Jn 18.1-11.

 

TITULO: UN ACTO DE ENTREGA VOLUNTARIA.

 

TEMA: El propósito de las pruebas. La obediencia de Jesús. Jesús entrega su vida. La entrega voluntaria.

 

VERS. CLAVE: 4. “Sabiendo todas las cosas que le habían de sobrevenir”.

 

Intro: Jesús es el grano de trigo, Él ofreció Su vida voluntariamente, no se la quitaron, “tengo poder para ponerla y para volverla a tomar”.

 

            De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.Jn 12.24.

            Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.Jn 10.17-18.

 

-Jesús como el grano de trigo: la imagen que usa Jesús es la más adecuada, el grano de trigo tiene dentro de sí mucha vida, pero para liberar esa vida, su propia vida tiene que morir, el grano tiene que caer en tierra, partirse, y brotar. Jesús hizo igual, tuvo que morir, ser enterrado, y entonces en Su resurrección nos trajo vida.

-El cristianismo no es asunto de religión sino de vida. Muchos creen que el cristianismo es como otras religiones, pides la membresía, te “apuntan” o te bautizan, y ya eres de esa religión. Falso. El cristianismo es asunto de vida, necesitas recibir la vida divina, para que acabe tu vida humana manchada por el pecado y llena de metas propias.

-Nadie le quitó la vida a Jesús. Jesús fue apresado, crucificado, le clavaron una lanza, etc… pero no le quitaron la vida. Primero, Él se ofreció a sus captores, la traición de Judas no le pilló por sorpresa, y Él puso su propia vida humana, no se la quitaron. En Jn 10 leemos que “Nadie me la quita…”, Él la ofreció, no se la arrebataron.

            Un comentarista señala Jn 19.30Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.” Hizo al revés que todo el mundo: primero expiran y luego dejan caer la cabeza, Él primero inclinó la cabeza, y luego entregó el espíritu.

 

Idea central: Jesús hizo un acto de entrega voluntaria, no fue obligado, sino voluntariamente a la cruz, ¿obedecemos voluntariamente a Dios, o presionados por otras personas o circunstancias?.

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Una misión terminada. Vs.1-4.

v.1-3. Era el momento adecuado, Jesús había cumplido su misión con sus discípulos, e incluso había terminado orando por ellos, estaba preparado para la prueba, y los había preparado, dejándoles instrucciones.

            Jn 17.3 “Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese.

 

v.4. Él se anticipa a los que le buscan, mostrando que su entrega era voluntaria, no de sorpresa. Desde antes de la fundación del mundo se había ofrecido para ser nuestro cordero pascual.

            Sacrificio y ofrenda no te agrada; Has abierto mis oídos; Holocausto y expiación no has demandado. Entonces dije: He aquí, vengo; En el rollo del libro está escrito de mí; El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado Y tu ley está en medio de mi corazón.Sal 40.6

 

-Muchos de nosotros nos resistimos a hacer la voluntad de Dios, a servirle de corazón, y muchas veces nuestro servicio a Él es por obligación (porque nos lo piden o porque la situación nos empuja a hacerlo).

-De Jesús aprendemos que necesitamos un corazón dispuesto a Dios, preparado para obedecerle, para ver en qué le podemos servir.

 

Dios mismo entregado. Vs. 5-6.

v.5-6. ¿Casualidad?. Jesús se muestra a ellos como el “Yo soy” de Ex 3.14 Cuando lo dice caen en tierra, impresionados, sin duda, por la majestad del Creador. Se menciona brevemente que Judas estaba allí oyéndolo. Esto es importante, la entrega de Judas era una traición, Jesús dice de él “más la valiera a ese hombre no haber nacido”, y lo llama hijo de perdición (como al anticristo).

            -Habrá un momento en que toda la humanidad “caerá” ante el Hijo de Dios, dice:

 

            Por mí mismo hice juramento, de mi boca salió palabra en justicia, y no será revocada: Que a mí se doblará toda rodilla, y jurará toda lenguaIs 45.23

            Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.Fil 2.9-11.

           

- ¿Puedes ser cristiano y negar la divinidad de Jesús?. No. Negar la divinidad de Jesús es negar a Jesús, tú no puedes decir “soy cristiano”, o “creo en Jesús” si no crees que Él es Dios, como ya dejó claro. La gente que rechaza a Jesús es la que rechaza que Él es Dios encarnado y que como Dios tiene plenos derechos y toda la autoridad.

-¡Mirad qué crimen tan horrendo se cometió con Jesús!, imaginemos que el Rey de Arabia Saudí nos manda a su hijo como embajador y nosotros lo matamos después de torturarle. Tomaría represalias contra toda España por ese crimen. Jesús vino de Dios, y nosotros lo rechazamos, la humanidad se ha puesto en una situación de oposición a Él, de declaración de guerra.

-Han pasado miles de años desde entonces, pero el crimen es el mismo, hay una oportunidad, el arrepentimiento de pecados y la fe en Jesucristo, o estás contra Cristo, o estás de su lado (Mt 12.30).

 

La confianza de Jesús en medio del temor. Vs.7-11.

v.7-9. Este suceso se repite, Jesús vuelve a salirles al paso, no sólo no se oculta, sino que se ofrece a ellos (recordad que era una multitud bien armada y dispuesta a repartir golpes). Además, pide que dejen ir a los discípulos, ahí vemos el cuidado de Jesús y el propósito profético cumplido.

            -Jesús enfrenta las consecuencias de obedecer a Dios aferrándose sólo a Dios, no se apoya en los discípulos, sino que los protege.

 

Porque perros me han rodeado; Me ha cercado cuadrilla de malignos” Sal 22.16

Mas tú, Jehová, no te alejes; Fortaleza mía, apresúrate a socorrerme. Libra de la espada mi alma, Del poder del perro mi vida.” V.19-20.

 

-En este texto del Salmo 22 vemos una profecía cumplida, y se pueden ver las emociones y sentimientos de Jesús en esos momentos, como humano, tendría miedo, pero también gran confianza en Dios (lo vemos en los vs.19-20). En esos momentos, Jesús oraba, declarando su confianza en Su Padre celestial.

-¿Qué podemos aprender de Jesús al ver su forma de reaccionar ante el temor y la amenaza?:

Ø      Es normal sentir temor y terror, pero no deben estos dominarnos, sino la confianza en nuestro Padre celestial.

Ø      La confianza es el reconocimiento de la soberanía de Dios y Su control sobre Su creación, “En el temor de Jehová está la fuerte confianza” Pr 14.26.

Ø      Es pecado temer más a los hombres que a Dios: “¿Quién eres tú para que tengas temor del hombre, que es mortal, y del hijo de hombre, que es como heno?Is 45.12.

 

v.10-11. Pedro saca la espada y corta la oreja de Malco. Jesús le reprende. Su Reino no es de este mundo, no se implanta por fuerza, sino por la convicción del Espíritu Santo, sus discípulos no tienen que hacer uso de la violencia.

            -A veces cuando nos sentimos amenazados reaccionamos con violencia, seguramente el acto de Pedro no era sólo de ira, sino de temor. Tengamos cuidado, porque bajo el temor, podemos pecar en nuestras reacciones.

            -El propósito de las pruebas. Hay más, Jesús tenía que cumplir con la voluntad de Dios en su vida, era la Copa que el Padre le había dado para beber. Había venido a esto, no era la primera vez que Pedro intentaba disuadir a Jesús.

            ¿Somos capaces de ver el propósito de las pruebas?. La prueba de Jesús tenía un propósito, además Jesús tenía conocimiento de este. Nunca son estériles.

            -Venciendo la prueba al considerar su propósito. Dios usa las pruebas para nuestra bendición, no son estériles, traen fruto “apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados” (Heb 12.11). Jesús tenía grandes pruebas que enfrentar, pero dice la Escritura:

            el cual, por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de DiosHeb 12.2.

            -Jesús consideró el gozo que vendría como fruto de su sufrimiento, era el gozo de dar a luz muchos hijos (recordad que cuando resucita va a los apóstoles le dice: “Hijitos, ¿tenéis algo de comer?” Jn 21.5).

 

Repaso:

 

-Jesús murió como el grano de trigo, vino a darnos su vida.

-El cristianismo no es asunto de religión, sino de vida.

-Nadie le quitó la vida a Jesús, Él la ofreció voluntariamente.

-Debemos tener un corazón dispuesto a obedecer a Dios, siguiendo el ejemplo de Jesús, que se anticipó a los que iban a apresarlo.

-Debemos considerar que Jesús es el YO SOY (Dios mismo) para valorar el alcance de Su sacrificio.

-Jesús confió en Su Padre, a pesar del temor humano y las amenazas de quienes lo rodeaban.

 

 

 

Se autoriza la copia y difusión siempre y cuando se cite su origen: “Tomado de http://personales.ya.com/estudios/, escrito por el pastor Julio Martínez, Iglesia cristiana Alfa y Omega, Madrid, España”.

 

 

Volver al menú principal