Campamento de Iglesia.

Cómo tener un devocional.

 

Memorizar: Jn 15.5.

Jn 15.5. Explicación del texto. Unión vital con Cristo. El símil de la vid. Cómo estar unidos: la naturaleza de esa unión es espiritual. El fruto es la consecuencia lógica de esa unión: madurez, obras, obediencia, testimonio, carácter.

-La vida de la vid: fruto, sarmientos, savia transformada en uvas.

-¿Cuánto tiempo debe estar unida a la vid?: continuamente, no basta con sólo unas horas.

-La vid como tipo de Cristo: en Él estaba la vida.

-La vid como símbolo de la unión con Cristo: el cuerpo de Cristo. Sarmientos y vid forman un todo. El sarmiento no es nada sin la vid (separados de mí nada podéis hacer).

 

Qué es un devocional.

            Un tiempo dedicado al Señor en el que nos alimentamos de Su Palabra, nos llenamos de su presencia y crecemos en el conocimiento de Dios y en la semejanza a Él.

 

Propósitos del devocional.

1.      Fructificar espiritualmente.

2.      Recibir dirección y orientación para las decisiones del cotidianas.

3.      Conocer al Dios mediante la comunión con Él.

4.      Poner nuestras necesidades en las manos de Dios .

 

Cómo tener un devocional.

            Material necesario y conveniente. Biblia, bolígrafo, cuaderno.

            Lugar: Es importante que sea un sitio tranquilo y en la medida de lo posible apartado de distracciones.

Duración: A partir de 20 minutos.

            Momento: Una hora en la que estemos descansados y despiertos.

 

¿Hace falta un método?.

            1ª Lección NO hay método.

            2ª Lección: Si aún no tienes método necesitas un método. Los métodos están bien cuando una está empezando a practicar algo, como cuando de niños aprendíamos a tirarnos a la piscina, años después ya no seguimos el método, ¡simplemente lo hacemos!.

 

El método.

 

            Principios a aplicar durante el devocional:

            Observación Nos acercamos al texto con atención, intentando captar los detalles más significativos y procurando entender bien cual es la idea principal que el Espíritu Santo nos transmite.

            Silencio Necesitamos oír la voz de Dios, para ello es importante dar a los detalles el lugar que tienen, lo que buscamos con todo el corazón es oír al Señor decirnos algo a nosotros.

            Disposición a obedecer Si no estamos dispuestos a obedecer lo que el Señor nos va a decir, ¿no será que estamos haciendo una farsa?. No hay luz mientras no haya obediencia (Jn 7.17), hay muchos cristianos curiosos, quieren saber muchas cosas, pero no están dispuestos a obedecer, al final se convierten en cristianos que tienen la cabeza llena de cosas, pero no hay realidad espiritual en sus vidas.

Humildad Tal vez nos acercamos al Señor conscientes de un pecado al que no estamos dispuestos a renunciar, antes de acercarnos al altar de la adoración debemos reconciliarnos con Dios (Mt 5.23 y ss).

 

El asunto de escribir.

Para muchos, lo que más les cuesta de este método es la disciplina de escribir, pero esto no es más una barrera mental. En este método necesitamos no sólo preguntarle al texto qué es lo quiere decirnos, sino que ANOTAMOS lo que el Señor nos dice.

¿Por qué escribir, no puedo hacer las preguntas sin más?. Verás, hay varias razones por las que sacaremos mucho provecho de anotar lo que descubrimos en la Palabra:

1.                      Nos permite concentrar la mente y evita las distracciones propias de cuando llevamos un tiempo dedicados a una sola actividad.

2.                      Nos ayuda a recordar las cosas que Dios nos mostró, ¡qué bendición tan grande es repasar las notas de devocionales de meses anteriores y releer valiosas lecciones aprendidas delante del Señor?.

3.                      Nos permite aprender COSAS CONCRETAS, muchos hacen el devocional pero no sacan nada, sólo pensamientos difusos, ideas sin relación y ninguna aplicación ni mensaje personal del Señor.

 

Método de las preguntas.

Muchos dicen: “la Biblia no me dice nada, yo veo a hermanos/as que cogen un texto de la Biblia y sacan muchas cosas, yo en cambio por más que miro el texto no soy capaz de sacar casi nada”. Con el método de las preguntas serás capaz de sacar enseñanzas preciosas para tu vida y aplicaciones útiles, este método es muy sencillo y no exige demasiado tiempo, pero eso sí, tiene una condición: hay que escribir un poco.

 

1ª Pregunta: ¿Hay algún mandamiento que debo obedecer?.

¿Cuál es la actitud con la que nos acercamos al Señor?, algunos van como el que mira por televisión un espectáculo, desea entretenimiento y emociones, cuando nos acercamos al Señor lo debemos hacer con una actitud obediente, presta a obedecer.

Con esta pregunta nos ponemos a buscar alguna orden del Señor para nosotros, puede ser general (a la humanidad), o a los discípulos, puede ser una orden concreta de hacer algo, o puede ser un principio que debe gobernar nuestras relaciones con otras personas (por ejemplo hablar la verdad unos con otros –Ef 4.25).

2ª Pregunta: ¿Hay algún pecado que debo abandonar?.

¿No es cierto que cuando estás luchando con un pecado la Biblia parece estar llena de referencias a este pecado?, ¿y a que eso te resulta sumamente molesto?.

Hay veces que ciertas partes de la Palabra nos “hieren”, sí, estas partes meten el dedo en la llaga de nuestro pecado y señalan aquello con lo que estamos luchando y que no renunciamos. Esta pregunta te la debes hacer con toda la franqueza y orando: “Señor, muéstrame en que no te estoy agradando, dame la luz para verlo y las fuerzas para obedecerte”.

3ª Pregunta: ¿Hay algún atributo por el cual adorar a Dios?.

Cuando hablamos de los atributos de Dios nos referimos a las cualidades que lo distinguen, como por ejemplo su justicia o su amor. En la Biblia se nos habla de distintos atributos de Dios, estos atributos nos permiten dos cosas: 1. Conocerle mejor y 2. Adorarlo, admirarnos de cómo es Él.

4ª Pregunta: ¿Hay alguna promesa en la que debo descansar?.

¿Sabías que la preocupación y la ansiedad pueden llegar a ser pecado?, a veces nuestras preocupaciones no son más que una muestra de nuestra falta de confianza en Dios para ayudarnos o para sostenernos en medio de situaciones difíciles. La Biblia está llena de promesas en las que podemos descansar, podemos decirle al Señor: “Padre, gracias por tu promesa de ------------- en adelante no me voy a preocupar sino que voy a confiar en Ti y en lo que Tú has dicho, muchas gracias. Amén”.

5ª Pregunta: ¿Hay algo que Dios me quiere decir A MÍ?

Esto es algo muy personal, nuestro Dios es el Dios vivo, Él no está mudo como los ídolos, sino que habla, actúa e interviene en nuestras vidas, estoy CONVENCIDO de que Dios TIENE UN MENSAJE PARA CADA CREYENTE durante cada día de su vida, y esto no es para las personas muy espirituales que oran durante días y hacen ayunos de semanas, es para TODOS los creyentes. Busca en oración oír la voz de Dios en Su Palabra, puedes orar así: “Padre, yo sé que tú tienes algo para mí, háblame, limpia mi corazón y mi mente para oírte, muéstrame cualquier pecado que me impida oír y guíame al arrepentimiento”.

 

Un ejercicio.

 

Mt 6. 5-8: “5Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 6Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

7Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. 8No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.

1ª Pregunta: ¿Hay algún mandamiento que debo obedecer?.

Lo primero que aprendo es que debo orar. Dice “Cuando ores”, si no estoy orando no estoy aplicando lo que allí dice.

2ª Pregunta: ¿Hay algún pecado que debo abandonar?.

A veces me descubro a mí mismo orando en la iglesia, pero seleccionando muy bien mis frases porque estoy orando en público, más bien debería concentrarme en a Quien le estoy hablando.

3ª Pregunta: ¿Hay algún atributo por el cual adorar a Dios?.

Dios es Padre. No sé si existe algún nombre para ese atributo (¿) pero esto me habla de que cuando Dios oye mis oraciones las oye con la misma atención que un buen Padre oye a su hijo pequeño. Dios se preocupa por las cosas que a mí me preocupan.

4ª Pregunta: ¿Hay alguna promesa en la que debo descansar?.

Dios recompensa mis oraciones privadas, cuando oro sólo motivado por el deseo de buscar a mi Padre, y no por el deseo de que otros me admiren o me vean, eso a Dios le agrada y me recompensa, ¡qué promesa tan maravillosa!, eso quiere decir que puedo acercarme a Dios en lo secreto SABIENDO que de una manera o de otra Él va a recompensarme.

5ª Pregunta: ¿Hay algo que Dios me quiere decir A MÍ?

Esto es algo muy personal y que cada uno tenemos que hacer delante de Dios, a lo mejor Dios te está llamando a levantarte más temprano para orar, o tal vez sentiste una fuerte convicción de pecado al ver que en tu vida tu relación con Dios es nula. Sea lo que sea permanece atento a lo que Dios te está diciendo, a veces el habla muy bajito, como en un susurro, otras veces habla desde truenos, pero tanto los susurros como los truenos pueden pasar desapercibidos si nuestra atención está en otras cosas.

 

 

EJERCICIO PRACTICO (I).

Aquí tienes un texto que te proponemos para que lo trabajemos en grupo, primero lo vamos a hacer individualmente, y luego nos vamos a reunir en grupos de cinco para compartir lo que el Señor nos ha enseñado, utiliza el método de hacer preguntas y toma tiempo para orar.

Jn 15.1-4. “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. 2Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. 3Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. 4Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.

 

EJERCICIO PRACTICO (II).

Aquí tienes otro texto que te proponemos, la idea es que después de este taller, y del ejercicio práctico mañana hagas tu devocional usando este texto y las preguntas del método que hemos aprendido, toma nota de todo lo que estés aprendiendo, ¡porque mañana lo vamos a compartir en el culto libre!, una de las muchas cosas buenas del devocional es que podemos COMPARTIR CON OTROS lo que el Señor nos ha mostrado y así edificar y alentar a la iglesia.

Jn 15.5-11.  5Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. 6El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden. 7Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. 8En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos. 9Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor. 10Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. 11Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido.

 

Redactado y compilado por Julio Martínez juliommd@hotmail.com http://personales.ya.com/estudios/