Cuando Dios no responde

«¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que él no me daría más de doce legiones de ángeles?»‭‭S. Mateo‬ ‭26:53‬ ‭RVR1960‬‬

A veces Dios no quiere librarnos.

La perspectiva del sufrimiento nos aterra. Lo reconozco, soy muy cobarde. Si encontramos alguna forma de escapar de nuestro terror conseguiremos encontrar esa forma. Nuestro bendito Señor tenía una forma de escapar de la cruz, tan sólo orar a su Padre y podría escapar, Él le mandaría legiones de ángeles que lo librarían de aquellos hombres.

Pero Jesús no quería escapar de aquel horror que era la Cruz, porque en ese horror estaba la perfecta voluntad de Dios, y porque esa voluntad era para nuestra bendición.

Quizás nuestro problema sea ver nuestras pruebas como algo estéril y sin fruto, cuando en realidad esconden propósitos de bendición y vida. Que el Señor nos conceda la Gracia de mirar a las pruebas con fe en Aquel cuyos planes para nosotros son nuestra plena bendición, santificación, y glorificación de Él por medio de nosotros.

La insatisfacción que te lleva a Dios

Una mujer profundamente decepcionada con su pasado amoroso tiene una conversación que cambiará su vida para siempre, ¿puede la insatisfacción llevarnos a la presencia de Dios?. Esta es su historia, y esta podría ser tu historia.

Una invitación 

«El reino de los cielos es semejante a un rey que hizo fiesta de bodas a su hijo;»‭‭S. Mateo‬ ‭22:2‬ ‭RVR1960‬‬

El Reino es una fiesta. El Reino de Dios, el plan de Dios, es una fiesta de puro gozo, la celebración de un Padre que invita a disfrutar de la boda de su hijo. En el Islam el enfoque es la sujeción a Dios, en el budismo es la liberación del sufrimiento…. En el cristianismo bíblico es unirse al gozo de un Dios de amor que quiere que nos unamos a su felicidad. Un invitación dirigida a personas indignas y empobrecidas que reciben una invitación para ir al Palacio del Rey. 

¿Por qué este Rey desea que sus invitados se unan a Él en su alegría?, porque es un a Rey de Gracia que ofrece buenas cosas a personas que no lo merecen.

Puedes quedarte fuera o entrar en el gozo de este Rey, puedes dejar pasar la oportunidad o disfrutar de la generosidad de Dios quien ha abierto las puertas de su casa para ti. 

Recordando a Ecuador

No puedo evitar acordarme de Ecuador. Como español me siento muy bendecido por el pueblo ecuatoriano, durante una época muchos vinieron a España para trabajar y labrarse un futuro. Hicieron sacrificios inmensos para establecerse aquí. No sólo nos trajeron su trabajo, también su amor por Dios. El pueblo ecuatoriano es un pueblo que ama a Dios. Las iglesias evangélicas se llenaron de hombres y mujeres deseosos de adorar y de usar sus dones.

En la iglesia local de la que soy miembros he tenido el privilegio de conocer a varias familias ecuatorianas, algunos de ellos son más que amigos y hermanos, son familia, en un sentido muy cercano y real. Hemos llorado juntos, hemos reído y hemos visto la mano del Señor obrar. Es por eso que ahora me siento muy cercano del noble pueblo de Ecuador y quiero orar a Dios por protección, consuelo, fortaleza y Su bendición. Que Él sostenga sus corazones en esta hora de prueba y bendiga la noble nación de Ecuador. ¡Amén!.

Un futuro lleno de sorpresas

«Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.»

‭‭Romanos‬ ‭8:18‬ ‭RVR1960‬‬

Lo cierto es que no sabemos mucho sobre la gloria que en nosotros ha de manifestarse. El Señor Jesus ha hablado más del infierno que de las maravillas que Dios tiene para sus escogidos. ¿Por qué es esto así? Esto es así porque las maravillas y la gloria que Dios ha preparado no son posibles de concebir en nuestro estado natural. El estado eterno para los que aman a Dios será vivir cada día de esa eternidad en continuo asombro, maravillados por la grandeza de unos dones que superan cualquier expectativa que pudiéramos tener. 

Se acerca la mañana


«¿Por qué he de temer en los días de adversidad, Cuando la iniquidad de mis opresores me rodeare? Los que confían en sus bienes, Y de la muchedumbre de sus riquezas se jactan, Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir al hermano, Ni dar a Dios su rescate (Porque la redención de su vida es de gran precio, Y no se logrará jamás), Para que viva en adelante para siempre, Y nunca vea corrupción. Pues verá que aun los sabios mueren; Que perecen del mismo modo que el insensato y el necio, Y dejan a otros sus riquezas. Su íntimo pensamiento es que sus casas serán eternas, Y sus habitaciones para generación y generación; Dan sus nombres a sus tierras. Mas el hombre no permanecerá en honra; Es semejante a las bestias que perecen. Este su camino es locura; Con todo, sus descendientes se complacen en el dicho de ellos. Selah Como a rebaños que son conducidos al Seol, La muerte los pastoreará, Y los rectos se enseñorearán de ellos por la mañana; Se consumirá su buen parecer, y el Seol será su morada. Pero Dios redimirá mi vida del poder del Seol, Porque él me tomará consigo. Selah»
Salmos 49:5-15 RVR1960

¿Cuál es el precio de la redención?. ¿Crees que te podrías permitir algo tan valioso como tú redención o la de otro?. Sin duda que no puedes. Ni todo el oro del mundo podría pagar el rescate de nuestros pecados y el perdón. Sin embargo los seres humanos confiamos en las riquezas, ignorando que el disfrute de las mismas solo dura muy poco y otros serán los que disfruten de ellas (entre ellos Hacienda!).

La Biblia dice que el hombre más necio de todos es el que piensa que 1) hay seguridad en sus bienes materiales y 2) su situación nunca cambiará y vivirá siempre.

El juicio sobre los que viven así, sin Dios y con su fe puesta en el dinero es este: la muerte los pastoreará. Ellos nunca podrán decir: el Señor es mi pastor, porque experimentarán la muerte en un sentido pleno. No tendrán ninguna esperanza al lugar de soledad al que van, el infierno no tiene puerta de salida, ni tampoco hay música en el Seol, ni risas.

El texto final es más hermoso y es la segunda parte del juicio para aquellos que no confían en el Dios de la Biblia, “los rectos se enseñorearán de ellos por la mañana”. Se acerca el día del Señor, una mañana de esperanza y luz para los creyentes, el día en que Dios premie a sus escogidos y consuele a los que vivieron para El. Jesucristo mismo prometió que aquel día tendremos consolación y heredaremos la tierra.

¡Por fin es Lunes!, una perspectiva cristiana del trabajo


Efesios 6.5-9 nos habla de cómo podemos convertir nuestras ocupaciones como trabajadores en adoración a nuestro Salvador. Nuestro trabajo es un culto espiritual si lo ofrecemos a Dios en gratitud, y si lo hacemos de manera excelente, este será recompensado por el Señor Jesucristo en su Segunda Venida.

Suspendido entre el Cielo y la tierra


“y se le enredó la cabeza en la encina, y Absalón quedó suspendido entre el cielo y la tierra”

2 Samuel 18.9

Absalón se rebeló contra su padre, enemistándose y enfrentándose contra él. Al hacerlo también se enemistó contra Dios. Qué cosa tan terrible es el que se enfrenta a su padre, ya que se enfrenta al Dios del Cielo, y a su padre en la tierra, y queda suspendido entre el Cielo y la tierra, sin tener amparo ni de Dios, nuestro Padre celestial, ni de la tierra, el padre terrenal. Todos los hijos que se rebelan así contra su padre es el mismo, una vida corta, porque está escrito:

“Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.” Ex 20.12

Sin apoyo arriba, ni sustento abajo, Absalón murió, solo y abandonado por los que creía que eran sus amigos. Sin descendientes, lo cual en aquellos tiempos era una terrible desgracia, y lo más importante, en el libro de Dios, su triste historia, llena de traición, decisiones erróneas y vergüenza queda como un aviso a todos los que quieren seguir sus pasos.

Cómo vivir como un hijo de Dios

Ef 5.15-21 nos enseña cómo podemos vivir como hijos de Dios en estos tiempos difíciles, ¿cuales son los 4 aspectos involucrados en reflejar la vida de Dios en nosotros?.

La salvación llegó

Hoy día 19 he tenido la responsabilidad y el privilegio de hablar en el culto de Navidad de la iglesia a la que pertenezco, mi querida iglesia evangélica en Suanzes. He subido a la plataforma con mucho temor, y con la certeza humillante de lo indigno que soy para hablar en nombre de Dios acerca del bendito Salvador. El tema de la reunión era “La salvación llegó”. Estas palabras me conmueven porque encierran una profundidad inconmensurable, ¡la salvación llegó!, ¡cuantos hombres y mujeres anhelaron saber qué persona y en qué tiempo sería el cumplimiento de la promesa y la salvación preparada y profetizada por Dios (1 Pe 1.10-12).

Hace poco escuché a un discípulo del rabino Shalom Arush hablar de que todo judío tiene la obligación de esperar cada día de su vida la venida del Mesías. Una de las cosas que los judíos esperan del Mesías es que les enseñará cómo hablar con Dios. No puedo menos que sorprenderme ¡eso es lo que nos enseñó el bendito Señor Jesucristo!. Él y sólo Él es la salvación que ha llegado. ¿Somos conscientes de la grandeza de los tiempos que nos ha tocado vivir?, la Biblia enseña que estos son los últimos tiempos, y el comienzo de los mismos lo marca la venida del Salvador.

El mensaje que dí en la reunión era de unos 15 minutos, no más de 20. Pero camino de casa pensaba en la cantidad de cosas que me hubiera gustado haber dicho. Mañana tengo que predicar en una iglesia muy querida, la de los hermanos de Alcorcón, donde tengo verdaderos amigos y hermanos. Tenía pensado predicar algo que ya había predicado, pero… creo que el Señor no me dejaba hacerlo. Porque el tema del mensaje de esta tarde no me dejaba en paz, así que, a pesar del cansancio y de estas avanzadas horas he ampliado las notas de mi mensaje y oro que sea de bendición para los hermanos allí.

Con todo, si quieres leer mis notas, las comparto contigo, puedes descargarlas en este enlace:

151219 La salvacion llego