Perdiendo lo central de nuestra fe

El mundo cristiano está sujeto no sólo a falsas doctrinas, sino a la perversa y carnal práctica del culto a la personalidad, esa enseñanza que quita a Cristo Jesús del centro de nuestra vida y fe, y en su lugar pone a un pastor o a uno de esos falsos apóstoles.

Pero también hay otro peligro, y es que en nuestra predicación, desconectemos las verdades que exponemos de la centralidad de Jesucristo, y nos convirtamos en moralistas, predicadores de ética, religiosos, en lugar de testigos de Jesucristo. Por supuesto, debemos enseñar todo el consejo de Dios, pero debemos tener presente que toda enseñanza de la Palabra conecta con la persona y la obra de Jesucristo.

Y ahora piensa, ¿cómo llevas a la práctica esto en tu testimonio personal?, por ejemplo, cuando le hablas a un amigo no creyente, ¿estás presentándole a Jesucristo, o estás “vendiéndole” lo estupenda que es tu iglesia local?, ¿estás hablando de los evangélicos o estás presentando el evangelio?.

Quizás parezca una cuestión de matices, pero en realidad no lo es, es una cuestión de fondo, del eje sobre el que orbita nuestra fe, que mueve nuestro testimonio.

¿Qué es ser humano?

Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. (‭Colosenses‬ ‭1‬:‭16‬ RVR1960)

Colosenses 1 habla de la primacía de Cristo sobre todas las cosas. Jesus es el origen y el destinatario de todo, a Él le pertenecen, el sentido y el propósito de todo es Jesus.

A menudo las películas y libros se plantean una cuestión aparentemente sin respuesta: ¿cual es el sentido de la vida?. En un programa de radio decían que esa era una pregunta absurda, que el sentido de una flor, era ser flor, por lo tanto el destino de un hombre, es ser un hombre, nada mas. Pero, ¿qué es ser un ser humano, en que consiste?.

Nuestro texto nos da respuesta: el propósito de ser un hombre es conocer a Dios, tener relación con El, adorarle como nuestro Dios, y que Él sea el centro de todo. Cuando Dios no es el centro y el fin del ser humano nada tiene sentido, cuando Dios es el centro del ser humano, el ser humano es entonces verdaderamente humano.

Y dejadme decir algo mas, cuando Dios es el todo del ser humano, es cuando mas feliz es el ser humano, mas completo, más gozoso, y mejor ser humano es.

Poder para adaptarnos

No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Fil 4.11 y ss

Lo que más nos cuesta a los seres humanos es adaptarnos a las circunstancias que cambian. Los cambios, para muchos de nosotros, suponen un transtorno, nos hacen temerosos, vulnerables, irritables.
El apóstol Pablo vivía en continuos cambios, además, cambios muy extremos que lo llevaban de la abundancia al hambre, él comparte con nosotros una lección: Cristo le había dado poder para adaptarse y estar satisfecho en medio de cualquier situación, le había dado la capacidad de disfrutar de la situación en la que estaba.

¿Cual es el secreto?, apoyarnos en Aquel que vivió a merced de la voluntad del Padre, confiar en el que dejó la Gloria del Cielo por la miseria de Nazaret, del que abandonó la gozosa compañía del Padre, por la cuadrilla de pecadores que sorteaban sus ropas a los pies de su cruz. Sólo la íntima comunión con Él nos puede dar paz en medio de los cambios, contentamiento en medio de una economía cambiante, gozo a pesar de la pédida.

El secreto de la alegría

Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!

Una y otra vez tenemos que recordarnos a nosotros mismos que debemos ir a la fuente de todo gozo, que es Dios, para que nuestros corazones sean llenos.
Quizás por las mañanas te levantas temprano para buscar a Dios, y sin duda sales de tu encuentro con El muy refrescado y alegre, pero el día te ira alejando poco a poco de El. No te preocupes, acude a El a menudo, con frecuencia, vuelve la mirada y los pensamientos y gózate en El, disfruta de El, dale gracias por sus muchas bendiciones en tu vida. Acudamos a Dios con frecuencia, y seremos renovados.

El primer voluntario

A todos nos emocionan los relatos de los héroes modernos, bomberos, policías, soldados, personal médico, personas que arriesgan sus vidas para que otros puedan salvarlas. Hubo Alguien que fue el primero que dio un paso al frente para rescatar, no a una persona, sino a una multitud incontable, un acto que supera el heroísmo, y que lo sitúa en el centro de la historia. Esa persona es Jesús.

¿Deseas escuchar sólo el audio en mp3 o descargarlo?:

Un bicho raro

Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas. (‭Filipenses‬ ‭3‬:‭20-21‬ RVR1960)

¿Alguna vez has tenido la sensación de que no encajas en ningún sitio?. Cuando era niño cambiaba tanto de colegio que nunca me sentía cómodo allí donde iba, era un pez fuera del agua, un extraño en una fiesta ajena. En cierto sentido el hijo de Dios es así, alguien fuera de lugar, un extranjero en una Sodoma que pronto va a ser destruida. Tiene los ojos fijos en su meta, su esperanza está puesta en su Salvador, sabe que las promesas futuras son gloriosas, y anhela ese día.

Este texto me llena de esperanza, pero también me llena de compasión por los que no comparten mi glorioso futuro, ¿qué será de ellos?.

El primer voluntario

El 11 de Septiembre los policías y bomberos que acudieron a la zona gritaban a los ciudadanos que corrieran para salvar sus vidas, mientras que ellos, los hombres y mujeres de uniforme corrían HACIA el peligro. Su historia nos sigue conmoviendo hoy en día.

Hubo Alguien que fue directamente al peligro, enfrentó un destino horrible para que la humanidad pudiera ser libre de la condenación, esa persona fue Jesús.

Confianza sin reservas

Júzgame, oh Jehová, porque yo en mi integridad he andado; He confiado asimismo en Jehová sin titubear. (‭Salmos‬ ‭26‬:‭1‬ RVR1960)

Júzgame, oh Jehová, porque yo en mi integridad he andado; He confiado asimismo en Jehová sin titubear. (‭Salmos‬ ‭26‬:‭1‬ RVR1960)

El salmista le dice a Dios que confía en Él sin ningún tipo de duda. No es una confianza a medias, es una confianza total. ¿Cual es la base de su confianza?. Que Dios le ama, que Dios ama a los limpios de corazón, y que Dios es un Dios que nunca falla, que los que confían en El nunca serán avergonzados.

¿Vivimos nosotros ese tipo de confianza?.

Una comunión que transforma

La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, Y a ellos hará conocer su pacto. (‭Salmos‬ ‭25‬:‭14‬ RVR1960)

La intimidad con Dios nos adentra en la confianza de Dios. La cercanía de Dios nos lleva al conocimiento de Dios, y al igual que Jesus les hablo claramente a sus discípulos todas las cosas, así nosotros, si nos adentramos en la presencia de Dios para hacer de ella nuestra morada permanente, tendremos el conocimiento de El mismo.

No hay intimidad sin temor de Dios. La comunión con Dios nos transforma interiormente, haciendo que el pecado en nosotros nos repugne, y anhelemos adentrarnos mas en lo secreto del Santuario. Esta clase de intimidad nos coloca en los planes de Dios para nosotros y nos lleva a transitar por sus sendas, conduciéndonos a que seamos el tipo de persona que El desea que seamos.