CRISTO AL 100 x 100.

EL CRISTIANO ES UN SOLDADO.

 

"Tú pues, sufre penalidades...". 2 Tm 2.1-10.

 

 

Idea central: La verdadera vida cristiana es una vida entregada a Cristo al 100 x 100.

 

Intro.

 

            En las guerras, antes de entrar en combate, los soldados lanzaban un grito de guerra, con esto espantaban a los enemigos y ellos cobraban valor.

Hoy vamos a aprender CRISTIANISMO DE COMBATE. Nosotros como cristianos también somos soldados, ¿qué es lo que somos? (¡soldados!), ¿qué es lo que somos? (¡soldados!), veamos que tal es nuestro grito de guerra.

 

            Somos soldados. La vida cristiana se presenta como una guerra. Se nos habla de la armadura del Espíritu (el yelmo, la coraza, la espada). Pablo le dice a un joven ministro que se prepare como un buen soldado. Pablo mismo, a punto de terminar su vida (como un soldado, dando su vida en pleno campo de batalla, no en la retaguardia) dice: "He peleado la buena batalla".

            No hay medias tintas. O estas en el frente peleando como soldado o estás huyendo. O estás con Cristo, o estás enemistado con Cristo.

            Hasta ahora se nos ha vendido cierta idea falsa del cristianismo, yo lo llamo "cristianismo con agua", es como cuando la gente pide whiskie con agua, rebajado, no tan fuerte, porque no pueden soportar el verdadero cristianismo.

            Tal vez habéis visto ese cristianismo con agua en algunas personas. En vuestra iglesia, en otras iglesias, en líderes, en miembros de iglesias. Ese cristianismo con agua se basa en las apariencias. Es como jugar a ser soldados pero sin serlo, vas por ahí vestido de militar, hablando como un soldado, pero cuando suenan los tiros sales corriendo. En apariencias es bastante semejante, ora, va al culto, sermonea, es honorable y sermonea mucho. Pero no tiene nada que ofrecernos, no tiene realidad.

            Conozco a muchas personas amigas de esas mezclas de cristianismo con agua. Algunas son gente adulta, otros son los jóvenes, (estos son los que más me preocupan). Uno de ellos me dice que no vuelve a campamentos, porque dice que sale muy bien , pero luego se va enfriando, el entusiasmo por el Señor lo pierde, y sus amigos empiezan a tirar de él y se apaga: es un perezoso incorregible, como el que tiene frío pero le da cansancio acercarse a la estufa.  Veo a otros que son gente de iglesia, van al grupo de jóvenes, pero mezclan a Cristo con el mundo y hacen sus botellones (una vez me contaron de un botellón en un campamento), incluso conozco algunos que se dedican al "ligoteo evangélico" (noviazgos cortos, continuos).

            No dejéis que el falso cristianismo os afecte. La Biblia dice que este falso cristianismo va a crecer en los últimos días, dice Pedro que por causa de esta gente "el camino de la verdad será blasfemado" (2 Pe 2.2).

            Pero la responsabilidad no es de ellos, es nuestra. El verdadero peligro es que el "cristianismo con agua" nos invada, que os volváis como ellos.  "TÚ, pues, hijo mío ESFUÉRZATE" (2 Tm 2.1), no puedes ir por ahí diciendo "es que yo una vez ví al líder de jóvenes, o una vez vi que en un campamento", eso son excusas, delante de Dios no tienen valor.

            Mi experiencia. ¿Sabéis cómo vivía yo recién convertido?, con un pie en la iglesia y otro pie en el mundo. Lo que hacía los Sábados y lo que hacía los Domingos no tenía nada que ver (de momento soy el único cristiano de mi familia). Un día leí una frase con la que me identificaba: "El cristiano carnal es el ser más infeliz de todo el mundo, no está a gusto en la iglesia, ni está a gusto en el mundo". ¡Así estaba yo!.  En el mundo mi conciencia me acusaba, sabía que estaba haciendo mal, en la iglesia pensaba "qué aburrimiento, esta gente no sabe divertirse". Estaba fuera de lugar en ambos sitios, y no disfrutaba del mundo, pero tampoco disfrutaba de Dios.

            Vamos a considerar tres puntos clave del texto de 2 Tm 2.1-10, estos son 1) Esfuérzate. 2) Sufre penalidades. 3) Acuérdate de Jesucristo. Que son los tres consejos que da el Espíritu Santo a Timoteo.

 

Esfuérzate. (v.1). Alguien que conozco me conto que en el servicio militar, al llegar a las instalaciones hubo un chico que le dijo a un sargento: "¡Eh tú!, ¡Aquí no hay canal plus!".

            El cristianismo es la milicia en tiempos de guerra. Entrega. Sacrificio. Pocas comodidades. Situaciones dificiles. Churchill a la hora de reclutar soldados sólo les prometió: "sangre, sudor y lágrimas". No nos engañemos. Algunos intentan vender un cristianismo fácil. El conde de Zinzendorf cuando era jóven miró un cuadro de Cristo azotado, decía arriba: "Esto es lo que yo hice por tí", y abajo añadía: "¿qué vas a hacer tú por Mí?". Cristo lo ganó todo por nosotros, la salvación, la adopción como hijos, ¿viviremos vidas indignas de Él?.

            El cristianismo no es para perezosos. No es para beatos, o gente blanda, es para hombres y mujeres dispuestos a ser transformados en hombres y mujeres de carácter. Sin temor. Sin dudas. Dice la Biblia que cuando se acercaba el momento, "Cristo afirmó su rostro para ir a Jerusalén", en Jerusalén le esperaba el horror, la tortura salvaje. Sabía lo que le esperaba y no le gustaba la idea. Pero no tenía duda de cual era el plan de Dios para Su vida.

 

Sufre penalidades. (v.3). No quiero presentaros la vida cristiana como algo fácil. Un soldado no lo tiene fácil, sufre incomodidades, raciones de comida escasas, viento y lluvia. Pero no es eso sólo. En el combate sale lo mejor y lo peor de nosotros, se hacen amigos para toda la vida, ves ejemplos de valor increíbles, aventuras y dificultades que forjan el carácter y nos acercan a Dios. Gentes nuevas, victorias. En mis escasos 13 años de creyente me ha dado tiempo a hacer amigos a los que admiro, ejemplos de coraje, valor y amor que no he visto en otros sitios.

            Uno de ellos es el hombre que me discipuló. Un jardinero. Salió a las misiones cuando era joven. Cuando se quedaba sin dinero en España, hacía autostop hasta Holanda (para ahorrar gastos), durmiendo en la carretera con su saco de dormir, trabajaba en Holanda y luego volvía a España a seguir predicando. Sigue haciéndolo. Él me enseñó el sacrificio.

            Pero entendamos bien el sacrificio. Pensamos en sacrificio cristiano y pensamos en automortificación. Como la flagelación, o el ascetismo. Ese no es el sacrificio cristiano. Probablemente por quien hice más sacrificios fue por mi novia en mis 3 años de noviazgo. Yo trabajaba en Madrid, ella vivía en Sevilla. Cogía un autobús a las 12 de la noche en un viaje de 6 horas, llegaba a las 6 de la mañana a Sevilla. Me pasaba un fin de semana aprovechando cada momento con ella. Cogía el autobús a las doce de la noche en Sevilla, y llegaba a las 6 a Madrid, dormía una hora y me iba a trabajar. Así durante 3 gloriosos años. ¿Cuanto sacrificio verdad?, pero no creáis que fue el padre de mi novia el que me obligó a hacerlo, tampoco ella. De hecho yo no lo consideraba un sacrificio, cuando amas a alguien la palabra sacrificio tiene un nuevo sentido. No importa lo que hay que hacer, se hace por amor a la persona amada. Así es con Cristo.

            Cuando conoces el amor de Jesucristo, lo que hizo por tí, entonces no hay obstáculos, no hay sacrificios lo suficientemente grandes, no hay vida lo bastante larga para servirle, todo es poco, por amor a Él. ¡Benditas penalidades, Él me amó primero a mí!.

 

Acuérdate de Jesucristo. (v.8). Cuando el soldado está peleando, muchas veces es el recuerdo de su patria el que le da valor. Leí que había cristianos que cuando morían en la arena del Coliseo ponían los brazos en cruz. El recuerdo de Jescristo les impulsaba. Pablo decía: "anhelo conocerle a Él y el poder de su resurrección... llegando a ser semejante a Él en su muerte" (Fil 3.10).

            Si nuestros pensamientos están llenos de Jesús, nuestras vidas y nuestros hechos también. Hablaremos como Cristo, obraremos como Cristo, sufriremos como Cristo y pelearemos como Cristo.

            ¿Habéis oido hablar de la Biblia?, toda ella habla de Jesús. Hay Jesús por todas partes, está en Génesis, en los Salmos, está en los profetas, en Hechos, en las cartas, en todos lados. Si quieres ser un soldado cristiano tienes que conocer la Biblia, leerla (¿cuantas veces a la semana?), y pensar en Jesús, aprovechar cada momento (campamentos, predicaciones, libros) para aprender más.

            Quiero deciros algo más. Algunos piensan que ya conocen bastante de Cristo, se creen que con haber estado años mirando la iglesia ya se lo saben todo. No. Hay mucho más. Jesús tiene cosas que enseñarnos que ni nos imaginamos, nunca terminas de conocerlo bien del todo. Hay experiencias en las que va a enseñarte cosas, situaciones, personas que Él va a utilizar, partes de la Biblia que creías que entendías y de pronto la comprendes de golpe.

            ¿Cristianismo con agua?. No, gracias. Prefiero Cristo al 100 x 100. Me aburre la mediocridad. Es mejor ser un pecador convencido que un falso cristiano, y es mejor ser un cristiano al 100 x 100 que ser un pecador convencido. Yo ya sé lo que hay en el mundo, siempre te ofrece lo mismo, le cambia el envoltorio y siempre te defrauda, te deja con más hambre.

            Me arrepiento de haber mezclado a Cristo con otras cosas, lo único que te va a hacer realmente feliz es una vida dedicada a Dios. Eso fue lo que escribió David Brainerd a su hermano antes de morir.

            Jesús en estado puro, ¡no aceptes imitaciones!.

 

            Vamos a orar.

            "Señor Jesús, estoy cansado de vivir en mediocridad, perdona mi indiferencia, dame el deseo de vivir al 100 x 100 para Tí, muestrate a mí, háblame, me entrego a Tí, completamente, sin reservas, confío en tu muerte por mis pecados, hazme un soldado en tu ejército, sin dudas, sin temor, con valor. Amén".

            No os mováis.

            Tal vez a alguno de vosotros el Señor os ha hablado, sentís el convencimiento de que "el Señor esto me lo dice a mí", este es el momento de empezar de nuevo, reconocer que te has equivocado y entregarte a Él sin reservas, de ofrecerle tu vida como soldado, ¿lo harás?. Ahora es el momento de comprometerse con el Señor, es un compromiso y es una petición de ayuda.

 

Volver al menú principal