Una palabra de aliento.

1) Se dirige a los salvos.

2) Evidencias de los salvos.

     Dios no es injusto.

     La falsa enseñanza sobre las obras.

3) Cuales son las evidencias.

     El servicio a los hermanos.

     La permanencia en el servicio.

 

Una palabra de exhortación.

 

1) La necesidad de perseverar.

2) La exhortación a no ser perezosos.

 

ESTUDIO DE HEBREOS 6.9-12.

 

Una palabra de aliento.

 

1) Se dirige a los salvos. (vs. 9)

- El autor tiene la seguridad de que estos hermanos eran salvos a pesar de estas advertencias (el autor está diciendo "aunque os he dicho estas cosas sé que vosotros sois verdaderos creyentes, se os nota y os conozco bien"),.

-  No están de más estas advertencias:

1.  A los inconversos que hay entre nosotros les ayuda a ver su condición delante de Dios.

2. Tienen un efecto saludable en los creyentes. Nos ayudan a no quedarnos dormidos.

 

2) Evidencias de los salvos.

          Dios no es injusto. Ellos habían trabajado duro para Dios, habían sufrido la pérdida de sus bienes con gozo (He 10.34), habían sufrido burlas, torturas, etc... Dios lo tenían bien presente y no lo olvidaba.

          La falsa enseñanza sobre las obras. La enseñanza de que eres salvo "hagas lo que hagas y da igual lo que hagas ya eres salvo" es falsa y peligrosa. Somos salvos por gracia por medio de la fe (Ef 2.8-9). No nos ganamos la salvación por nuestras obras, ni tampoco nos mantenemos salvos por hacer buenas obras, ni tenemos que añadir obras a nuestra fe para ser salvos. Pero somos salvos para buenas obras. La salvación tiene un propósito y ese es andar en buenas obras, un salvo es una nueva criatura que agradecida a Dios por su salvación su motivación y su "alimento" es agradar a Dios en todo por medio de buenas obras.

          El ejército de salvación tiene cosidas unas siglas en sus uniformes "SS" que significa: "salvos para servir".

 

 

3) Cuales son las evidencias. (vs. 10) En este texto se habla de la obra, esto no se refiere a una obra en particular, sino a su vida, los rasgos principales de su vida. En un momento de nuestras vidas hicimos una confesión pública, Dios que ve el corazón sabe si creemos o no. Por eso nos da la ocasión de "justificarnos por las obras", es decir, justificar si nuestra confesión es real o es sólo palabrerías Pruebas, persecuciones, ocasiones para servirlo, todas son evidencias que delatan al creyente verdadero.

          En una ocasión el obispo fue a hacer preguntas a los niños que se preparaban para su primera comunión, y les pregunto cual era la señal del cristiano, esperando que le dijeran que era la señal de la "santa cruz", pero los niños que habían sido bien instruidos dijeron "¡el amor!".

 

          El servicio a los hermanos. Servir a los hermanos es servir a Dios. Es idéntico. No podemos decirle a Dios que lo amamos, predicar cuan grande es nuestro amor por el Señor, o decirlo en oración, si luego no nos preocupamos por nuestros hermanos. Stg 4.11 dice que hablar mal del hermano es hablar mal de la ley de Dios. Mateo 25:40  "Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.".

          Vida de iglesia: el genuino creyente no vive aislado. Se siente a gusto en la congregación, ¿por qué?, porque entre otras cosas allí tiene continuas ocasiones de servir a los hermanos, y así manifestar su amor por el Señor. Sabe que el Señor lo ha salvado, no para estar comiendo del amor de otros, sino para darlo él mismo.       

          La permanencia en el servicio. (v.10 "y sirviéndoles aun" vs.11). La fe no es algo del pasado, la fe es presente continuo. La fe no vive de las rentas y se echa a dormir, sino que es algo dinámico que nunca deja de trabajar (Jn 5.17 " Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo"). La fe sigue en la brecha, con la camisa remangada. El que dice "si, yo soy cristiano, durante mucho tiempo he estado haciendo muchas cosas para Dios", está en un camino equivocado.

 

Una palabra de exhortación.

 

1) La necesidad de perseverar. (vs.11 y 12b)

-La palabra "paciencia" se puede traducir aguante. En griego es makrozumeo. Se usa en 1 Cor 13.4 cuando dice "el amor es sufrido", y cuando en Stg 5.7 dice que tengamos paciencia hasta la venida del Señor como el labrador que está esperando la cosecha.

-Dios mira algo más que hechos aislados, a lo mejor te sientes un creyente inferior porque no has hecho "grandes cosas" para Dios, pero sigues aquí, estás firme y no dejas de trabajar en tu ministerio, y eso es lo que a Dios le agrada.

- (Ilustración: el ejemplo del hermano Avelino, recibio testimonio de una hermana analfabeta, sirvió de anciano, y aunque rechazó ser anciano a causa de su avanzada edad, no dejó de hacer a efectos prácticos el trabajo de anciano. Tomaba dos autobuses para ir a las reuniones, no faltaba a ni una, predicaba, incluso él solo se iba al centro a repartir folletos. Conocía las necesidades de los hermanos y siempre estaba ayudando, cuando murió empezaron a descubrirse cosas de él, el tierno cuidado de su esposa, y cosas que hizo con determinados hermanos que necesitaban de ayuda).

- Fácil servir cuando eres jóven, tienes salud y no tienes dolores que te hagan penoso ir al culto. ¿Pero y cuando eres mayor y llevas años?.

- La guerra espiritual es una guerra de desgaste, de aguante y perseverancia, de lucha contra el desánimo y la oposición, de mantenernos firmes en nuestro deber, pase lo que pase, seamos muchos o pocos, nuestros pastores estén con nosotros (como les pasó a los hebreos) o no.

 

 

2) La exhortación a no ser perezosos. (vs.12)

- La palabra "perezosos" es "nofoi" es la misma que se usa cuando se dice que ellos se habían hecho "tardos" para oir (He 5.11) al referirse a que habían descuidado el estudio de la Palabra. Hay una relación entre estos dos versículos, el hacernos "tardos para oir" no vuelve perezosos, flojos en las cosas de Dios, sin interés. Ejemplo: Recién convertido se estudia mucho la Palabra, estás lleno de entusiasmo, o cuando no tienes muchas ganas de ir a la reunión, pero la predicación de este día te toca, y vuelves a tu casa cantando loco de contento. ¡La palabra te ha devuelto el ánimo!.

- El problema en muchas congregaciones es de infantilismo espiritual. Creyentes que se alimentan de todo menos de la Palabra, se alimentan de la TV, de novelas, o de conversaciones con amigos y revistas de cotilleos. Luego en la iglesia ocurren unas cosas que tú te preguntas cómo es posible que ocurran.

- "El sillón de plata". Pg.28. Debemos permanecer atentos a las señales.

- Vemos que siempre volvemos a la misma idea: la importancia de la Palabra de Dios en nuestra protección espiritual, el diablo conoce el poder de la Palabra por eso intenta mantenernos alejados de ella, en la parábola del sembrador los pájaros (demonios) roban la semilla (la Palabra), durante años el diablo intentó quemar las Biblias y a los que la leían, ahora él nos ahoga con distracciones y muchas ocupaciones que nos distraen inutilmente.

 

 

Volver a la página de estudios - Volver al menú principal