Podcast: Pastores suicidas

Después de bastante tiempo retomo mi podcast “Jesús en Internet”, en este caso hablando de una triste noticia como es el suicidio de tres diferentes pastores. En el podcast reflexiono sobre el modelo de pastoreado en las iglesias, ¿es bíblico el modelo uní pastoral, por qué es más saludable el liderazgo plural y qué podemos hacer para proteger a nuestros pastores?.

La falsa seguridad de salvación (jóvenes)

Uno de los grandes enemigos de la salvación es el engaño espiritual, la falsa seguridad de salvación, basada no en la fe en Jesucristo, sino en cualquier otra cosa. ¿Cómo identificarla y cómo salir de ese engaño?, ¿qué dice la Biblia sobre ella y cómo podemos basar nuestra vida cristiana en una fe real y bíblica?.

Si deseas escuchar únicamente el audio, y/o descargarlo, usa el reproductor más abajo:

Cristianismo sobrenatural

Mis primeros maestros fueron hombres de Dios muy apegados a la Palabra, doy gracias a Dios por ello. En medio de un panorama lleno de excesos (profecías, apóstoles, ungidos, pastores de pastores, unciones proféticas, apostólicas, etc….) podemos cometer el error de irnos a un extremo que ni siquiera es bíblico.

Hace años en un retiro, un joven recién convertido, me preguntaba por qué todos en su iglesia continuamente decían que el Señor les había hablado, ¿cómo era eso?, me preguntaba, ya que él nunca había oído la voz del Señor. Dime, ¿cómo hubieras respondido tú?. Muchos creyentes ABUSAN del “Dios me ha dicho” cuando en realidad deberían decir: “creo que debería hacer esto” o “me siento más cómodo con esta decisión”. ¡Qué peligroso es esto!, es el pecado de profetizar falsamente, poniendo palabras en boca del Señor.

Creo que la mayoría de los que usan a Dios como muñeco de ventrílocuo de sus propios pensamientos son personas que ignoran la Biblia, ¿para qué van a necesitar leerla si “Dios” les habla directamente?, ¿qué necesidad tienen de saber lo que Dios piensa sobre cualquier tema si lo único que tienen que hacer es invocarle?.

La reacción contraria sería negar lo sobrenatural de manera tajante, y eso es, también, un exceso.

El hijo de Dios debe andar en la Palabra de Dios, conocerla, meditarla, y apoyarse en ella, todo lo demás es errar. Precisamente si estudia la Palabra sabrá que pisamos dos mundos, el sobrenatural, y este mundo. No deberían sorprendernos las casualidades, no debería sentir que sus oraciones son demasiado ambiciosas.

Es más, si abrimos un poco nuestros ojos espirituales veremos cómo Dios está interviniendo y somos guardados por el poder de Dios, mediante la fe ( 1 Pe 1.5). Si mantenemos una estrecha comunión con Dios y somos obedientes también oiremos al Espíritu pedirnos que nos acerquemos a alguien que necesita saber del bendito Salvador (Hch 8.29).

No estoy hablando de buscar emociones, sino de una vida cristiana normal, incluso sencilla.

Los requisitos no son nuevos, comunión con Dios por medio de la Palabra y la oración, obediencia a la voluntad de Dios, sometimiento a Dios y a las autoridades espirituales que Dios nos pone (padres, jefes, maridos, pastores, autoridades civiles, a los hermanos en la fe), arrepentimiento, santidad…. No estoy diciendo nada nuevo ¿verdad?.

En base a esto debemos vivir una relación con Dios que sea viva, donde el diálogo sea real, continuado. Debemos tener los ojos abiertos, porque muchas veces Dios responde nuestras oraciones, pero no somos capaces de ver ni entender la manera en la que las está respondiendo. Debemos estar atentos a cómo el Señor nos corrige amorosamente y nos lleva a Su Palabra.

Esto es un reto, porque implica obedecer a niveles que seguramente no hemos experimentado, ¿debería acercarme y hablar a esa persona?, ¿debería ofrendar más allá de lo que me había marcado?, ¿por qué no llamar a esta persona e interesarme por su situación?. Obedecer y caminar en la voluntad de Dios es algo que nos traerá muchas sorpresas. Ciertamente no hay nada aburrido en ser cristiano, y si alguien se aburre, es que ¡no está siguiendo las pisadas del Maestro!.

Cuando la voz de Dios te persigue

Herodes el tetrarca oyó de todas las cosas que hacía Jesús; y estaba perplejo, porque decían algunos: Juan ha resucitado de los muertos; otros: Elías ha aparecido; y otros: Algún profeta de los antiguos ha resucitado.  Y dijo Herodes: A Juan yo le hice decapitar; ¿quién, pues, es éste, de quien oigo tales cosas? Y procuraba verle.
Lc 9.7-9
Herodes era un hombre malvado, corrupto, y débil. De él se dice que sobre todas las maldades que hizo, la peor fue mandar decapitar a Juan. Quizás pensaba que eliminando a Juan Dios no volvería a molestarlo, reprendiéndolo por su conducta, ¡pero no fue así!. Tras la muerte de Juan vino Jesús, quien era una voz mucho mayor, más fuerte, más clara.
Así es con todos los que huyen de Dios, sus conciencias no tendrán descanso, porque Dios nos habla constantemente,  y aunque intentemos silenciar su voz, Él, que nos ama entrañablemente, nos seguirá hablando hasta que nos volvamos a Él. ¡Ojalá nunca dejemos de oirle!, porque si dejamos de oír su voz significa que estamos tan endurecidos por el pecado que ni siquiera somos capaces de oirle.

Vivir en una cultura sin ser parte de ella

¿Cómo podemos vivir en una cultura sin ser parte de ella?. El cristianismo bíblico es más que una serie de creencias, es un estilo de vida, una forma de pensamiento, una cosmovisión radicalmente diferente a la cultura actual, con sus anuncios, películas, charlas online, noticias, eventos, etc…

Estos días estoy revisando mis notas sobre este tema ya que en breve voy a dar una charla a jóvenes sobre este tema tan doloroso para muchos de ellos. Si tú mismo eres una persona jóven seguramente tengas muchas preguntas sobre cómo vivir tu fe en un mundo que no tiene en cuenta a Dios. Me encantaría conocerlas porque en estos días estoy reflexionando y leyendo todo lo que puedo para poder ofrecer con la máxima fidelidad lo que Dios piensa sobre este asunto.

¿Te cuesta trabajo vivir como cristiano en esta sociedad?, ¿cuales son tus tentaciones?, ¿te sientes incapaz de hacer frente al pensamiento actual?. ¡Agradezco tus comentarios!, en breve os publicaré el material que he compartido con jóvenes.

Fama, mortal enemigo

Pero su fama se extendía más y más; y se reunía mucha gente para oírle, y para que les sanase de sus enfermedades. 16Mas él se apartaba a lugares desiertos, y oraba.
Lc 5.15-16

Las señales de nuestro Señor eran incuestionables, y es por eso que su “fama se extendía más y más” pero…. ¿qué hacía Él?: se apartaba a lugares desiertos y oraba. Hoy en día todos buscan lo que Yoko Ono llamaba sus “diez minutos de gloria”. No obstante la fama era un obstáculo para alcanzar su meta: la victoria en la cruz.
Quizás para nosotros la fama sea también un obstáculo para nuestra misión, llevar Su Cruz, seguir sus pisadas.

Un Dios cercano

¿Dónde está Dios cuando se sufre?, ¿es Dios indiferente a nuestro sufrimiento?, ¿cómo puedo acercarme a Dios?, ¿sabe Él cómo me siento?. 1º Juan 4 nos habla de esta verdad esencial para todos aquellos que desean conocer a Dios.