ORACIÓN: LA ACCIÓN DE GRACIAS.

 

Fil 4.6-7 “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. 7Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”.

 

¿Por qué nos cuesta tanto trabajo orar?.

-Podemos hacer muchas cosas, leer, estudiar, trabajar en la iglesia, llamar por teléfono, pero orar nos cuesta la misma vida, no somos capaces de estar ni dos minutos seguidos orando, ¿por qué?.

-La oración es 100% espiritual, podemos hacer muchas cosas en la carne, pero orar es de las pocas cosas que es difícil mantener en la carne, de hecho la Biblia dice que el mismo Espíritu Santo es el que nos impulsa a orar (Rm 8.26).

-A pesar de todas las dificultades todos llegamos a un punto en que estamos CONVENCIDOS de la importancia de orar, ¡y muchos clamamos a Dios!, ¿por qué?:

          1- Sabemos por intuición y por la experiencia que la comunión íntima con Dios sólo es posible por la oración (no a base de oir predicaciones sobre cómo hacerlo).

          2- Sabemos que la oración es un canal de conducción del poder de Dios, la gente acude a Dios (aun con dudas) porque sabe dentro de su ser que Dios PUEDE.

-Pero la oración no es algo casual, como cuando te juntas con un vecino de casualidad, charlas un poco con él de temas superficiales y te vas (muchos tratan así a Dios, como alguien con el que casualmente te cruzas), ese tipo de conversaciones casuales no llevan a relaciones significativas (a no ser que cambien de conversaciones casuales a relaciones más íntimas).

-El tiempo puede ser un buen indicador de la importancia que le damos a nuestra relación con Dios. ¿Cuánto tiempo dedicamos a ver TV, a leer, a perder el tiempo y cuanto dedicamos a orar?.

-Muchos pastores coreanos se construyen lo que ellos llaman un “armario de oración”, un lugar donde se encierran para orar, para ellos es lo normal pasar al menos dos horas en ese lugar.

 

La acción de gracias.

 

Col 4.2Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias”.

1 Ts 5.18 “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”.

1 Tm 2.1 “Exhorto, ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres”.

Hb 12.28. “Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia”.

Sal 100.4. “Entrad por sus puertas con gratitud”.

 

¿Qué pasaría si.......?.

 

-Las únicas bendiciones que tendrás mañana son sólo aquellas por las que diste gracias hoy. Imagínate, tal vez no diste gracias por la comida, ¡y mañana no comes!.

-Estamos tan preocupados por nuestras cargas que no somos capaces de ver todo lo que Dios está haciendo por nosotros (el matrimonio que iban en el coche remolcado por la grúa, imagínate lo que nos estamos ahorrando en gasolina).

-Somos un poco como niños egoístas que siempre están pidiendo a sus padres pero nunca están satisfechos.

-¿Cómo ve el Señor este asunto?, el pluralismo religioso ha puesto al hombre en el centro (la gente no busca la religión para agradar a Dios, sino que compara religiones para ver cual es la que más le agrada, como cuando vas a comprar).

-Siempre que oremos tenemos que dar gracias, pero la razón principal no es el beneficio psicológico, sino porque es un acto de ingratitud y desprecio a Dios no darle gracias por todo lo que hace.

-Dar gracias en todo (1 Ts 5.18). (Lo que me comentó Mari, al poco de pedirle salir me tenía que ir a Madrid). ¿Es posible dar gracias en todo?. He visto a hermanos dar gracias a pesar de circunstancias difíciles.

-Si dejamos de dar gracias es como si dijéramos: “Dios acaba de perder el control de la situación, tal vez no tenga todo el poder, o en el fondo no le intereso tanto”. Es un ACTO DE FE de confianza en la Palabra de Dios, en Dios. Esto es vivir por fe.

-Dar gracias a Dios en todo es decir: “Padre, qué corto de vista soy, pero gracias por todo lo que me das, incluso esto, no lo entiendo, pero tú vas a sacar cosas buenas de esto, además, esto es lo que necesito para acercarme más a Ti”.

-Dar gracias debe ser un HABITO para toda la eternidad. Lo 1º que tenemos que hacer al levantarnos, dar gracias, lo último antes dormir, dar gracias a Dios. Tenemos que pedirle al Señor que nos conceda la gracia de serle agradecidos.

-Un servicio en gratitud (Hb 12.28).Lo que está diciendo es: “tenemos un reino inconmovible (el Reino eterno de Dios en que Cristo estará gobernando en la ciudad de Jerusalén), estamos esperando ese Rey y ese reino, y nosotros tenemos un lugar en ese reino eterno, ¡esto es eterno!, ¿no estamos agradecidos?, pues bien, tengamos gratitud, vivamos en gratitud y MEDIANTE ELLA sirvamos a Dios”.

-La gratitud tiene que estar presente en todo servicio a Dios, no le debemos nada a Dios, no estamos haciendo nada extra, estamos en deuda eterna con Dios.

-¿Qué es gratitud?, coge a un pecador, un futuro habitante del infierno, a un esclavo de Satanás, a un hijo de ira, un enemigo de Dios, una persona que no busca a Dios sino sus propios placeres, Dios lo toma de esa penosa condición, lo saca de las manos de Satanás, lo arranca del infierno, perdona sus pecados, y lo trata como si fuera tan justo y santo como Jesús, dándole una vida a su lado, la eternidad de felicidad y de vida.

          ...ahora esa persona mira a otros que estaban en su misma condición anterior y dice: “¿qué diferencia hay entre ellos y yo?, ¿es que acaso soy yo mejor que ellos?”. ¿Qué tienes que no hayas recibido?, la Biblia dice que la salvación pertenece al Señor (Jon 2.9; Ap 19.1).

          ...y esta persona, sobrecogida por la misericordia que han tenido con Él empieza a dar gracias a Dios, y a buscar ocasiones en las que agradar a Dios.

-Al entrar en el templo (Sal 100.4) lo primero que hacía el judío era dar gracias a Dios, agradeciéndole a Dios sus dones, tan sólo el hecho de poder entrar en el templo era un enorme privilegio.

-¿Cuál es el mayor pecado?, la indiferencia de Dios, hay algunos que insultan a Dios, le blasfeman, pero le están dedicando pensamiento (ciertamente ofensivos), pero hay quienes no le dedican ningún pensamiento, dedican todos sus pensamientos a cosas vanas, a sí mismos, a su propia satisfacción.

-Oí decir a un padre que nada le ofendería tanto como que su hijo le ignorara, ni lo saludara, ni le hablara, nada, solo mirarlo como quien mira el aire, o quien mira a través de una ventana de cristal.

-Examínate, ¿cómo actúas con Dios?.

-Hay algunos que la idea que tiene de oración es pedir, es como la lista de la compra y la de los Reyes Magos,  pedir y pedir,  Hasta cuando dan gracias por la comida piden, y en las reuniones de oración ni siquiera piden por las necesidades de otros, sino por las suyas.

 

 

Aplicaciones.

-Intenta pasar un día entero dándole gracias a Dios, busca sólo agradecer al Señor.

-Memoriza Sal 100.4 y Fil 4.6-7.

-Lee la lista de versículos que aparecen al principio antes de orar y acostúmbrate a comenzar tus oraciones con acciones de gracias.

-Busca dedicar más tiempo a la oración, no sólo en los momentos en que estás trabajando o haciendo otras cosas, sino apartar tiempo específico para orar.

-Da testimonio, no sólo del evangelio, sino de cómo Dios es generoso y busca nuestra bendición en todo momento.

 

 

Julio Martínez.

Iglesia cristiana Alfa y Omega. Madrid.

 

 

Volver al menú principal.