Jn 5.1-18. El valor para decir la verdad.

Mensaje predicado el 23/03/03.

 

Idea central: Cristo es  un ejemplo de misericordia y de valor, sigamos su ejemplo en la compasión a los necesitados y en testificar y hablar la verdad con valor.

 

1. Una multitud de enfermos (1-3).

 

-El ritmo del evangelio de Juan son las fiestas, casi podemos decir que el tiempo se mide por las fiestas, y los eventos principales van asociados con las fiestas del pueblo de Israel (por ejemplo, el último gran día de la fiesta dijo "Si alguno tiene sed", etc...).

-En esto vemos que Jesús, como perfecto judío vino para cumplir la ley, esto nos habla de su carácter perfecto, sin tacha. De su humildad a sujetarse a la ley, siendo Él Quien había inspirado la Ley y entregado la Ley a los judíos, ahora, en su condición humana viene como perfecto judío, sometido a la Ley, aun cuando Él está por encima de la Ley.

-En una de las puertas de entrada a Jerusalén (la de las ovejas) el nombre del estanque "Betesda" significa "Casa de misericordia".  La situación del estanque hoy en día es conocida, y es cerca de la Iglesia de los Cruzados de Santa Ana. Algunos maestros bíblicos dicen que los cinco pórticos son una figura de la Ley de Moisés (Pentateuco) y su incapacidad para sacar a los hombres del sufrimiento y del pecado.

            También esto nos recuerda a las palabras de Jesús: “De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador. 2Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es.” (Jn 10.1-2), Jesús de Nazaret entró por la puerta, vino cumpliendo las profecías que lo acreditaban como pastor, la misma Cruz lo acreditó como el BUEN pastor que dio su vida por las ovejas, y la Resurrección fue la vindicación de Dios Padre frente a Israel. Cristo no sólo se sometió a la Ley, sino al plan de Dios para la salvación, y en todo mostró ser el Pastor de las almas.

 

 

2. Un milagro esperado (4-5).

 

-¿El movimiento de las aguas lo provocaba un ángel o era una tradición?, ¿se nos está describiendo un milagro real o una especie de costumbre?. Ha habido un poco de polémica en cuanto a esto, algunos han dicho que este texto no se encuentra en los mejores manuscritos, sin embargo si quitamos este texto del conjunto dejamos la narración con un gran vacío (¿qué hacían todos esos enfermos allí?), puede ser para nosotros difícil entender cómo pudiera pasar esto, pero esto no debe ser un estorbo para entender que lo que Juan cuenta es real. En cualquier caso no es algo central. La única sanidad real que ocurrió allí es la que Jesús hizo.

-La enfermedad, como el pecado, siempre ha tenido falsos sanadores, gente que ha hecho falsas promesas. Los viajeros a Lourdes piden sanidad y por la salvación del mundo, son más los que vuelven a casa defraudados que los que consiguen sus peticiones, Cristo viene sanando y perdonando pecados, con esto demuestra Su Autoridad y Su poder para perdonar pecados. No hay perdón de pecados fuera de Cristo, y si Dios sana lo hace por medio de Cristo (ni María, ni los santos, ni los mediums).

-¡Qué situación tan frustrante la de este hombre!, 38 años enfermo, desahuciado, ¿por qué se fijó Jesús en este hombre y no en otros hombres?, tal vez este estaba especialmente necesitado, como la mujer que tenía flujo de sangre y había gastado todo su dinero en médicos.

-Mucha gente va buscando promesas vacías, Jesús es la realidad, muchos peregrinan buscando el perdón de sus pecados y que sus oraciones sean oídas, pero Jesús es el Sanador y el perdonador.

-En aquel estanque había gente esperando un milagro incierto, y algo frustrante, pero el Hijo de Dios está paseando en medio de ellos, ¡y nadie le presta atención!, así está mucha gente, buscando respuestas inciertas, cuando Jesucristo está cerca de ellos, para librarles del pecado y de la angustia.

 

3. Una sanidad instantánea (6-13).

 

-Jesús es omnisciente, todo lo sabe, en cuanto ve a esta persona supo que llevaba 38 años enfermo. La misericordia del Señor unida a su omnisciencia es una fuente de consuelo. Él nos conoce, Él tiene misericordia de nosotros. ¡Qué difícil es encontrar a alguien sin prejuicios que nos comprenda!, hay muchos que mientras le contamos un problema no nos comprenden, nos están juzgando, o nos están dando una solución simplista. Cristo nos conoce por dentro, en nuestros más íntimos pensamientos, no estamos solos, ¿te sientes solo?, no tienes porqué sentirte sólo, Cristo te acompaña y se duele contigo, o se goza contigo.

-"¿Quieres ser sano?", vaya pregunta. El Señor es un caballero, no obra hasta que no RECONOCEMOS nuestra enfermedad, esa pregunta iba encaminada a que la persona reconociera 1) no sólo su enfermedad 2) sino su incapacidad total.

            ...nuestra enfermedad es el pecado, es nuestra inclinación a la desobediencia a Dios, hay un anhelo en nosotros a vivir fieles y devotos a Dios, pero continuamente nos defraudamos, el pecado nos aleja de Dios, trae el juicio de Dios sobre nosotros, trajo la muerte a este mundo, y nos lleva a la condenación.

            ...es un golpe a nuestro orgullo, pero el principio de la salvación comienza por el arrepentimiento, reconocer que eres un pecador, que en no hay virtud, y que estás como ese hombre, desahuciado, sin posibilidad de sanarte del pecado por mismo. No podemos ni siquiera el QUERER salvarnos, no podemos producir la fe por nosotros mismos, porque todos hemos pecado, estamos muertos espiritualmente y nos hemos descarriado como ovejas, el muerto no puede creer ni obedecer el evangelio sino es por la Gracia vivificante de Dios.

            ...este hombre era impotente para sanarse, nosotros somos incapaces totalmente para salvarnos. ¿Cuantas cosas podemos hacer para salvarnos?, ninguna, se nos pide justicia perfecta, amor perfecto, porque Dios no permitirá la entrada en su templo de la impureza o el pecado.

-Mirad cómo sana Jesús: por Su Palabra. Él da la orden, sin parafernalias, así sana el Creador del Universo, que con Su palabra creó las galaxias, soles, planetas. No hay un dualismo de fuerzas en equilibrio, el bien y el mal, no, las fuerzas están muy desigualadas.

-La orden de levantarse, y llevar el lecho (explicar la idea de la época) era una orden que pretendía 3 cosas:

            1) Mostrar el poder de Jesús.

            2) Mostrar la divinidad de Jesús, como el dador de la ley.

            3) Mostrar la hipocresía de los sistemas religiosos creados por los hombres.

-Los maestros de la época habían torcido el propósito del Sábado, lo que no se permitía era trabajar para dedicar ese tiempo a Dios. Pero ellos se dedicaron a definir qué es trabajo, cuanto se puede andar en sábado, si tragar saliva era trabajo, etc...

-La religión busca agradar a Dios, pero al final, lo que el hombre toca lo estropea, la religión era como el lecho (la camilla) del paralítico, sirve para llevar a un hombre enfermo e incapaz,. El que ha sido salvado no necesita camillas religiosas, sino que se levante y lleva su lecho, tiene discernimiento, madurez.

-El fanatismo de los hombres siempre ha hecho un daño enorme, saca las cosas de quicio, estos judíos pensaban que sanar en Sábado era trabajo, y por tanto pecado, lo habían vuelto al revés, Cristo los denuncia por hipócritas.

-Estos hombres no estaban interesados en ver a un paralítico andando, sólo querían condenar al transgresor del Sábado, la religión sólo condena, no se preocupa por las personas.

 

4. EL mayor problema (14-15).

 

-Tal vez lo dijo porque ese hombre se iba a convertir en una especie de 2º Judas, al entregarlo a los enemigos de Cristo.

-La salud física es un bien muy grande, la enfermedad es algo muy serio, pero más serio es el pecado. Jesús no tenía pelos en la lengua a la hora de hablar del pecado, del juicio de Dios, o del infierno, porque el infierno existe. ¿Existe algo peor que la muerte?, sí, el juicio de Dios, el infierno, el lugar de aquellos que quisieron salvarse a sí mismos, sin acogerse a la obra de Cristo en la cruz.

-Hay otros que piensan que pueden escapar de juicio de Dios, los ateos, aquellos que dicen que no hay Dios (por lo tanto, podemos pecar a gusto), los agnósticos, que ignoran si hay Dios y creen que es un problema sin solución (y con eso adormecen su conciencia), los religiosos, que piensan que Dios es muy bueno y nos pasará la mano en el exámen final.

-Pero Dios odia el pecado con todas sus fuerzas, castigará el pecado, no consentirá que entre el pecado en Su presencia.

-Sólo hay una salida para el pecador: la justicia de Dios en Cristo, Jesús, el creyente perfecto, Dios hecho carne, crucificado por nuestros pecados, recibiendo la ira de Dios en nuestro lugar, si te acoges a la obra en la cruz, si pides el perdón.

-El v.14 es una seria advertencia para aquellos que persisten en su pecado, y un recordatorio de que hay perdón en Cristo, si nos agarramos de su mano salvadora.

 

5. Una declaración de divinidad (15-18).

 

-¡Qué valor y qué determinación la de Cristo!, cuando Él vino al mundo vino como una gran luz, pudimos ver la belleza de Dios y su justicia y amor hechos hombre.

-También hemos visto su valor para dar testimonio de la verdad SIN TEMOR, hizo esta confesión delante del Sumo Sacerdote, delante de Pilatos, ahora delante de sus enemigos.

-¿Alguna vez habéis tenido miedo de recibir las consecuencias de decir la verdad?. ¿Habéis callado cuando debíais hablar?.

-Cristo podía haber razonado con excusas, como razonamos nosotros cuando perdemos el valor: "si digo la verdad puede que me maten antes de tiempo".

            Utilizamos las excusas para matar la conciencia, la conciencia que nos dice que estamos equivocados.

-En Jesús vemos un valor sin igual, un amor a la verdad como nadie más a tenido, un compromiso y una confianza en Dios única.

            -A veces nuestra falta de valor es una falta de confianza en Dios, una especie de sensación de que Dios ha perdido el control de la situación, y entonces tenemos que empezar a obrar nosotros.

            Ap: ¿Qué tenemos que hacer si nos falta el valor?, miremos a Jesús, pensemos en Jesús, invoquemos el nombre de Jesús, Él nos dará valor, nos dará confianza en Dios.

            Lee los evangelios (por ejemplo, el de Juan) meditando y observando muy bien a Jesús, qué hace, qué dice, cómo trata a las personas, cómo se relaciona con el Padre, cuanto más conozcas a Jesús más te vas a parecer a Él.

            Hemos sido puestos en este mundo para dar testimonio de la verdad. “Yo para esto he venido”, dijo Jesús, nosotros también hemos nacido, hemos sido salvados: para testificar de la verdad al mundo (boletín).

            Desarrolla una actitud de amor a la verdad, la mejor manera de mentir es mentir sin pensar en lo que estamos haciendo. Medita bien cómo Dios ama la verdad, y aborrece la mentira, cómo Jesús asumió la verdad hasta las últimas consecuencias.

 

 

Volver al menú principal