Jn 8.12-20. LA LUZ DEL MUNDO.

 

Idea central: Jesús es Dios manifestado, expone nuestro pecado, nos permite conocer mejor a Dios, amemos la comunión con Dios y dejemos que su luz nos examine.

 

Ilustr. Una noche fui de verano, en casa de mi madre, fui a la cocina a beber agua, iba sin gafas, no veía nada, pero sentí algo raro (iba descalzo a la cocina, era muy tarde), encendí la luz y vi manchas que se movían, al ponerme las gafas vi decenas de cucarachas corriendo por el pasillo. Al ver la luz huyeron despavoridas. Los seres humanos nos comportamos así cuando la luz de Dios entra en nuestras vidas, huimos porque preferimos el pecado. Pero una vez que somos tocados por esa luz, las cosas no son más igual.

 

1. La luz del mundo. V.13.

 

Lugar en el que se hace esta afirmación. Jesús dice estas palabras en el lugar de las ofrendas, en ese lugar se encendían unas lámparas que representaban la columna de fuego que guiaba a Israel por el desierto. Esta luz representa la presencia y la protección de Dios, así como su guía.

¿Qué es la luz?. Veamos qué es lo que la Escritura dice acerca de la luz y lo que esta representa:

Jn 1.9. “Aquella luz verdadera que alumbra a todo hombre venía a este mundo”--- se refiere a la encarnación.

Jn 3.19. “Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz”--- la luz es la santidad de Dios que expone nuestra verdadera condición pecaminosa.

Jn 9.5. “Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo”.--- Es otra referencia a la encarnación y el breve tiempo que Jesús iba a estar entre los judíos.

1 Jn 1.5. “Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en Él”.--- Santidad de Dios, en el contexto del pecado.

Resumiendo. La luz es 1) Dios revelado en su encarnación. 2) Dios manifestado en su santidad. 3) Dios irrumpiendo en la vida del hombre.

-Cuando Dios entra en este mundo, los hombres reaccionamos huyendo, huyendo avergonzados, prefiriendo la oscuridad de la ignorancia para no ser acusados por nuestros pecados. (Ilustr. Un hno. Predicando el evangelio dice a los niños: “¿queréis que os diga cómo podéis recibir el perdón de vuestros pecados?, ¿seguro que lo queréis saber?, porque cuando os lo diga ya seréis responsables delante de Dios”. Hubo un niño que dijo: “¡Noooo!”).

Oscuridad espiritual. El ser humano está en una condición de oscuridad total. La luz y la oscuridad es un tema que se repite en Juan, la oscuridad representa: EL PECADO, LA IGNORANCIA y LA INDIFERENCIA.

-En el fondo, el motivo por el que la gente no cree no es intelectual, es el pecado, el necio (en los Salmos es la figura del ateo), no cree en Dios porque sabe que reconocer a Dios implica tener que dar cuentas[1] de su vida a alguien más, y no está dispuesto a ello.

-El engaño. Los seres humanos viven en engaño[2], se engañan a sí mismos, se engañan unos a otros, y son engañados por las religiones. Es una oscuridad espiritual que no les permite conocer a Dios, ni la naturaleza[3] de sus males.

-En el contexto más inmediato. Los judíos pensaban que tenían mucha luz[4], tenían a los rabinos, tenían a los escribas, ¡tenían a Moisés!, ¡tenían la Ley y los profetas!, sin embargo la Biblia nos dice que:

            a.” Pero el entendimiento de ellos se embotó; porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo no descubierto, el cual por Cristo es quitado. 15Y aun hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo está puesto sobre el corazón de ellos. 16Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará.”2 Co 3.14-16.

            -Cuando recibimos al Señor ese velo se quita de nuestro corazón y comenzamos a comprender el AT, pero sobre todo comenzamos a ver a Cristo por todo el AT.

            b.Comparativamente la luz que Cristo trajo al mundo[5], es muy superior a la de Moisés. Cristo es la revelación de Dios, los profetas que han venido a este mundo han hablado de Dios, Cristo ha MANIFESTADO a Dios, Él es la imagen del Dios invisible (Col 1.15), Dios ha hablado EN el Hijo (Heb 1).

-Aplicación: El pecado en la vida del creyente trae oscuridad, dificulta la comunión con Dios, enturbia su discernimiento espiritual, lo embota, pierde la sensibilidad al pecado, pierde la dirección de Dios y se interrumpe esa comunión. El pecado tiene sus consecuencias, tomémoslo en serio.

Un solo camino. Al hombre natural le resulta repulsivo que haya un solo camino a Dios[6], es un hombre pluralista, respetuoso hasta un extremo de relativizar la verdad, no está interesado en la verdad[7], prefiere crearla a su antojo, esta es la moderna idolatría, no hacerse un ídolo a tu imagen y semejanza, sino hacerte un Jesús, una religión a tu gusto, religión a la carta.

-¿Sólo hay luz por medio de Jesús?, ¿qué ocurre con la Creación?, lo que Romanos 1 está defendiendo es que hay “algunas” cosas que se pueden conocer de Dios por medio de la creación, pero otras es imposible conocer de Dios (como el plan de salvación, la redención), lo que Romanos está diciendo es que NO TENEMOS EXCUSA, pues pudiendo tener evidencias de la existencia de Dios por medio de la creación, ni aun así buscamos a Dios (Rm 1.20: las cosas invisibles de él... se hacen claramente visibles... de modo que no tienen excusa... pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias”).

-Podemos encontrar cosas útiles en otras religiones[8], es interesante el monoteísmo del Islam, pero en ninguna de ellas podemos encontrar la verdad que libera, todas apuntan hacia el hombre como la fuente de salvación, hacia su propia justicia.

Comprensión de la historia. Seguramente los judíos no entendían nada acerca de las cosas que estaban ocurriendo, el porqué de la ocupación romana[9], el porqué del silencio profético.

-Cuando conoces a Cristo puedes comprender la historia desde una perspectiva global que abarca mucho más que unos años, sino la eternidad pasada, el futuro. Cristo es el centro de la historia.

Luz personal. En mi experiencia iba a la deriva sin Cristo. Buscaba en las religiones, era como alimentarme de pompas de jabón. Miré el libro de mormón, estudié Atalayas, el catecismo y la doctrina de la I. De Roma. Cuando Cristo vino a mi vida, dejé de buscar, se calmó mi sed, llegó el reposo.

-El ser humano en su pecado está perdido, insatisfecho[10]. Se labra su propia desgracia, y ama más las tinieblas que la luz “porque sus obras son malas” (Jn 3.19).

-Encontramos un poco frustrante explicar el evangelio a los que no creen, les hablamos del pecado, y se rien, les hablamos de la condenación y piensan “Dios es muy injusto”, les hablamos de la cruz y dicen “qué barbaridad”, les hablamos de la justificación y exclamán “demasiado fácil”.

-Pero cuando reciben a Cristo reciben la luz, y todo lo que antes sonaba a extravagancia y necedad, ahora tiene sentido. Pintan la fe como un salto al vacío, nada más lejos, los cristianos no hablamos de cosas ilógicas, sino de misterios, muchas cosas se pueden razonar, presentamos evidencias (como Pablo que daba testimonio de la resurrección y demostraba por medio del AT las profecías cumplidas). Pero la verdadera comprensión es algo espiritual.

-¿Qué nuevo entendimiento trae Cristo a nuestra experiencia?:

a. ¿Quién soy yo?. Comprendemos, por la Palabra de Dios que somos pecadores, que hemos sido creados por Dios, que somos amados, y que una parte de nosotros es espiritual, esto quiere decir que podemos relacionarnos con Dios.

b. ¿Existe Dios?, ¿cómo es Él?. Podemos saber que sí, que es un Dios personal, moral, justo, bondadoso. Es transcendente (muy superior a nosotros, complejo, inabarcable), pero a la vez se ha hecho cercano y hasta cierto punto comprensible por medio de la Encarnación.

c. ¿Tiene la vida propósito?. Sí. Dios quiere que le conozcas, que le ames, que formes parte de sus planes para este mundo, que estés a su servicio. Quiere que experimentes a Dios y que conocerle sepas que es una experiencia diaria de fe y compromiso. Dice Ec 12.13 “El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre.”.

c. ¿Cómo puedo conocer a Dios?. Lo primero que tienes que entender es que Dios vino a este mundo, se hizo hombre, murió en la cruz por nuestros pecados, y que todo aquel que se entrega a Él, como único y suficiente salvador en un sencillo acto de fe, entra en contacto con el Dios vivo.

El rechazo de Dios. ¡Qué cosa tan seria es rechazar, ignorar, o dejar pasar de largo a Jesús!. Es irse de cabeza a la oscuridad.

-Dice Pr 4.19 “El camino de los impíos es como la oscuridad;No saben en qué tropiezan.”. Un joven en una familia muy malvada al leer estas palabras comprendió al momento que eran verdad. Leed Pr 19.3 “La insensatez del hombre tuerce su camino,Y luego contra Jehová se irrita su corazón.”.

-El estado del hombre sin luz es como el de un ciego que echa a correr en medio del tráfico. Es peligroso, se hace daño, pero no entiende con qué.

-Rechazar a Jesús es rechazar la luz de Dios: “Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.Jn 3.19.

-No hay salvación fuera de Jesús, todo lo que Dios podía hacer para salvar al hombre lo ha hecho ya, y está cumplido en Jesús, no busquemos otras fórmulas.

Hay más luz para los creyentes. El creyente que anda cerca de Jesús va aumentando su comprensión y la luz que recibe de Dios.  Dice “el que me sigue”, aquellos que seguimos a Jesús tenemos garantizada la luz de Dios en nuestras vidas.

            Pr 4.18 “Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora,Que va en aumento hasta que el día es perfecto.”.

-La obediencia y la comunión continua con el Señor nos traen la guia de Dios en nuestras vidas.

 

Aplicaciones.

 

Evangelización. Tenemos un gran privilegio: conocer a Jesús. Esto nos hace responsables. No valen las excusas. En este tesoro que tenemos está la salvación del mundo, ¿no vamos a compartirlo?. Imagínate que tuvieras en tus manos la fórmula de un medicamento que cura el cancer, ¿no lo darías a conocer?.

-Tenemos que orar que el Espíritu Santo nos haga sensibles a las necesidad espiritual que tienen las personas que no conocen a Cristo.

Guía diaria. Nos enfrentamos continuamente a muchas decisiones, algunas muy difíciles, ¿cómo saber cual es la correcta?. El Señor ha prometido que aquellos que le siguen tendrán la luz de la vida, nuestra preocupación tiene que ser obedecer lo que ya sabemos, seguirle, en la medida que vamos desarrollando la obediencia en nosotros, vamos viendo con más claridad cual es la voluntad de Dios.

 

2. Dudas sobre Jesús. V.13-20.

 

            ¿Quién es Jesús?, ¿un buen maestro?, ¿un revolucionario?, ¿un reformador?, ¿el fundador de una nueva religión?. Muchos están confusos, entre millones de budistas, más de 1000 millones de musulmanes, ateos, otras religiones, la figura de Jesús parece bastante anónima, pero eso es porque no prestamos atención a sus AFIRMACIONES.

Evidencias y respuestas a nuestras preguntas. Imaginaros que Jesús hubiera dicho: “¿cómo que mi testimonio no es verdadero?, tenéis que aceptarlo por fe, lo digo yo y basta”. Pero no hace eso, les da una respuesta razonada, les dice: 1. su testimonio es verdadero porque Él viene de Dios (v.14). 2. su testimonio es la suma del testimonio del Padre y del suyo propio (16). 3. El Padre había dado testimonio de Él en otras ocasiones así como por medio de las señales milagrosas que Él hacía(18).

-A veces somos un poco perezosos a la hora de buscar respuestas a preguntas que otros nos hacen o que nosotros nos hacemos, nos guardamos esas preguntas.

-Dios ha provisto una serie de evidencias que nos permiten comprobar que Cristo no vino a este mundo sin acreditación, venía con el respaldo de Dios, de las profecías, etc...

-La semana pasada un hermano y yo le estábamos dando testimonio a su cuñado y su hermana, el cuñado nos dijo que estaba demostrado que Jesús nunca había existido, que en la TV encontraron la tumba de Jesús (lo he visto), ¿cómo responderías?.

-Hay muchas fuentes de evidencia:

1.      documentos históricos escritos por testigos oculares y personas que recopilaron esos testimonios.

2.      documentos históricos de personas ajenas al cristianismo, que hablan de la evidencia histórica de Jesús (Josefo, el Talmud).

3.      Arqueología. Sir William Ramsay fue un no creyente que estuvo siguiendo los libros de Lucas para comprobar las afirmaciones históricas del NT, encontró pruebas de todas estas afirmaciones.

4.      Profecías cumplidas.

5.      El martirio con el que los discípulos sellaron sus palabras, nadie moriría por una mentira (recuerda acerca de los 12 testigos del libro de mormón).

Aplicación.

-No dejemos preguntas sin responder, en más de dos milenios de cristianismo, personas mucho más inteligentes que nosotros ya se han planteado las preguntas que nos preocupan, y han respondido a ataques semejantes a los que otros nos hacen.

-Aprovechemos los recursos que la iglesia local nos ofrece para aprender más. Asistamos a la escuela bíblica de adultos.

El origen real de Jesús.v.14-15. Aunque Jesús reconoce que era necesario tener al menos dos testigos para decidir un asunto, su testimonio es verdadero porque EL ES DIOS, “se de dónde he venido y a donde voy”. Esta es una declaración de su divinidad. Venía del cielo.

-La afirmación de que Él no juzga a nadie es una declaración de que en su primera venida no había venido a juzgar, sino a traer redención, en la segunda venida sí viene para juzgar.

-En el v.15 Jesús dice que ellos juzgaban según la carne (apariencias), desde ese punto de vista Jesús no era más que un trabajador manual, un obrero que no fue a las escuelas rabínicas.  Pero en Jesús había mucho más de lo que se podía ver, su vida no tenía igual, sus palabras tampoco, sus obras tampoco.

-Aplicación: ¿Juzgamos las cosas según las apariencias, o vamos al fondo de la cuestión?. No nos dejemos llevar por los juicios fáciles, o por la opinión de la mayoría, no nos envanezcamos con juzgar después de un vistazo superficial.

Cuestión de testigos.v.16-19.

-El Padre ya había dado testimonio de Jesús en otras ocasiones, en su bautismo se oyó una voz del cielo, en una ocasión delante de sus enemigos el Padre dijo que lo iba a glorificar otra vez (Jn 12.28). Pero esto es distinto, Jesús está diciendo que “no soy yo solo, sino yo y el que me envió, mi Padre” (v.16).

-Esta declaración de su divinidad deja muy incómodos a sus enemigos (¡qué atrevimiento, decir en el recinto del templo que él es Dios!).

-Una afirmación muy seria: conocer a Jesús es conocer al Padre, como le dijo a Felipe en Jn 14.8. No muchos fundadores de religiones se han atrevido a decir cosas así. Pero mirad, después de decir eso, la Biblia nos dice que no lo pudieron matar, aun no había llegado su hora, a cualquier persona que dijera eso en el templo se le daría muerte.

Aplicaciones.

-El pecado nos hace huir de la presencia de Dios, evitemos permanecer en el pecado, busquemos el arrepentimiento y la restauración para no pasar ni un solo segundo lejos de la presencia del Señor.

-La luz es una manifestación de la santidad de Dios, dejemos que Dios nos examine para enderezar nuestra vida delante de Él.

-Si buscamos la presencia de Dios, y amamos su voluntad, Dios nos mostrará qué es lo que quiere de nosotros en cada momento, y no nos preocupará tanto qué decisiones tomar.

-Hay evidencias que Dios quiere que conozcamos, nos ayudan a dar testimonio y a tener una fe más sólida, dediquemos tiempo a estudiar y no nos guardemos las preguntas para nosotros.

 

Julio Martínez.

Iglesia cristiana evangélica Alfa y Omega.

Madrid, Junio de 2.003.

 

Volver al menú principal.

 



[1] Heb 4.13; Job 14.16; Mt 18.23; 25.19.

[2] 2 Tm 3.13; Sal 34.13; Pr 12.20;  Jer 8.5; Sof 1.9; Mc 4.19; Hch 13.10; 1 P 2.1.

[3] Jer 7.24; Mc 3.5; 16.14; Rm 2.5.

[4] Jn 5.46; 9.28-29; 2 Co 3.15.

[5] Sof 3.5; Jn 1.9; 5.35; 9.5.

[6] 1 Co 2.14. Dt 32.28; Pr 10.21.

[7] Jn 18.38; 2 Tm 4.3.

[8] Hch 17.28.

[9] Mt 27.11; Lc 24.21.

[10] Is 53.6.