Jn 21.1-14.

Renovando el LLAMAMIENTO.

 

Idea central:

1) El Señor nos ha LLAMADO a ser sus testigos y a seguirle, ¿hemos olvidado ese llamado?.

2) El Señor quiere restaurarnos y ponernos a Su servicio, aún cuando hallamos perdido la visión y abandonado el llamado a ser sus testigos.

 

Intro: Los apóstoles han pasado de estar escondido, temerosos de perder la vida de manos de los que crucificaron a Jesús, han vuelto a sus trabajos seculares. Jesús se les ha aparecido ya dos veces, pero se ve que no es suficiente. Ellos han vuelto (casi) a la condición que tenían antes de conocerle.

            El Señor Jesús vuelve a ellos, como la primera vez, y vuelve a enseñarles que Él está al control y que Él es Quien comisiona.

            ¿Cómo salir de una situación de apatía espiritual?. Necesitas volver al principio, a las primeras cosas, a orar las mismas oraciones y leer las mismas cosas, a buscar al Señor como le buscabas al principio, a leer los mismos libros y andar los mismos pasos que andaste.

           

 

 

0. Les sale al encuentro. Como les salió al principio (“Venid en pos de mí” Mt 4.18; Lc 5.1-11).

 

1. Les muestra su incapacidad.  Ellos no pescan nada. Un fracaso que les vuelve al Señor.

                v.5. ¿Tenéis algo de comer?.

                v.3. …y aquella noche no pescaron nada.

 

2. Les muestra su poder y deidad. Muestra su divinidad y provisión para el ministerio.

                Una gran pesca.

 

3. Tiene comunión con ellos. Les prepara un desayuno. Es un nuevo comienzo.

 

 

0. Les sale al encuentro.

 

            Ellos habían vuelto a su actividad de antes de conocer al Señor. Habían vuelto al punto de partida de antes de conocer al Señor.

            Recordemos el pasado, cuando ellos estaban faenando y Jesús les sale al encuentro:

            Mt 4.18 y Lc 5.3-11.

            Sabiendo esto, ¿cómo se sentirían?. Jesús le dijo a Pedro que iba a cambiar de profesión, que iba a ser un pescador de hombres, los preparó y discipuló para esta obra, así que después de salir de Jerusalén y volver a Galilea, otra vez el Señor Jesús va en busca de ellos.

 

1. Les muestra su incapacidad.

 

“Voy a pescar” (v.3).

            Pedro seguía siendo en lo natural un líder fuerte. Además, tenía el apoyo de sus amigos. También vemos un problema en él, una excesiva confianza en sí mismo, independiente del Señor. Parece que no ha aprendido la lección, dijo que jamás negaría al Señor, que pondría su vida por Él….

            En el v.18 el Señor le dice: “Cuando eras jóven, te ceñías y andabas por donde querías; mas cuando seas viejo, extenderás tus manos, y te ceñirá otro, y te llevará a donde no quieras”. Ese es el paso de la madurez, someterse al Señor, aún cuando no le gusta lo que pide.

            Hay un peligro grave en la obra del Señor, y son los personalismos, un amor excesivo a tus propias opiniones, el deseo de salirnos con la nuestra siempre. Lo fundamental es que aprendamos a someternos los unos a otros, y a obedecer. (El caso del letrero, “como le tengas que pedir opinión a cada uno de la iglesia sobre cómo quiere que sea el letrero, al final, no pondremos un letrero”). ¿Sabéis cual es una buena forma de cargarnos cualquier cosa que se organice?, comenzar a opinar de todo, por ejemplo, “vamos a salir a evangelizar el martes por la tarde”, y alguien dice “¿por qué no el miércoles?”, ok, este miércoles, y luego dice “este miércoles no puedo, ¿por qué no la semana que viene?”. Así podemos estar toda la vida.

            Cuando amas mucho tu propia opinión entonces todo te resulta criticable, todo tiene pegas. Lo correcto es pensar, “Así que, sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación.” (Rm 14.17), ¿esto que vamos a hacer es bíblico?, ¿es la voluntad del Señor?, ¿mi objeción contribuye a la paz y mutua edificación, o por el contrario causará disensiones entre nosotros?.

            Cuando amamos mucho nuestra propia opinión, nos pasa como a Pedro, solemos estrellarnos, y el Señor nos corrige.

 

“Y aquella noche no pescaron nada” (v.3).

            Fracaso. Es una luz roja que debemos entender bien, porque el Señor la va a aprovechar para enseñarnos muchas cosas. Nos enseña cosas en cuanto a nosotros, lo débil que es nuestra carne, y lo fuerte que es Él.

            La noche era un buen momento para pescar, y el mar de Galilea estaba lleno de peces, sin embargo, no pescaron nada.

 

“¿Tenéis algo que comer?” (v.5).

            Fue una pregunta con intención, ¿por qué pregunta eso el Señor Jesús?. Él no necesitaba comida (estaba en un cuerpo de resurrección, que no necesita comer). Lo dice por ellos, los enfrenta con su fracaso, y les hace recordar el primer llamamiento.

 

2. Les muestra su poder y deidad.

 

“Echad la red a la derecha y hallaréis” (v.6).

            La mañana no era un tiempo apropiado para la pesca, pero es en la mañana cuando el Señor Jesús les sale al encuentro.

            Recordemos que en Lc 5.3-11 Pedro había estado pescando toda la noche y Jesús viene a Él en la mañana, Jesús pidió a Pedro que echara sus redes y pescaron peces para llenar dos barcas. Ellos dejaron las redes y siguieron a Jesús.

 

            1)Jesús les renueva el llamamiento. Los llamó una primera vez a seguirle.

            ¿Cuál es el llamamiento de la Iglesia?. Es un llamamiento a pescar hombres, a echar nuestras redes.

            ¿Hemos perdido nuestra visión y llamado a pescar?, ¿necesitamos que el Señor Jesús nos lo recuerde?. Necesitamos renovar el llamado.

            ¿Qué pasará cuando crezcamos tanto que tengamos que buscar un nuevo local?, vamos a tener muchas necesidades, necesitaremos más profesores de Escuela Dominical, diáconos, personas en mantenimiento, células, clases de nuevos creyentes, etc… ¿estaremos tan ocupados que descuidaremos el llamamiento? (eso es un peligro que nos puede ocurrir ahora, olvidar el llamado a predicar el evangelio).

            ¿Cuál es tu función en la Gran Comisión?.

            No todos valemos para testificar en la calle, o para organizar un grupo de estudios evangelísticos, pero tienes tu parte. Por ejemplo, puedes orar. Puedes ofrendar. Puedes y debes estar preparado y estudiar. Puedes dar tu testimonio. Puedes llevar a alguien en coche para que se acerque a las reuniones. Puedes preparar una merienda en un acto evangelístico.

 

            Ilustr: Una iglesia que estuvo planificando demasiado un puesto de libros en una plaza y nunca llegó a ponerlo.

            Lo que importa es la disposición: una hermana (nueva en la fe), pero que ama mucho al Señor ha organizado en su casa una reunión de estudio bíblico y oración (¡sin la ayuda de ancianos!).

            2)Bajo la dirección del Señor hay gran cosecha.

            ¿Por qué el Señor les pide que echen sus redes hacia la derecha?. Podían habérselo preguntado al Señor, pero no se trataba de eso, sino de obedecer las indicaciones del Señor.

            Hay muchas excusas para no evangelizar, para no obedecer el llamado del Señor a seguirle: LA GENTE NO TIENE INTERÉS, ESTE BARRIO ES MUY DURO.

            ¡Falso!. Jesús dice: “mirad los campos, que están blancos para la siega” y “la mies es mucha, pero los obreros son pocos”.

            Hay mucha gente que está anhelando que alguien les hable de las buenas nuevas de Jesucristo, hay creyentes que no saben en dónde reunirse. Si no trabajamos nunca veremos fruto.

            3)El Señor les muestra que no les faltará nada.

            v.9 “Al descender a tierra, vieron brasas puestas, y un pez encima de ellas, y pan”.

            El Señor les dijo que siempre estaría con ellos, y que el Padre alimentaba a los pajarillos y vestía a los lirios, también cuidaría de ellos. Cuando los apóstoles estuvieron con el Señor Jesús no les faltó nada (fue cuando volvieron a pescar cuando les faltó).

            ¿Tenéis temor a las finanzas?. Yo un poco…. No…. Bastante. Pero el Señor nos dice aquí “tú ocúpate de hacer la obra, yo me ocupo de los fondos”.

            ¿Qué nos pide el Señor?, el Señor nos pide que pongamos nuestra confianza en Él, que nos entreguemos del todo a él. Algunos dejaron su trabajo para ocupar todo su tiempo en la obra del Señor, y a otros Dios les da la gracia de dar con liberalidad, todos contribuimos a esta obra.

            (A veces pienso que estaría bien que tuviéramos otro obrero, que nos hace falta, luego pienso que pensar eso es una locura, pero si Dios quiere Él proveerá).

           

 

 

 

 

3. Tiene comunión con ellos.

            “Venid, comed” (v.12).

            Necesitamos reposo en lo espiritual, y pasar tiempo con el Señor. Si queremos llenar Hortaleza con el evangelio, primero nosotros debemos ser llenos del Señor.

            Es fundamental la comunión espiritual, me pregunto cuantos de nosotros tenemos cada día esa comunión.

            Es fundamental hacer esta obra en completa dependencia del Señor (Jn 15.5), el fracaso es seguro cuando aún tiene muchos dones y una gran cultura, no dependes del Señor, en cambio, aunque seas ignorante, inexperto, pero dependes del Señor, Él va a usarte muy poderosamente.

            ¿Cómo podemos llevar esto a la práctica?. 1º Cada uno de nosotros debe pasar tiempo con el Señor, cada día. 2º Debemos orar unos por otros y buscar la dirección del Señor. 3º Cada cosa que hagamos, cada actividad, debemos presentarla al Señor y expresarle nuestra necesidad de Él. 4º Debemos orar por los pastores.

 

 

Para reflexionar:

 

-¿Qué importancia le das en tu vida al llamado del Señor a ser su testigo?.

-¿Qué tendrías que hacer para recuperar la visión y el celo por ser testigo de Jesucristo?.

-¿Cómo puedes contribuir a la labor de tu iglesia en la Gran Comisión?.

 

 

            Volver a la página de inicio ----------- http://www.estudios-biblicos.net

 

Julio Martínez.

Iglesia cristiana evangélica Alfa y Omega.

julio@estudios-biblicos.net

 

 

Se autoriza la copia y difusión de este estudio siempre y cuando se cite su procedencia, no se modifique, y sea distribuido gratuita y libremente.