¿Dónde Sirve a Dios la Gran Muchedumbre?

 

 

 

En el verano de 1988, la Sociedad Watchtower presentó el que hasta hoy es su más reciente comentario sobre el último libro de la Biblia. Apocalipsis ... ¡se acerca su magnífica culminación! el título de esta publicación. Resulta instructivo considerar la información que contiene este libro a la luz de los acontecimientos que tuvieron lugar en la Central Mundial de los Testigos de Jehová a principios de esa década.

Cuando esto se hace, da la sensación de que uno de los propósitos de éste es reforzar las bases de algunas de las interpretaciones singulares que propugnan los Testigos con relación a esta parte de la Biblia, y reescribir

información contenida en anteriores comentarios sobre el Apocalipsis de Juan que pudiera ser realmente embarazosa para aquellos que abogan por las interpretaciones de la Sociedad.

En la primavera de 1980 y a principios del verano de ese mismo año, varias personas que por mucho tiempo habían servido como miembros del personal de las Oficinas Centrales de la Sociedad (entre ellos algunos miembros del Departamento de Redacción que habían investigado y escrito la mayor parte de la información del libro Ayuda para Entender la Biblia), fueron o despedidos, o expulsados o asignados a otros trabajos después de largos interrogatorios. Uno de los primeros asuntos doctrinales sobre los que parece que hubo disputa y que llegó a ser conocido por otros miembros de la familia Betel, tenía que ver con la "gran muchedumbre" que se menciona en Revelación 7:9. Por lo visto, algunos estaban cuestionando la base para que la Sociedad enseñara que ésta es una clase terrestre y no una celestial, que es lo que creen la mayoría de los Comentaristas Bíblicos y lo que la misma Sociedad enseñó hasta el año 1935.

Por aquel entonces, yo dividía mis horas de trabajo entre el Departamento de Servicio y las "Oficinas

de la Décima Planta" (a las que más tarde se conoció como las "Oficinas Ejecutivas") donde trabajaba

como secretario de hombres que manejaban la correspondencia, entre ellos algunos miembros del

Cuerpo Gobernante como Milton Henschel y Ted Jaracz que trabajaban en las Oficinas Ejecutivas.

La congregación a la que yo estaba asignado, era una congregación local llamada "Fort Greene" que

se reunía en el Salón del Reino que estaba situado en uno de los edificios de la Sociedad. Para uno de

los últimos Domingos del mes de Mayo de 1980 estaba previsto que Harold Jackson, uno de los

"hombres de sección" del Departamento de Servicio (él mantenía correspondendia sobre asuntos de

congregación para una sección específica de los Estados Unidos), viniera a dar un discurso a nuestro

Salón. Sin embargo, Jackson nos informó que probablemente tendría que cancelarlo debido a que

habían surgido varios varios casos judiciales serios y le habían asignado a él para que se encargara de

ellos. Al final los asuntos se resolvieron de forma que sí pudo dar el discurso, pero en el transcurso

de éste dio la impresión de estar algo agitado. Uno de los puntos que escogió para basar su

consideración tenía que ver con la palabra griega -naos, la palabra que se usa en Revelación 7:15 (y

donde ha sido traducida "templo" en la Traducción del Nuevo Mundo y "habitación divina" en la

traducción literal que está debajo del texto griego de la Kingdom Interlineal Translation of the Greek

Scriptures) para describir el lugar en el que la "gran muchedumbre" sirve a Dios. Para demostrar que

esta palabra no se refería al templo celestial de Dios, Jackson leyó un versículo del libro de Mateo en

el que ésta se usa con relación al templo terrestre que estaba en Jerusalén; entonces declaró que esto

probaba que el término naos se podía usar para hacer referencia a un templo terrestre. A continuación

nos advirtió en contra de escuchar a aquellos que pudieran presentarse tratando de argumentar en

base a esta palabra que la "gran muchedumbre" es una clase celestial y no una terrestre.

Una mañana de la semana siguiente, al presentarme en el Departamento de Servicio para trabajar, vi a

un grupo de hombres que estaban apiñados en tomo a Harold Jackson acosándole con preguntas

sobre la naturaleza de los casos judiciales en los que estaba envuelto. Jackson fue cauto en cuanto a

revelar detalles, pero recalcó: "Esto es gordo, esto es gordo". * Estos sucesos fueron el principio del

duro despertar que pronto experimentaría después de casi diez años de experiencias en el servicio de

tiempo completo primero como precursor y después como miembro de la familia Betel, experiencias

que, en su mayor parte, fueron felices y agradables.

Una vez que tuvieron lugar algunas de las sorprendentes expulsiones y despidos, opté en un principio

por quedarme unos ocho meses en la Central de Brooklyn de forma provisional. Esto se debió, en

parte, a que algunos miembros del Cuerpo Gobernante nos habían asegurado que en poco tiempo

algunas de las preguntas que habían surgido serían contestadas. Estas respuestas se presentarían

tanto en las publicaciones de la Sociedad como en forma de comentarios especiales que miembros

del equipo de redacción y otros darían en las mesas del desayuno de la mañana procurando contestar

las preguntas. Esto comenzaría en Septiembre 1980.

 

 

 

* Parece ser que a Jackson se le había asignado estar presente en las audiencias judiciales de miembros de habla hispana. Aunque fue cauto con nosotros, parece que fue menos discreto al tratar con los miembros del Cuerpo Gobernante, bajo cuya dirección actuaba, así que más tarde le pareció conveniente presentarles sus disculpas a través de una carta. En la correspondencia que pasó casualmente por mis manos en las Oficinas Ejecutivas, decía que se sentía escandalizado por algunos de los comentarios que había hecho a miembros del Cuerpo Gobernante, y que aunque en un principio él no había aprobado la forma en que ellos estaban manejando los asuntos, ahora, al tiempo de escribir esa carta, aprobaba completamente su forma de actuar, como así debería haber sido desde el principio. Pero en retrospectiva, a juzgar por los comentarios que le hizo a su taquígrafo, Lee Waters, y que yo oí por casualidad, parece ser que lo que principalmente le preocupaba era protegerse a sí mismo. Jackson le había dicho a Waters que pensaba que los serios problemas judiciales que habían surgido podían atribuirse, al menos en parte, a que el Cuerpo Gobernante había fallado en cuanto a 'dedicarse al ministerio de la palabra', tal como la Biblia, en Hechos 6:4, dice que hicieron los apóstoles.

 

 

 

 

Sin embargo, el mes anterior, apareció un artículo en la edición de La Atalaya de 15 de Agosto de

1980 titulado: "La'grande muchedumbre' rinde servicio sagrado ¿dónde?". Es casi seguro que la

mayoría de la familia Betel sabía que este artículo había sido escrito como respuesta a algunos de los

asuntos que surgieron ese año cuando tuvieron lugar las expulsiones y los despidos. Asimismo, la

mayoría se daba cuenta de la seriedad de este artículo, puesto que para ese entonces la vida de

personas que por mucho tiempo fueron miembros de¡ personal de las Oficinas Centrales había

cambiado irrevocablemente habiendo sido tachadas de "apóstatas" y descritas como si fueran peores

que personas sin fe. Generalmente se suponía que el autor del artículo había sido Fred Franz, y esto

fue sin duda una suposición correcta, pues durante esta crisis organizativa, él fue la única persona a la

que se acudió en busca de respuestas a los serios asuntos doctrinales que surgieron.

El artículo trató de sostener la enseñanza de la Sociedad de que la "gran muchedumbre" es realmente

una clase terrestre, y trató de hacerlo mostrando que la palabra naos en realidad podía aplicarse, no

sólo al santuario interior del templo (que constaba de Santo y Santísimo), sino también a los patios

exteriores, entre ellos "el patio de los gentiles" en el que a los Testigos de Jehová se les ha enseñado

que la "gran muchedumbre" sirve en sentido antitípico. Esto es importante debido a que en el

simbolismo Bíblico, la parte más interior del templo representa el cielo; los que sirven allí, por lo

tanto, deberían estar igualmente en el cielo. (Véase, por ejemplo, Hebreos 8:5; 9:11,12,23,24;

Revelación 11: 19; 14:15, 17; 15:5,6 ,8; 16:1,17) En la página 15 de este artículo, aparecía un esquema

para mostrar que en la Biblia se puede usar el término naos en ese sentido amplio que no sólo abarca

el santuario interior del templo sino también el patio más exterior. Esta es la reproducción del

esquema, tal y como aparecía allí:

 

* La palabra griega "naós" suele referirse al santuario interior que representa al cielo mismo

* PERO era el templo (naós) entero lo que había estado bajo construcción por 46 años

* Fue el templo (naós) entero lo que fue destruido como juicio procedente de Dios

* Fue de los atrios del templo (naós) exterior de donde Jesús echó a los cambistas

* Fue en el templo (naós) exterior donde Judas arrojó las 30 monedas de plata

* POR LO TANTO es consecuente el que la "grande muchedumbre" sirva a Dios en el atrio terrestre del templo

espiritual

 

LA ATALAYA - 15 DE AGOSTO DE 1980

Esquema del número de La Atalaya del 15 de Agosto de 1980 que explica cómo la "gran muchedumbre" puede estar en el naos de Dios (según Revelación 7: 15) y todavía estar en la tierra. Sin embargo, aquellos miembros de Betel que hicieron un examen cuidadoso de este artícuio (aunque debieron ser pocos), descubrieron algo sobre éste que fue extremadamente perturbador, debido especialmente a que sabían que había sido escrito para refutar las conclusiones a las que habían llegado como resultado de su estudio personal de las Escrituras personas que antes habían sido miembros queridos y respetados de la familia Betel. Cuando buscaron en el Kingdom Interlineal Translation of the Greek Scriptures de la Sociedad los versículos Bíblicos a los que hacían referencia los puntos de esquema, descubrieron que, al parecer, la palabra naos ni siquiera se usa en algunos de ellos. Lo que sigue a continuación es una consideración punto por punto de este material:

 

Fue de los atrios del templo (naós) exterior de donde Jesús echó a los cambistas Mateo 21:12, Marcos 1 1: 15, Lucas 19:45 y Juan 2:14,15 son los versículos de la Biblia que registran la ocasión en que Jesús echó a los cambistas del templo. Cuando estos versículos se consultaron en la Kingdom Interlineal Translation of the Greek Scriptures, se vió que la palabra que se usa en ellos no es naos, sino hieron. [En la traducción Interlineal de la Sociedad, naos se traduce consecuentemente "habitación divina" en la traducción literal, palabra por palabra, que aparece debajo del texto griego.

La palabra que normalmente se usa en las Escrituras para hacer referencia al área completa del templo

es hieron. Como se declara en el Tomo 4, pág. 122, del Diccionario Fxpositivo de Palabras del

Nuevo Testamento de Vine (Editorial Clie, 1984): "HIERON ... significa todo el edificio con sus

recintos, o alguna parte del mismo, en distinción a naos, el santuario interior"].

Este mismo punto lo encontramos también en la página 376 de La Atalaya del 15 de Junio de 1961, en una porción que considera el capítulo dos de Juan y la cuestión de cómo podía el templo dar cabida a los cambistas y a todos los animales que en él se vendían. El punto en cuestión dice:

 

¿Qué clase de edificio pudiese haber sido que tuviese espacio para todo este tránsito? La realidad es que este templo no era un sólo edificio sino una serie de estructuras de las cuales el santuario del templo era el centro. En la lengua original esto se hace bastante claro, distinguiendo los Escritores de la Biblia entre los dos por medio del uso de las palabras hierön y naós. Hierón se refería a todos los terrenos del templo, mientras que naós aplicaba a la estructura del templo mismo, sucesor del tabernáculo del desierto. De modo que Juan nos dice que Jesús halló todo este tráfico en el hierón.

 

 

(En el Kingdom Interlineal Translation of the Greek Scriptures el término hieron ha sido traducido

por la palabra "templo" en la traducción literal que aparece debajo del Texto Griego).

 

(La página de La Atalaya que corresponde a la página 376 del número del 15 de Junio de 1961, identifica correctamente la parte exterior del área del templo (que es el lugar en el que la Biblia dice que estaban situados los cambistas) con la palabra griega hieron. 19 años más tarde, sin embargo, la página 15 del número del 15 de Agosto de 1980 dio a entender engañosamente que los cambistas estaban situados en la zona del templo que describe la palabra naos. Esto se hizo en un artículo destinado a sostener la enseñanza de la Sociedad de que la "gran muchedumbre" es una clase terrestre aunque Revelación 7:15 la sitúe en el "naos" de Dios. (En la Biblia el santuario del templo, el naos, representa el cielo).

 

 

Volver a la página de estudios de los testigos - Volver al menú principal