sigue siendo real, y nos apoyamos en las promesas de Su Palabra.

            -Vivir por fe es actuar basado en las promesas de Dios, no es: "voy a esperar que Dios me de una señal, y entonces actuaré", sino "como ya sé lo que dice Su Palabra, voy a actuar en obediencia a ella".

            -Vivimos en una generación mala y adúltera "que busca señal", y que deben aprender a contentarse con la señal de Jonás, que es la resurrección de Cristo.

 

            Algunos de nosotros pensamos, ¡qué fácil lo tuvo Abraham!, Dios le hablaba. Eso es un error. Dios le habló, pero pasaban años y Dios no decía nada, su cuerpo era más viejo, y cada vez era más difícil tener un hijo. Dios habló en pocas ocasiones en la vida de Abraham, y luego guardó silencio por decenas de años, ¿qué hacía Abraham?:

 

"se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, plenamente

convencido de que era poderoso para hacer todo lo que había

prometido". Rm 4.20.

 

 

-¿Como podemos confiar y apoyarnos en las promesas de Dios cuando todo va mal?, recordemos los dos puntos: 1-piensa en lo que Dios ha hecho por tí en el pasado, 2- piensa en el pacto que Dios ha hecho contigo, la sangre con la que fuiste comprado y las promesas que descansan en esa sangre.

 

 

© Julio Martínez. Iglesia cristiana Alfa y Omega. Madrid, España. http://www.estudios-biblicos.net.

Se autoriza la reproducción gratuita y difusión de este estudio, siempre que se cite su procedencia como se indica más arriba.

 

 

http://www.estudios-biblicos.net