Un plan de rescate

Nehemías, líder judio que encabezó las primeras llegadas a Israel tras la deportación representa el ejemplo casi perfecto de líder político, ejemplar, generoso, íntegro, bondadoso. Todo lo que hizo Nehemías lo hizo a la luz de la presencia de Dios. Asombra leer cómo Nehemías hizo todo lo que pudo por liberar a aquellos judíos pobres que, abrumados por las deudas, terminaban en la esclavitud.

Muchos años después vino Alguien cuyo ejemplo es aun más perfecto, y cuya misión implicaba rescatar de otro tipo de esclavitud, la esclavitud espiritual y moral, nosotros también somos llamados a ser rescatadores de otros, a indicarles cual es la solución a la tiranía de la dependencia del pecado.

Leonard Ravenhill y la presencia de Dios

Tras un buen tiempo de mucho disfrute en el Señor, oraba que mi ánimo y deseo de buscar a Dios no decayera en un largo periodo más o menos gris. Creo que como respuesta a mi oración recibí este vídeo de alguien por el cual mi admiración no deja de crecer: Leonard Ravenhill. Creo que he escuchado pocas predicaciones con lo que Whitefield llamaba “los truenos, los relámpagos y el arco iris”.

Y lo más importante, me ha ayudado a ponerme en sintonía con la única realidad posible, la espiritual. La vida espiritual es curiosa, es delicada y frágil, crece en lo secreto, en la oración y a la luz de la presencia de Dios, pero se marchita fácilmente si la descuidamos. Espero que el vídeo os haga tanto bien como a mí.

Réplica de Metanoia a la reflexión sobre “tecnología y presencia de Dios”

Mi querido hermano y amigo Jairo ha hecho una valiosa aportación al tema que me anticipé a debatir, y sobre el cual llevábamos tiempo hablando. Os recomiendo que lo escuchéis, él es una persona reflexiva que cuando habla es porque ha meditado a fondo el asunto.

Podéis escuchar su podcast desde su blog METANOIA (click en el enlace).

Creo que esta reflexión es necesaria: la tecnología avanza mucho más rápido que nuestra capacidad de asimilarla e incorporarla, con el consiguiente riesgo de hacer un mal uso de ella.  Y creo que las aportaciones que cada uno hagamos, no de una forma simplista, sino profunda, bíblica y desde la práctica nos ayudarán a todos.

Tecnología, la ladrona de la presencia de Dios

Ok, ok, sé que el título “quizás” sea muy agresivo.

Estoy preparando mis notas para un audio (quizás vídeo) donde hablar del impacto de la tecnología móvil en nuestras vidas espirituales, nuestra comunión con Dios, nuestra lectura de la Biblia y en nuestra sordera espiritual.

¿Crees que es un tema importante?, si es así escribe en comentarios tus preguntas, aportaciones, ¡lo que quieras!, tus preguntas aparecerán en el audio.

Resoluciones para tu vida

Siendo muy joven, Jonathan Edwards tomó el propósito de vivir su vida cristiana con toda seriedad y responsabilidad, por lo tanto escribió 90 resoluciones por las que guiar su vida. Este es un extracto de algunas de ellas con mis comentarios. Estas resoluciones son un espejo que muestra muchas de las miserias de nuestra condición actual, y un estímulo a vivir de otra manera.

1. Resuelvo. Que haré lo que piense que sea para la mayor gloria de Dios y para mi propio bien, ganancia y placer, en todo mi tiempo; no teniendo ninguna consideración del tiempo, ya sea ahora, o nunca, ni por millares de edades desde hoy. Resuelvo, hacer todo lo que considere mi deber, sobretodo para el bien y la ganancia de la humanidad en general. Resuelvo, por tanto hacerlo, no importando las dificultades con que me encuentre, ni cuantas, ni cuán grandes que sean.

5. Resuelvo. Nunca perder ni un momento de tiempo, sino perfeccionarlo de la forma más provechosa que yo pueda.

6. Resuelvo. Vivir con toda mi fuerza, mientras viva.

28. Resuelvo. Estudiar las Escrituras tan firmemente, constantemente y frecuentemente como pueda, de tal manera que pueda encontrar y sencillamente percibir en mí el crecimiento en el conocimiento de ellas.

37. Resuelvo. Inquirir cada noche, al ir a dormir, en donde he sido negligente — que pecado he cometido — y en qué me he negado a mí mismo.también al final de cada semana, mes y año. Diciembre 22 y 26 de 1722.

66. Resuelvo. Que siempre me esforzaré en mantener un aspecto benigno, una forma de actuar y hablar, en todos lugares, y en todas las compañías, excepto si sucediera que los deberes requieran que sea de otra manera.

Enlace.

http://www.ibcgracia.org/resolucionesde-jonathan-edwards/

Podcast: Pastores suicidas

Después de bastante tiempo retomo mi podcast “Jesús en Internet”, en este caso hablando de una triste noticia como es el suicidio de tres diferentes pastores. En el podcast reflexiono sobre el modelo de pastoreado en las iglesias, ¿es bíblico el modelo uní pastoral, por qué es más saludable el liderazgo plural y qué podemos hacer para proteger a nuestros pastores?.

La falsa seguridad de salvación (jóvenes)

Uno de los grandes enemigos de la salvación es el engaño espiritual, la falsa seguridad de salvación, basada no en la fe en Jesucristo, sino en cualquier otra cosa. ¿Cómo identificarla y cómo salir de ese engaño?, ¿qué dice la Biblia sobre ella y cómo podemos basar nuestra vida cristiana en una fe real y bíblica?.

Si deseas escuchar únicamente el audio, y/o descargarlo, usa el reproductor más abajo:

Cristianismo sobrenatural

Mis primeros maestros fueron hombres de Dios muy apegados a la Palabra, doy gracias a Dios por ello. En medio de un panorama lleno de excesos (profecías, apóstoles, ungidos, pastores de pastores, unciones proféticas, apostólicas, etc….) podemos cometer el error de irnos a un extremo que ni siquiera es bíblico.

Hace años en un retiro, un joven recién convertido, me preguntaba por qué todos en su iglesia continuamente decían que el Señor les había hablado, ¿cómo era eso?, me preguntaba, ya que él nunca había oído la voz del Señor. Dime, ¿cómo hubieras respondido tú?. Muchos creyentes ABUSAN del “Dios me ha dicho” cuando en realidad deberían decir: “creo que debería hacer esto” o “me siento más cómodo con esta decisión”. ¡Qué peligroso es esto!, es el pecado de profetizar falsamente, poniendo palabras en boca del Señor.

Creo que la mayoría de los que usan a Dios como muñeco de ventrílocuo de sus propios pensamientos son personas que ignoran la Biblia, ¿para qué van a necesitar leerla si “Dios” les habla directamente?, ¿qué necesidad tienen de saber lo que Dios piensa sobre cualquier tema si lo único que tienen que hacer es invocarle?.

La reacción contraria sería negar lo sobrenatural de manera tajante, y eso es, también, un exceso.

El hijo de Dios debe andar en la Palabra de Dios, conocerla, meditarla, y apoyarse en ella, todo lo demás es errar. Precisamente si estudia la Palabra sabrá que pisamos dos mundos, el sobrenatural, y este mundo. No deberían sorprendernos las casualidades, no debería sentir que sus oraciones son demasiado ambiciosas.

Es más, si abrimos un poco nuestros ojos espirituales veremos cómo Dios está interviniendo y somos guardados por el poder de Dios, mediante la fe ( 1 Pe 1.5). Si mantenemos una estrecha comunión con Dios y somos obedientes también oiremos al Espíritu pedirnos que nos acerquemos a alguien que necesita saber del bendito Salvador (Hch 8.29).

No estoy hablando de buscar emociones, sino de una vida cristiana normal, incluso sencilla.

Los requisitos no son nuevos, comunión con Dios por medio de la Palabra y la oración, obediencia a la voluntad de Dios, sometimiento a Dios y a las autoridades espirituales que Dios nos pone (padres, jefes, maridos, pastores, autoridades civiles, a los hermanos en la fe), arrepentimiento, santidad…. No estoy diciendo nada nuevo ¿verdad?.

En base a esto debemos vivir una relación con Dios que sea viva, donde el diálogo sea real, continuado. Debemos tener los ojos abiertos, porque muchas veces Dios responde nuestras oraciones, pero no somos capaces de ver ni entender la manera en la que las está respondiendo. Debemos estar atentos a cómo el Señor nos corrige amorosamente y nos lleva a Su Palabra.

Esto es un reto, porque implica obedecer a niveles que seguramente no hemos experimentado, ¿debería acercarme y hablar a esa persona?, ¿debería ofrendar más allá de lo que me había marcado?, ¿por qué no llamar a esta persona e interesarme por su situación?. Obedecer y caminar en la voluntad de Dios es algo que nos traerá muchas sorpresas. Ciertamente no hay nada aburrido en ser cristiano, y si alguien se aburre, es que ¡no está siguiendo las pisadas del Maestro!.